La depresión psicótica es un desafío complejo que combina la tristeza profunda de la depresión con síntomas psicóticos. De esta forma, el diagnóstico diferencial es esencial, ya que los síntomas pueden asemejarse a otros trastornos psicóticos y ser confundidos en cuanto a su presentación clínica y abordaje. Así, la atención especializada y la individuación de los casos en salud mental es crucial para un tratamiento efectivo, pues la detección temprana y un enfoque personalizado pueden marcar la diferencia en la calidad de vida de las personas y sus entornos más cercanos. ¿De qué trata la depresión psicótica? ¿Cuáles son los avances en la materia?

A propósito de un caso de depresión psicótica

Un hombre de 51 años, procedente de una familia numerosa de recursos limitados y educación básica, vivió una transformación drástica en su vida. Al principio, su trabajo como agricultor, y luego como encargado de la limpieza en una residencia de ancianos, ocupaba sus días.

depresión psicótica

Sin embargo, su vida dio un giro radical cuando su padre enfermó, y se convirtió en su cuidador nocturno mientras mantenía su empleo diurno. Durante este período, desarrolló mutismo y falta de iniciativa, lo que alarmó a su esposa, quien se vio obligada a comenzar a atender sus necesidades básicas.

La falla en el diagnóstico

El diagnóstico de un trastorno depresivo lo condujo a un tratamiento con antidepresivos, pero los resultados fueron parciales y su participación en la vida cotidiana seguía siendo limitada. La manifestación de delirios autoreferenciales y prejuiciosos condujo a un nuevo diagnóstico de trastorno depresivo con síntomas psicóticos, y se incorporó el tratamiento con antipsicóticos.

En su posterior evaluación en una clínica de salud mental, persistían los sentimientos de inadecuación y culpa, aunque los síntomas psicóticos habían desaparecido. La introducción de un tratamiento para mejorar su calidad de sueño marcó un cambio significativo en su condición, llevándolo a la remisión de los síntomas. Por su parte, la medicación antipsicótica y antidepresiva se retiró gradualmente, y después de un año sin síntomas, fue dado de alta de la clínica de salud mental (Velasco-Rey et al., 2012).

La depresión psicótica y su diagnóstico: Un concepto con historia

La definición de la depresión psicótica ha experimentado cambios significativos a lo largo de los años. En sus primeras etapas, la psicosis se describía como un estado de deterioro mental tan profundo que las personas no podían satisfacer las demandas cotidianas.

Bajo dicha óptica, la depresión psicótica se caracterizaba principalmente por un deterioro grave, ya fuera con o sin delirios y alucinaciones, que son rasgos tradicionales de la psicosis. En esencia, se consideraba que la depresión psicótica se ubicaba en un extremo del espectro de gravedad y no constituía un trastorno independiente.

¿Actualmente?

Sin embargo, esta perspectiva ha evolucionado, y hoy se entiende que la depresión psicótica es un trastorno distinto. Así, implica no solo un deterioro significativo, sino también la presencia de síntomas psicóticos, como delirios y alucinaciones.

La comprensión actualizada es crucial para guiar un diagnóstico más preciso y un tratamiento eficaz. Y es que, a medida que evoluciona el entendimiento clínico de la depresión psicótica, se abren oportunidades para desarrollar enfoques de tratamiento más específicos y personalizados. Los mismos, son clave para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por tan compleja condición (Dubovsky et al., 2021).

¿Más grave que la depresión?

A menudo, la depresión psicótica se asocia con una gravedad significativa, pero es importante destacar que se pueden experimentar depresiones igual de intensas sin la presencia de psicosis. Algunos casos de depresión, aunque carezcan de alucinaciones o delirios, pueden estar relacionados con una gravedad depresiva aún mayor que los casos de depresión con psicosis. No obstante, existe cierta relación entre ambas. Ocasionalmente, la gravedad del trastorno del estado de ánimo puede ser un factor desencadenante para la psicosis.

