El sueño es un componente fundamental de nuestra salud y bienestar. Sin embargo, para muchas personas, conciliarlo o mantenerlo durante la noche puede ser un desafío constante. En esta nota, exploraremos en detalle la melatonina, comúnmente conocida como la hormona del sueño, y su papel esencial en el ciclo de sueño-vigilia. Además, examinaremos sus aplicaciones clínicas y mecanismos de acción.

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona producida naturalmente en la glándula pineal del cerebro, y su función principal es regular el ciclo de sueño-vigilia en los seres humanos. Esta regulación es vital para mantener un ritmo circadiano saludable y sincronizar los patrones de sueño con el ciclo natural del día y la noche.

¿Cómo actúa?

El proceso de producción de melatonina está influenciado por la luz ambiental. Así, a medida que el día se convierte en noche y la luz disminuye, la glándula pineal comienza a segregar melatonina, lo que genera la sensación tan característica de somnolencia y prepara para el descanso. Por otro lado, durante el día, cuando la luz es abundante, los niveles de melatonina disminuyen, lo que ayuda a mantener la energía con la que se afrontará el nuevo día (Savage et al., 2022).

Mecanismo de acción y producción de melatonina

La melatonina se sintetiza endógenamente en la glándula pineal a partir del aminoácido triptófano, que se convierte en serotonina en otras partes del cerebro.

La conversión de serotonina a melatonina está controlada por el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, coordinador de los ritmos circadianos del cuerpo. Este núcleo recibe información sobre la disminución de la luz desde la retina y, a través del sistema nervioso simpático, estimula la glándula pineal para que produzca melatonina (Arendt y Aulinas, 2022).

Otras funciones

Una vez que se produce, la melatonina tiene múltiples funciones en el cuerpo, principalmente relacionadas con la regulación de los ritmos circadianos y el sueño. Además de su papel en la sincronización del reloj biológico interno, se han atribuido otras funciones fisiológicas a la melatonina, que incluyen:

  • Protección celular: La melatonina tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, lo que la convierte en un agente potencial para proteger las células del daño oxidativo y la inflamación.
  • Neuroprotección: Se ha investigado su capacidad para proteger el sistema nervioso y sugerido que puede tener un papel en la prevención de la neurodegeneración y la disfunción mitocondrial.
  • Sistema reproductivo: La melatonina puede estar involucrada en varios procesos relacionados con la reproducción, lo que supone un posible impacto en la fertilidad y la salud reproductiva.

Asimismo, investigaciones recientes han revelado su potencial en áreas como el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple, fertilidad y salud inmunológica, especialmente en el contexto de la pandemia de COVID-19 (Minich et al., 2022).

Usos clínicos de la melatonina: Está por todas partes

Es frecuente encontrar la melatonina como un recurso para tratar una variedad de trastornos del sueño. De hecho, múltiples investigaciones clínicas han proporcionado evidencia sólida respaldando su efectividad en la mejora de la calidad del sueño en adultos.

Ritmos circadianos

Y, más allá de su capacidad para abordar los problemas típicos del sueño, como el insomnio, la melatonina también ha demostrado ser beneficiosa en personas que enfrentan condiciones de salud particulares. A continuación, desarrollamos algunos de sus usos clínicos más destacados (Fatemeh et al., 2022):

Insomnio

El insomnio es un trastorno común del sueño que afecta a millones de personas en todo el mundo. A pesar de que la melatonina no cuenta con aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration [FDA], en inglés) específicamente para el tratamiento del insomnio, se considera la terapia farmacológica de primera línea para esta afección, según las recomendaciones de la Academia Americana de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians [AAFP], en inglés). Así, la melatonina se utiliza de manera efectiva para ayudar a conciliar el sueño más rápidamente y mantenerlo durante la noche.

