Las personas que conviven con enfermedades mentales, a menudo, sufren exclusión social debido a la limitada participación en sus comunidades. Esta desconexión social, reconocida como un factor de riesgo, puede agravar los problemas de salud mental. Por ello, la participación comunitaria y cultural (PCC) en actividades como artes comunitarias, voluntariado y grupos sociales puede mitigar estos problemas, respaldando la recuperación, enfrentando síntomas y ampliando redes sociales. Así, proyectos artísticos participativos, acceso a espacios verdes y voluntariado han demostrado mejorar la salud mental, reduciendo la exclusión, y mejorando el bienestar. Baxter y colaboradores investigan acerca de este fenómeno. ¿Cómo es el compromiso comunitario para personas en condiciones de salud mental? ¿Qué implicancias tiene la exclusión social?

Factores que actúan como facilitadores

Limitada investigación cualitativa aborda barreras y facilitadores específicos de la PCC en personas con enfermedad mental. Y es que, el temor al estigma (componente de la motivación reflexiva) puede obstaculizar la participación en actividades culturales. Sin embargo, factores como el acceso al transporte (oportunidad física), redes de apoyo social (oportunidad social), y la construcción de estrategias de afrontamiento, junto con identidades creativas (motivación reflexiva y automática), se identifican como facilitadores.

compromiso comunitario y salud mental

Método: Medir el compromiso comunitario

Se aplicaron entrevistas cualitativas para explorar barreras y facilitadores de la PCC en personas con experiencias de enfermedades mentales. Adoptando un enfoque fenomenológico, se examinaron las vivencias de los participantes en actividades comunitarias y culturales, definiendo en diversas áreas.

En cuanto al análisis, el estudio adoptó un enfoque analítico basado en el “análisis temático reflexivo”, utilizando una combinación de estrategias inductivas y deductivas. Inicialmente, los investigadores. La búsqueda y revisión de temas se realizaron minuciosamente, siendo discutidos y acordados por los investigadores, quienes aportaron sus perspectivas desde sus respectivos campos de experiencia en psicobiología, epidemiología y participación social y comunitaria.

La fusión de enfoques inductivos y deductivos permitió una exploración profunda y sistemática de los datos, destacando patrones y conexiones subyacentes. Los resultados, definidos y nombrados en base a estos procedimientos, se presentan en el informe final, proporcionando una contribución valiosa al entendimiento en áreas críticas de la salud mental y la participación comunitaria.

¿Y los participantes?

El proceso de reclutamiento para este estudio contó con la participación inicial de 37 individuos, de los cuales 23 personas se involucraron activamente.

Identidad creativa y compromiso comunitario

La PCC entre los participantes varió, desde ninguna hasta una participación extensa en diversas actividades. Aunque todos informaron condiciones de salud mental leves o moderadas, la motivación para participar fue multifacética. Así, factores motivadores incluyeron el deseo de nutrir una comunidad e identidad creativa, la gestión de la depresión o ansiedad, y el disfrute de la actividad. Sin embargo, la ansiedad social actuó como barrera. Para aprender más sobre este cuadro y sus bases neurospciológicas, te recomendamos nuestro curso en ansiedad.

Por su parte, la identidad creativa y comunitaria moldeada en la infancia influyó en la elección de actividades, mientras que experiencias adversas pudieron limitar la participación.

Ahora, la percepción de beneficios, la repetición y el disfrute continuo fueron cruciales para mantener la implicación, y la falta de presión junto con la diversión reforzaron la participación sostenida.

¿Cuáles fueron los resultados?

El estudio identificó barreras y facilitadores para la PCC en personas con experiencias de enfermedades mentales. Los facilitadores incluyeron el respaldo de pares, la creencia en los beneficios de la PCC para afrontar la enfermedad mental y el deseo de conexión social. Y, entre las barreras, destacaron la asequibilidad, la accesibilidad, ansiedad social, mala salud física y falta de oportunidades afines a intereses e identidades creativas.

Dada la evidencia robusta de los beneficios de la PCC para la salud mental, abordar estas barreras es crucial. Con base a esto, intervenciones diseñadas con enfoque en el modelo y utilizando la rueda de cambio de comportamiento pueden ser clave para mejorar la participación de personas con experiencias de enfermedades mentales en actividades comunitarias y culturales.

Algunos desafíos

compromiso comunitario y salud mental

Si bien el estudio abarcó una amplia gama de actividades culturales y comunitarias, permitiendo una comprensión más completa de las barreras y facilitadores experimentados por los participantes, se centró en enfermedades mentales leves a moderadas, siendo crucial reconocer que enfermedades más graves pueden presentar barreras distintas.

Por otro lado, la falta de detalles específicos sobre diagnósticos y antecedentes socioeconómicos limita ciertas interpretaciones. Y, además, la autoselección de participantes podría sesgar hacia aquellos interesados.

Con base a esto, se recomienda explorar las conexiones entre los hallazgos y los contextos socioeconómicos en futuras investigaciones. Asimismo, futuros estudios podrían examinar barreras y facilitadores en intervenciones específicas más detalladamente.

Un estudio que destaca fomentar la inclusión social…

La identidad creativa y comunitaria, moldeada en la infancia, surge como un determinante clave en la elección de actividades, destacando la importancia de comprender el trasfondo personal en las intervenciones. Aunque se perfilan desafíos, como la ansiedad social y la falta de oportunidades afines, el estudio subraya la necesidad de diseñar intervenciones contextualizadas y centradas en el modelo, utilizando la rueda de cambio de comportamiento. En última instancia, la investigación destaca la urgencia de fomentar la inclusión social y la participación plena y el compromiso comunitario de individuos con enfermedades mentales a través de enfoques personalizados y comprensivos.

Referencia bibliográfica

  • Baxter, L. A., Burton, A. y Fancourt, D. (2022). Community and cultural engagement for people with lived experience of mental health conditions: what are the barriers and enablers? BMC Psychology, 10(1). https://doi.org/10.1186/s40359-022-00775-y