Uno de los padecimientos que afecta tanto a los estudiantes como a los profesores de música en conservatorios y facultades de música es la ansiedad ante la interpretación musical. Esta respuesta impacta en el desempeño académico de los estudiantes al ser evaluados o al presentarse ante un auditorio, por ejemplo. Entre las posibles causas se puede encontrar la presión o el nivel de exigencia al que se someten, entre otros. Y es que, el pasar del conocido estado de flujo (o flow) a la ansiedad no es nada extraño. Si bien un cierto nivel de activación resulta productivo cuando esto se incrementa afecta al rendimiento. Veamos un poco más.

¿Qué es la ansiedad escénica musical?

Estudios reportan que cerca del 20% de los alumnos que inician sus estudios en los Conservatorios de Música desertan sus estudios por sufrir ansiedad escénica (Dalia, 2004).

https://neuro-class.com/cursos/ansiedad-y-cerebro/

De hecho, Herrera y Campoy (2020) afirman que alrededor del 80% de los músicos han padecido ansiedad escénica musical en algún momento de su carrera profesional.

Ansiedad en la interpretación musical

La ansiedad escénica musical se define como una experiencia angustiosa que sufre un músico en relación con su interpretación delante de un público.

Experimentando, así, un estado de activación elevado que resulta displacentero para los intérpretes.

Por ello, es definida como un tipo de fobia social específica (importante tener en cuenta los especificadores del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales).

Siendo el estímulo ansiógeno el escenario donde el músico tiene miedo a ser evaluado y juzgado por los demás con respecto a su ejecución y calidad interpretativa (Kenny, 2011).

Según el Manual estadístico de trastornos mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition; DSM-V, en inglés) la fobia social es aquel miedo o ansiedad intensa que aparece frente a la exposición a situaciones sociales.

¿Por qué ocurre?

La persona teme actuar de una determinada manera o mostrar síntomas ansiosos que sean evaluados y/o juzgados de manera negativa por parte de los observadores. Lo que da paso a una respuesta de ansiedad antes, durante o después de la actuación.

Aunque haya muchos factores individuales implicados, por lo general, se teme actuar de una determinada manera, existe gran presión propia, una preparación inadecuada, falta general de confianza en uno mismo o baja autoestima y malas experiencias de desempeño, entre otros (Cupido, 2018).

Así, se pueden manifestar dudas sobre uno mismo, problemas con la memorización y tratar de controlar cada factor durante una actuación según se ha practicado. Tal miedo resulta típicamente incapacitante en la vida profesional, ya sean estudiantes de música, profesores, músicos profesionales, artistas y bailarines, entre otros.

Síntomas de la ansiedad escénica musical

La ansiedad escénica musical genera una serie de sintomatología en los músicos a nivel cognitivo, fisiológico, conductual y emocional. Impactando de manera negativa en la ejecución y calidad de sus interpretaciones ante un público.

Se ha de resaltar que existen diferencias de género en tales manifestación de la ansiedad escénica. De hecho, las mujeres tienden a verse más gravemente afectadas que los hombres.

Entre los síntomas y algunas de sus manifestaciones podemos encontrar aquellos (Granados y Rubio, 2017):

Fotos de stock gratuitas de actuación, acústico, artista
  • Fisiológicos: Incluyen tensión muscular, manos sudorosas, temblores, transpiración, ritmo cardíaco acelerado y respiración entrecortada. Por ejemplo, un ritmo cardíaco más rápido de lo habitual puede afectar la percepción del artista de tempo y la hiperventilación repercutir en músicos de instrumentos de viento, metales o cantantes, entre otros (Zhukov, 2019).
  • Cognitivos: A nivel cognitivo pueden aparecer pensamientos negativos (distorsiones cognitivas) respecto a la actuación ante un público, dificultad para concentrarse y perfeccionismo.
  • Conductuales: Aumento de quejas, evitación, tics nerviosos, inquietud y sobreexcitación que puede dar paso a alteraciones en el ritmo.
  • Afectivos-emocionales: Se puede manifestar enfado, irritabilidad, culpabilidad, vergüenza o preocupación.

Rasgos de personalidad asociados

Investigaciones han identificado ciertos rasgos de personalidad asociados a la ansiedad escénica musical. Rodríguez y López (2020), por ejemplo, refieren que una personalidad introvertida con altos niveles de neuroticismo y baja responsabilidad parecen tener relación directa con el cuadro.

Otro estudio, realizado por Sadler y Miller (2010), reportó que ciertos rasgos de personalidad, como el perfeccionismo (autoexigencia), neuroticismo, ansiedad-rasgo, pensamiento catastrofista y fobia social, se encuentran estrechamente relacionados.

Todos estos aspectos, pueden verse potenciados a la larga dada la solución inadecuada que algunos músicos pueden tomar ante este cuadro. Hablamos de la auto-administración de fármacos sin prescripción para participar en concursos, llevar a cabo audiciones de selección y tocar en conciertos (Cernuda, 2018).

