La aromaterapia, una práctica antigua que utiliza aceites esenciales naturales para promover el bienestar, ha ganado interés en el contexto actual. A medida que profundizamos en la investigación y las experiencias, comprendemos con mayor profundidad el potencial de la aromaterapia como una herramienta complementaria en el cuidado de la demencia y sus efectos en la vida cotidiana. En esta nota, exploraremos el impacto de la aromaterapia en las personas que viven con demencia. ¿Cómo los aromas pueden influir en el estado de ánimo, la cognición y calidad de vida de quienes enfrentan este desafío de salud?

Aromaterapia: Una terapia complementaria en auge

La aromaterapia ha experimentado un notable crecimiento global y se alza como una forma de terapia complementaria. Este tipo de terapia se centra en el uso de aceites esenciales de plantas aromáticas para mejorar la salud física y emocional, aplicándose a través de métodos como la inhalación o aplicación tópica.

Los aceites esenciales, extraídos de flores, hojas, raíces y otras partes de plantas, contienen compuestos con propiedades terapéuticas diversas.

El enfoque holístico es ampliamente valorado por su capacidad para inducir relajación, reducir el impacto del estrés y potenciar el bienestar general. Los aceites esenciales, extraídos de flores, hojas, raíces y otras partes de plantas, contienen compuestos con propiedades terapéuticas diversas. Por consiguiente, cada aceite posee características únicas que pueden ser útiles para tratar diferentes condiciones.

La popularidad de la aromaterapia también se debe a su naturaleza no invasiva y a la facilidad con la que se puede incorporar en la vida cotidiana. Así, se utiliza en hogares, spas y centros de salud como una forma de terapia complementaria o alternativa. Además de su uso en el alivio de síntomas físicos, se ha integrado en prácticas de meditación y mindfulness, ofreciendo una experiencia multisensorial que ayuda a conectar cuerpo y mente (Thangaleela et al., 2022).

Un poco de historia: Raíces y evolución

Este tipo de terapia constituye una disciplina antigua que ha sido utilizada en diversas culturas durante miles de años. Sin embargo, en las últimas décadas, ha experimentado un aumento en su popularidad que se debe a su enfoque en el uso terapéutico de los aromas naturales de las plantas. Pues estos pueden aliviar una amplia variedad de problemas de salud, desde el estrés y la ansiedad hasta dolores musculares y trastornos del sueño.

Ahora, la clave de la efectividad de la aromaterapia radica en la influencia de los aromas naturales en el sistema límbico del cerebro. Este último desempeña un papel crucial en la regulación de las emociones y respuestas emocionales (Hedaoo y Chandurkar, 2019).

Demencia: Una enfermedad neurodegenerativa

La demencia es un trastorno neurodegenerativo que afecta de manera significativa la capacidad cognitiva. De esta forma, se caracteriza por la pérdida de memoria, dificultades en el pensamiento, problemas con el lenguaje y cambios en el comportamiento y emociones.

Con el tiempo, los síntomas se vuelven más notorios e interfieren con la capacidad del individuo para cuidar de sí mismo y su salud.

Los síntomas mencionados pueden ser lo suficientemente severos como para interferir en las actividades diarias de la persona. Sin olvidar que la demencia se manifiesta en varios subtipos, y afecta a diferentes áreas del cerebro.

Es progresivo

Aunque los síntomas iniciales pueden ser sutiles, y se confundan con cambios normales relacionados con la edad, con el tiempo se vuelven más notorios e interfieren con la capacidad del individuo para cuidar de sí mismo. Pues, a pesar de que los síntomas varían, comúnmente incluyen olvidos, dificultad para comunicarse o encontrar palabras, desorientación, cambios de personalidad, depresión y ansiedad, y dificultades en tareas cotidianas como planificar y organizar (Cao et al., 2020).

Aromaterapia: Un enfoque terapéutico

La aromaterapia se ha convertido en una herramienta valiosa para abordar una variedad de síntomas y problemas de salud en pacientes hospitalizados y ambulatorios. De hecho, estos aceites esenciales se han utilizado con éxito para aliviar síntomas como el dolor, las náuseas, los vómitos, la ansiedad, la depresión, el estrés, el insomnio y la agitación en personas con demencia. Además, se ha demostrado su eficacia en el alivio del dolor relacionado con el cáncer y en el manejo de los síntomas al final de la vida.

