La inclusión educativa implica la búsqueda constante del sistema educativo para lograr la integración de todos sus estudiantes, dando espacios de diversidad en el aprendizaje. Esta inclusión considera las diferentes condiciones individuales de estos para que logren su adaptación en el medio sin discriminación. Veamos un poco más sobre la importancia de la inclusión educativa.

Inclusión educativa

Al principio, la inclusión educativa se puso en práctica a nivel educativo a principios de la década de los 80 en Estados Unidos y Europa. Esto, como una iniciativa focalizada hacia los estudiantes con discapacidad (Fuchs y Fuchs, 1994; Lipsky y Gartner, 1996).

inclusión educativa-colores-neuroclass

En resumen, podemos referirnos a una aspiración y a un valor de igualdad para todos los estudiantes considerando que todos desean sentirse incluidos. Del mismo modo, se busca atender a todas las subjetividades, llevando las prácticas inclusivas de la educación a responder y abordar todos los contextos de diversidad (Infante, 2010).

Premisas de la inclusión educativa

Sin duda, ser reconocido y valorado en sus grupos de referencia (familia, escuela, amistades o trabajo) es fundamental. La inclusión educativa debe entenderse como la preocupación por lograr un aprendizaje y rendimiento escolar de calidad. Esta preocupación debe responder a las necesidades y capacidades de cada estudiante. Para lograrlo, debemos valorar las siguientes premisas:

  • Los estudiantes tienen derecho a que se reconozcan sus necesidades educativas.
  • Todos pueden llegar a tener dificultades en el aprendizaje en cualquier momento.
  • Para entender la dificultad se necesitan valorar las características de cada uno y el currículo educativo vigente.
  • Del mismo modo, la ayuda debe ser para todos los estudiantes que lo necesiten, sin ningún tipo de discriminación.
  • La inclusión social se enseña en la institución educativa.
  • Los profesores, psicólogos educativos, inspectores y orientadores son responsables de la educación de todos los estudiantes.
  • Es importante brindar talleres de capacitación para que los profesores puedan atender efectivamente a estas necesidades.

La evolución del concepto “necesidades educativas especiales”

Durante la primera mitad del siglo XX, las personas con dificultades en el aprendizaje eran consideradas como personas con “déficit de origen endógeno, incurables y no educables”. Hacia la segunda mitad del siglo XX, gracias a la influencia de la corriente conductista, nace la idea de que todos “podemos aprender”. Consecuentemente, surgen las “escuelas de educación especial”, que enfatizaban en el entorno, pero a la vez, legalizaron su aislamiento, invisibilidad y discriminación.

Por la década de los 70, se empezaron a instaurar los “Principios de normalización e integración” a nivel escolar, social y laboral. Se reconocieron los derechos de todos los ciudadanos. Como resultado, en 1974 el “Comité de Investigación sobre la Educación de Niños y Jóvenes Deficientes”, estudia la situación de la educación especial.

inclusión educativa-dos-neuroclass

Durante la conferencia mundial de la UNESCO sobre “Necesidades Educativas Especiales (NEE), Acceso y Calidad”, en 1994, se mantuvo un consenso mundial sobre la orientación que debía seguir la educación escolar:

  • Visión interactiva, contextual y más amplia del concepto NEE, por lo que la población escolar es foco de atención.
  • Se debe lograr la integración e inclusión como meta educativa.
  • Es necesario realizar reformas educativas globales y sistémicas.

Desde entonces, estas bases se han mantenido en la actualidad, considerándose como pilares de esta visión a la cultura, políticas educativas y prácticas de la educación inclusiva en la escuela.

Medidas de atención a la diversidad en el aprendizaje

La adaptación curricular es parte de dicha normativa que inicia del hecho de que no todos los estudiantes aprenden igual. Por ello, cada uno debe tener un ritmo de trabajo de acuerdo a sus capacidades cognitivas, psíquicas, sociales y culturales (Sacristán, 2000).

En otras palabras, una escuela que atiende a la diversidad, reconoce la existencia de barreras de aprendizaje (individuales y colectivas). Sin embargo, exige la puesta en práctica de metodologías adecuadas tanto dentro como fuera del aula, incluyendo al resto de la comunidad educativa y sociedad.