Por otro lado, no necesariamente cada episodio depresivo posterior estará acompañado de psicosis. Una vez que se manifiesta, se convierte en un rasgo independiente de la depresión, a pesar de que altera profundamente la misma. Por lo tanto, en el ámbito clínico, la identificación de la psicosis en personas con depresión es esencial, especialmente en aquellos que no responden de manera esperada a la terapia con antidepresivos (Guerrero-Jiménez et al., 2022).

Depresión psicótica y trastorno bipolar

La depresión psicótica plantea una conexión interesante con el trastorno bipolar. De esta forma, las personas que experimentan tal tipo de depresión tienen una mayor probabilidad de desarrollar el trastorno mencionado.

asesoramiento psiquiátrico y diagnóstico diferencial

Pues los episodios de depresión en el contexto del trastorno bipolar tienden a estar más asociados con síntomas psicóticos en comparación con los episodios de depresión unipolar. A propósito de ello, casi la mitad de las personas con depresión psicótica reciben un diagnóstico de trastorno bipolar tipo I.

Una relación estrecha

Adicionalmente, un porcentaje significativo también es diagnosticado con trastorno bipolar tipo II, especialmente en casos de depresión psicótica de inicio temprano. Además, los familiares de quienes experimentan depresión psicótica tienen una mayor probabilidad de tener un trastorno bipolar, y, en el caso de personas con trastorno bipolar, es más probable que sus familiares también presenten rasgos psicóticos durante episodios depresivos (Dubovsky et al., 2021).

¿Terapia electroconvulsiva?

En cuanto a los tratamientos disponibles para la depresión psicótica, suelen utilizarse antipsicóticos y antidepresivos combinados. Asimismo, se recomienda la psicoterapia como método de acompañamiento terapéutico. En casos donde la eficacia de los abordajes tradicionales es limitada, la terapia electroconvulsiva puede representar una opción viable.

La misma, a pesar de su historia controvertida, ha demostrado ser eficaz en el alivio de los síntomas de la depresión psicótica. De hecho, un caso clínico reciente ejemplifica esta eficacia, donde una persona de edad avanzada con síntomas severos de depresión psicótica se benefició significativamente de dicha terapia, a pesar de las sospechas iniciales de una demencia frontotemporal. En este sentido, la evaluación a través de pruebas de imágenes cerebrales mostró mejoras notables en el flujo sanguíneo cerebral después del tratamiento (Wechsler et al., 2021).

Conclusión

La depresión psicótica es un desafío complejo para la salud mental, tanto su diagnóstico como abordaje terapéutico. En relación a ello, resulta necesario promover un correcto diagnóstico que garantice a las personas un tratamiento adecuado. Afortunadamente, los avances terapéuticos como la terapia electroconvulsiva, ofrecen esperanza a aquellos que no responden a tratamientos convencionales. No obstante, la investigación sigue siendo crucial para comprender mejor las causas subyacentes y los mecanismos de esta afección, lo que eventualmente permitirá desarrollar enfoques más personalizados y efectivos.

Referencias bibliográficas

  • Dubovsky, S. L., Ghosh, B. M., Serotte, J. C. y Cranwell, V. (2021). Psychotic Depression: Diagnosis, Differential Diagnosis, and Treatment. Psychotherapy and psychosomatics90(3), 160-177. https://doi.org/10.1159/000511348
  • Guerrero-Jiménez, M., Carrillo de Albornoz Calahorro, C. M., Girela-Serrano, B., Bodoano Sánchez, I. y Gutiérrez-Rojas, L. (2022). Post-Psychotic Depression: An Updated Review of the Term and Clinical Implications. Psychopathology55(2), 82-92. https://doi.org/10.1159/000520985
  • Velasco-Rey, M. C., Sánchez-Muñoz, M., Gutiérrez-López, M. I., Trujillo-Borrego, A. y Sánchez-Bonome, L. (2012). Psychotic depression induced by Obstructive Sleep Apnoea Syndrome (OSAS): a case reported. Actas espanolas de psiquiatria40(1), 43-45.
  • Wechsler, B., Desai, M. S. y Khurshid, K. A. (2021). Electroconvulsive Therapy in a Patient With Psychotic Depression and Recent Subarachnoid Hemorrhage. The journal of ECT37(4), e39-e40. https://doi.org/10.1097/YCT.0000000000000794