Algunas precauciones…

Sin embargo, es fundamental destacar que, a pesar de sus beneficios, los aceites esenciales aromáticos pueden ser peligrosos si no se utilizan adecuadamente. Algunos de los mismos son inflamables, lo que puede representar un riesgo de incendio si no se manejan con precaución.

Continuando en esta misma línea, ciertos aceites pueden causar dermatitis en la piel o ser fototóxicos, lo que significa que podrían causar daño cutáneo cuando se exponen a la luz solar. Y, en casos extremos, el uso incorrecto conlleva riesgos de quemaduras químicas, toxicidad oral e incluso amenazas para la vida.

Ha emergido un interés significativo en considerar la aromaterapia como una opción segura para abordar estos comportamientos.

Así pues, para garantizar un uso seguro y efectivo de la aromaterapia en entornos de atención médica, es esencial que el personal de enfermería y otros profesionales de la salud adquieran un profundo conocimiento sobre los aceites esenciales y su aplicación. De esta manera, si una institución de salud decide implementar un programa de aromaterapia clínica, es crucial que el personal de enfermería de primera línea reciba formación a través de cursos en el aula específicos sobre aceites esenciales (Farrar y Farrar, 2020).

Pero… ¿Qué sucede con la demencia?

Antes de nada, es importante destacar que los medicamentos convencionales para la demencia solo ofrecen una eficacia limitada, especialmente en mejorar la función cognitiva y manejar comportamientos perturbadores, los cuales son desafiantes tanto para pacientes como cuidadores. Por lo tanto, ha emergido un interés significativo en considerar la aromaterapia como una opción segura y complementaria para abordar estos comportamientos.

Al parecer, los hallazgos de estudios presentan una notable variabilidad. Es decir, si bien algunos mostraron mejoras en la agitación, síntoma frecuente en la demencia, otros no reportan efectos significativos. Del mismo modo, los resultados en cuanto a síntomas psicológicos y conductuales son mixtos, y todavía hay poca información sobre efectos adversos (Ball et al., 2020).

Conclusión

Aunque algunos estudios sugieren beneficios de la aromaterapia en la reducción de la agitación y manejo de síntomas psicológicos en personas con demencia, los resultados en general son inconsistentes y se enfrentan a limitaciones en términos de diseño y calidad de reporte. Por consiguiente, se requieren investigaciones futuras más detalladas y rigurosas para obtener conclusiones claras y sólidas.

Sin embargo, es importante reconocer que, en ciertos casos, la aromaterapia ha demostrado ser efectiva para aliviar ciertos síntomas, lo que subraya la importancia de considerar cada caso de demencia de manera individual. Y es que, cada sujeto puede responder de forma única a diferentes terapias.

En definitiva, la variabilidad en la respuesta sugiere que, aunque la aromaterapia no sea una solución universal, podría ser un complemento valioso en el abordaje personalizado del tratamiento de la demencia. Por lo que la inclusión de terapias alternativas, junto con tratamientos médicos convencionales, podría ofrecer una estrategia más integral y sensible a las necesidades específicas de cada persona. Para aprender más sobre esta enfermedad neurodegenerativa, sus bases neurólogicas y el proceso diagnóstico, te recomendamos nuestro curso sobre demencias.

Referencias bibliográficas

  • Ball, E., Owen-Booth, B., Gray, A., Shenkin, S. D., Hewitt, J. y McCleery, J. (2020). Aromatherapy for dementia. The Cochrane library, 2020(8). https://doi.org/10.1002/14651858.cd003150.pub3
  • Cao, Q., Tan, C., Xu, W., Hu, H., Cao, X., Dong, Q., Tan, L. y Yu, J. (2020). The Prevalence of Dementia: A Systematic Review and Meta-Analysis. Journal of Alzheimer’s Disease, 73(3), 1157-1166. https://doi.org/10.3233/jad-191092
  • Farrar, A. y Farrar, F. C. (2020). Clinical aromatherapy. Nursing Clinics of North America, 55(4), 489-504. https://doi.org/10.1016/j.cnur.2020.06.015
  • Hedaoo, S. A. y Chandurkar, P. A. (2019). A review on aromatherapy. World Journal of Pharmaceutical Research, 8(7), 635-651.
  • Thangaleela, S., Sivamaruthi, B. S., Kesika, P., Bharathi, M., Kunaviktikul, W., Klunklin, A., Chanthapoon, C. y Chaiyasut, C. (2022). Essential Oils, Phytoncides, Aromachology, and Aromatherapy – A review. Applied sciences, 12(9), 4495. https://doi.org/10.3390/app12094495