La importancia de la inclusión educativa dentro del aula

En cuanto a infraestructura, es importante que el centro educativo sea adecuado para aquellos estudiantes que presenten algún tipo de discapacidad física. Dentro del aula de clase, es importante tomar ciertas medidas educativas durante la jornada escolar. A continuación, mostramos algunos ejemplos según Lata y Castro (2016):

Agrupación de los estudiantes en el aula

a) Agrupaciones específicas: Dirigidas a garantizar el aprendizaje para todos los estudiantes mediante la adquisición de competencias. Se trata de formar diferentes agrupaciones:

  • Grupos heterogéneos: Considerando las diversas características de cada estudiante, se adaptan recursos personales, técnicos y materiales disponibles. La ventaja en este tipo de trabajo es que cada niño tiene la oportunidad de responsabilizarse de su propio progreso. Si es necesario, se contará con un equipo multidisciplinario para lograr los objetivos planteados.
  • Grupos homogéneos: Se procura que el grupo de trabajo comparta características similares que favorezcan el aprendizaje. Se marcan retos y objetivos individuales y realistas, que incrementen la autorregulación y autonomía. Posteriormente, se realizará una evaluación del aprendizaje y progreso (orientación).

b) Desdoblamientos: Agrupación específica en la que se trabaja en grupos  más pequeños, disminuyendo el radio de trabajo e individualizando la enseñanza. Por ejemplo, dividir un grupo de 12 estudiantes en 3 grupos de 4.

Adaptaciones curriculares

Inclusión educativa - tecnología - NeuroClass
  • Flexibilidad curricular: Lograr un currículo integrado en el que se conecten experiencias, conocimientos iniciales, posibilidades e intereses del alumno.
  • Organización de materias por ámbitos de experiencia y conocimiento: Se realiza un currículo integrado en los ámbitos de conocimiento, experiencia amplia y global, para producir un aprendizaje significativo.
  • Optatividad: Se deben considerar las competencias y objetivos generales prioritarios del centro educativo. Esto se consigue planteando estrategias alternativas para lograr el aprendizaje de los estudiantes.

Programas complementarios para la inclusión educativa

  • Cualificación profesional inicial: Destinada al alumnado mayor de 16 años. Su objetivo es el de facilitar la adquisición de competencias profesionales y lograr una inserción sociolaboral, así como la continuidad de otros estudios.
  • Complementarios de apoyo al aprendizaje: Busca crear redes de colaboración mutua (estrictamente de índole curricular) pero que impliquen a la comunidad entera.

En general, estas medidas pueden facilitar la integración y el trabajo del profesor durante la jornada escolar.

Por otro lado, la importancia de la inclusión educativa se refleja también en el rol del orientador frente a las necesidades educativas especiales y diversidad en el aprendizaje. Es decir, el orientador debe tomar decisiones sobre la modalidad de escolarización del estudiante que lo necesite. Para lograrlo, es importante realizar una evaluación psicopedagógica. Así mismo, ha de realizar procesos que incluyan la planificación, adaptación, capacitación y asesoramiento educativo. Es importante planificar adaptaciones individualizadas para cada estudiante y sus necesidades. Además de permanecer en contacto y asesorar a la familia para promover la idea de inclusión.

Conclusión

La educación debe ser, por derecho, accesible para todos sin importar las condiciones personales y comprendiendo que existe una gran diversidad en el aprendizaje. Es fundamental confiar en el potencial de los estudiantes, guiarlos y brindarles estrategias. Adicionalmente, el apoyo de la familia al momento de trabajar es necesario para reforzar el aprendizaje del niño y, sobre todo, la autoestima y confianza en sí mismo.

Finalmente, es imprescindible planificar un trabajo multidisciplinario para cumplir los objetivos planteados. Es decir, bajo la supervisión de los profesionales de distintas áreas que apoyen el aspecto psicológico, social, educativo y médico (de necesitarlo). Así, con todo lo que se ha revisado, queda clara la importancia de la inclusión educativa en las instituciones educativas y cómo este tema trasciende en la vida de cada agente educativo.

Referencias Bibliográficas:

  • Fuchs, D. y Fuchs, L. S. (1994). Inclusive schools movement and the radicalization of special education reform, Exceptional Children, 60, 294-309.
  • Lipsky, D. K. y Gartner, A. (1996). Inclusion, school restructuring, and the remaking of American society, Harvard Educational Review, 66, 762-796.
  • Lata, S. y Castro, M. M. (2016). El Aprendizaje Cooperativo, un camino hacia la inclusión educativa. Revista Complutense de Educación, 27(3), 1085-1101. https://doi.org/10.5209/rev_RCED.2016.v27.n3.47441
  • Sacristán J. (2000). La construcción del discurso acerca de la diversidad y sus prácticas. Atención a la diversidad. España: Editorial GRAÓ.