Los conocidos trastornos bipolares se caracterizan por una dificultad para la regulación del estado de ánimo. Este oscilará entre dos polos, la manía y la depresión, siendo necesaria la introducción de un tratamiento a largo plazo con estabilizadores y antidepresivos o antipsicóticos, en función del…