Tratamiento de la ansiedad escénica musical

De acuerdo con Dalia (2004) existe una serie de técnicas y estrategias para su tratamiento y manejo:

Fotos de stock gratuitas de acordeones, aprendiendo, aprendizaje
  • La exposición progresiva: Para la mayoría de los trastornos de ansiedad, en específico para las fobias, la exposición progresiva resulta muy efectiva para el tratamiento de la ansiedad escénica musical. Esta técnica consiste en que el músico se exponga progresivamente a la situación ansiógena (tocar ante un público) hasta que la respuesta de ansiedad se reduzca, produciendo una habituación el presentarse en el escenario. Pues, un profesional que esté atrapado en un círculo de miedo no llegará a un autoanálisis objetivo de sus habilidades.
  • Terapias del corte cognitivo conductual: Enfocadas en modificar las distorsiones cognitivas (errores de pensamiento) a través de la reestructuración cognitiva. Esta técnica ha demostrado ser eficaz en cambiar las ideas irracionales en los músicos con respecto a su capacidad de ejecución e interpretación. Por ejemplo, no es lo mismo pensar “soy un mal intérprete” a pensar “Yo soy el mismo profesional tanto si en este concierto lo hago bien como si cometo algún error”.
  • Relajación: Aplicar técnicas de relajación como la respiración diafragmática, relajación progresiva de Jacobson y el entrenamiento autógeno de Schultz. Estas han demostrado ser altamente eficaces para reducir los niveles de la ansiedad.

Las técnicas mencionadas anteriormente deben ser ejecutadas y supervisadas bajo un profesional de salud mental y tener en cuenta que su intervención debe considerar el concepto desde una perspectiva dimensional.

Así mismo, cabe mencionar el uso más reciente de técnicas como la psicoterapia psicodinámica intensiva a corto plazo, la terapia de aceptación y compromiso y la musicoterapia.  

Conclusión

Para finalizar, y con base en lo anterior, podemos concluir que los principales rasgos de personalidad asociados a este cuadro son el neuroticismo y la introversión.

Recordar que, así mismo, la ansiedad escénica musical afecta a una parte significativa de los estudiantes de música, profesorado y músicos profesionales alrededor del mundo.

Por ello, también es importante que en las facultades de música se ofrezca una enseñanza específica en su manejo y que esta sea parte del currículo en la formación profesional de los músicos, así como en la aplicación de programas preventivos y psicoeducativos. Esto último siempre de la mano de profesionales en salud mental.

Ya hablaba John Lydon del carácter sanador de la música cuando alegó que la música en directo es algo sano. Sin embargo, hay un punto de inflexión en el que la salud mental se puede ver comprometida si no hay una gestión adecuada de la actividad.

De esta forma, cuando el disfrute se sustituye por una aprensión ansiosa marcada y persistente, vulnerabilidad e indefensión, es momento de replantarse pedir ayuda.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association. (2013)Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). https://doi.org/10.1176/appi.books.9780890425596
  • Cernuda, A. (26 de abril de 2018). La ansiedad escénica en los músicos profesionales de alto rendimiento. Un problema de adicción y salud pública. [Resumen de presentación de la conferencia]. Conferencia de trastornos de ansiedad, España. http://psiqu.com/1-8672
  • Cupido, C. (2018). Music Performance Anxiety, Perfectionism and Its Manifestation in the Lived Experiences of Singer-Teachers. Muziki15(1), 14-36. https://doi.org/10.1080/18125980.2018.1467367
  • Dalia, G. (2004). Cómo superar la ansiedad escénica en músicos. Mundimúsica Ediciones S. L.
  • Granados, L. y Rubio, E. (2017). Ansiedad en la interpretación musical: un programa de intervención. Revisión Bibliográfica. En D. Raposo, D., J. Neves, J. Pinho y J. Silva. (Eds.). Investigação e Ensino em Design e Música (337-342). Edições IPCB. https://eimad.ipcb.pt/wp-content/uploads/2019/03/livro-de-resumos_digital_spreads.pdf
  • Herrera, L. y Campoy, C. (2020). Ansiedad escénica musical en profesorado de conservatorio: frecuencia y análisis por género. Revista de Psicología y Educación, 15(1), 30-45. https://doi.org/10.23923/rpye2020.01.184
  • Kenny, D. (2011). The psychology of music performance anxiety. Oxford University Press.
  • Rodríguez, A. y López, R. (2020). Rasgos de personalidad y variables asociadas a la ansiedad escénica musical. Ansiedad y Estrés, 26(2020), 33-38. https://doi.org/10.1016/j.anyes.2020.01.002
  • Sadler, M. E. y Miller, C. J. (2010). Performance Anxiety: A Longitudinal Study of the Roles of Personality and Experience in Musicians. Social Psychological and Personality Science, 1(3), 280-287. https://doi.org/10.1177/1948550610370492
  • Zhukov, K. (2019). Current Approaches for Management of Music Performance Anxiety: An Introductory Overview. Medical Problems of Performing Artists34(1), 53-60. https://doi-org.ezproxy.usal.es/10.21091/mppa.2019.1008