Jet lag

El jet lag es un fenómeno que ocurre cuando una persona viaja a través de, al menos, dos zonas horarias y su reloj biológico interno no puede adaptarse rápidamente al nuevo patrón de sueño-vigilia requerido en el nuevo destino. La melatonina se ha usado como parte de la intervención farmacológica para ayudar a ajustar los ritmos circadianos más rápidamente. Tal es así, que la administración de melatonina en momentos específicos, como antes de acostarse en el destino o en ciertos momentos durante el vuelo, puede ayudar a sincronizar el reloj biológico con el nuevo horario (Beros et al., 2021)

Turnos de trabajo rotativos y otros trastornos del sueño

Los turnos rotativos de trabajo, con sus cambios regulares en los horarios laborales, pueden perturbar la producción de melatonina y desregular el ritmo circadiano. Por ende, la variabilidad de los turnos dificulta la adaptación del cuerpo a un horario constante, lo que lleva al uso de melatonina para mitigar estos efectos. Además, la melatonina ha demostrado ser beneficiosa en el tratamiento de otros trastornos del sueño relacionados con la alteración de los patrones laborales, como el trabajo nocturno y el síndrome de fase de sueño retrasada.

Melatonina

Condiciones médicas específicas

También se ha estudiado en relación con diversas condiciones médicas, como el traumatismo craneoencefálico y enfermedades neurodegenerativas. Aunque no se ha establecido su aprobación oficial para estas indicaciones, la investigación sugiere su utilidad potencial (Lee et al., 2019).

Consideraciones importantes

Si bien esta hormona es generalmente considerada segura cuando se usa a corto plazo en las dosis recomendadas, existen algunas precauciones a tener en cuenta:

  • No se recomienda su uso en personas que puedan ser alérgicas o hipersensibles a la melatonina u otros ingredientes presentes en los suplementos.
  • Además, aquellas que están embarazadas o en período de lactancia deben consultar a un profesional de la salud antes de tomar melatonina, ya que su seguridad en estas situaciones no ha sido completamente establecida.
  • También, se aconseja precaución en personas con trastornos autoinmunes, trastornos convulsivos o epilepsia, ya que la melatonina podría desencadenar o empeorar estos problemas en algunas ocasiones. Además, la melatonina puede interactuar con ciertos medicamentos, como anticoagulantes, inmunosupresores y medicamentos para trastornos psiquiátricos, por lo que es esencial siempre consultar con un profesional de la salud, especialmente si se están tomando medicamentos recetados (Tuft et al., 2023).

Conclusión

En resumen, la melatonina, conocida como la hormona del sueño, desempeña un papel esencial en la regulación de nuestro ciclo de sueño-vigilia y ofrece beneficios clínicos significativos. Es una herramienta prometedora para optimizar la salud del sueño, pero su uso responsable es fundamental.

Referencias bibliográficas

  • Arendt, J., y Aulinas, A. (2022). Physiology of the Pineal Gland and Melatonin. In Feingold KR, Anawalt B, Blackman MR. Endotext. MDText.com, Inc.
  • Beros, A., Farquhar, C., Nagels, H. E., Showell, M. G., Fernando, A. y Jordan, V. (2021). Pharmacological interventions for jet lag . The Cochrane Database of Systematic Reviews2021(10). https://doi.org/10.1002/14651858.CD014611
  • Fatemeh, G., Sajjad, M., Niloufar, R., Neda, S., Leila, S. y Khadijeh, M. (2022). Effect of melatonin supplementation on sleep quality: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Journal of neurology269(1), 205-216. https://doi.org/10.1007/s00415-020-10381-w
  • Lee, J. G., Woo, Y. S., Park, S. W., Seog, D. H., Seo, M. K. y Bahk, W. M. (2019). The Neuroprotective Effects of Melatonin: Possible Role in the Pathophysiology of Neuropsychiatric Disease. Brain sciences9(10), 285. https://doi.org/10.3390/brainsci9100285
  • Minich, D. M., Henning, M., Darley, C., Fahoum, M., Schuler, C. B. y Frame, J. (2022). Is Melatonin the “Next Vitamin D”?: A Review of Emerging Science, Clinical Uses, Safety, and Dietary Supplements. Nutrients14(19), 3934. https://doi.org/10.3390/nu14193934
  • Savage, R. A., Zafar, N., Yohannan, S. y Miller, J. M. M. (2022). Melatonin. StatPearls Publishing.
  • Tuft, C., Matar, E., Menczel Schrire, Z., Grunstein, R. R., Yee, B. J. y Hoyos, C. M. (2023). Current Insights into the Risks of Using Melatonin as a Treatment for Sleep Disorders in Older Adults. Clinical interventions in aging18, 49-59. https://doi.org/10.2147/CIA.S361519