Para conocer el funcionamiento cognitivo de las personas es fundamental realizar una evaluación mediante la aplicación de pruebas. En la actualidad, existen diferentes tipos de pruebas y cada una de ellas suplen unas necesidades específicas. Aun así, en la mayoría de los casos, se inicia con la aplicación de alguna prueba de rastreo. Estas se utilizan para hacer un cribado en los pacientes que pueden estar presentando alguna alteración en las funciones superiores. Una de las pruebas de rastreo más conocidas y utilizadas es el Mini-Mental State Examination (MMSE). ¿Cómo surgió esta prueba? ¿Cómo se aplica? ¿Cuá es la utilidad y qué funciones evalúa el MMSE? A continuación, intentaremos responder estas preguntas.

¿Qué es el MMSE?

MMSE-prueba-de-rastreo-útil-para-medir-funciones-Neuroclass

La prueba de rastreo MMSE fue creado por los médicos Folstein, Folstein y McHugh en el año 1975. Fue construido como un instrumento para valorar el estado mental de los pacientes hospitalizados de una manera rápida. Se tiene en cuenta, específicamente, el rendimiento cognitivo del paciente. Por lo tanto, no se evalúan síntomas emocionales o conductuales.

Aun así, en la actualidad, es usado tanto en el ámbito hospitalario como clínico para detectar pacientes con deterioro cognitivo o demencia. No obstante, es preciso aclarar que el resultado de este test es exclusivamente exploratorio, es decir, busca la presencia de signos de alarma. Para un diagnóstico completo, es necesario realizar una valoración neuropsicológica. En esta se incluyen pruebas mucho más extensas para valorar cada una de las funciones cognitivas.

¿Qué funciones evalúa la prueba del MMSE?

Al ser una prueba de cribado, con el MMSE se pueden evaluar varias funciones de manera superficial y rápida con el fin de hacer un rastreo general del funcionamiento cognitivo. Esta herramienta consiste en 11 pruebas diferentes. Las primeras son las denominadas subpruebas verbales y cada una de ellas tiene una puntuación máxima:

  • Orientación temporal (5 puntos)
  • Orientación espacial (5 puntos)
  • Fijación (3 puntos)
  • Atención y cálculo (5 puntos)
  • Memoria (3 puntos)
  • Nominación repetición (2 puntos)
  • Repetición (1 punto)
  • Comprensión (3 puntos)

Por otro lado, están las tareas de papel y lápiz. Entre ellas encontramos:

  • Lectura (1 punto)
  • Escritura (1 punto)
  • Dibujo (1 punto)

La puntuación máxima que se puede obtener en la prueba del MMSE es de 30 puntos. A continuación, explicaremos qué función evalúa cada una de estas subpruebas del MMSE. Dependiendo de dónde se encuentre el fallo, se puede relacionar con alguna patología. Un ejemplo de esto es que una persona que tiene dificultades para la tarea de memoria, puede mostrar signos de una enfermedad de Alzheimer.

Orientación

calendario-Neuroclass

Específicamente, en esta parte de de la prueba de rastreo se evalúa la orientación espacial y temporal. Se hace por medio de varias preguntas que incluyen tanto la fecha actual, el día de la semana, día del mes y estación del año. Asimismo, se mide la orientación espacial preguntando, por ejemplo, el país, o aspectos mucho más específicos como el lugar donde se está evaluando al paciente en ese momento.

Memoria y aprendizaje

En primer lugar, tenemos la prueba de registro y aprendizaje. En este caso la persona debe repetir y aprender tres palabras. Esto permitirá observar cómo realiza el proceso de aprendizaje de información. De igual manera, se puede explorar la memoria inmediata dada la repetición inmediata que ha de hacer de lo que se le ha dicho.

En segundo lugar, está el test de recuerdo diferido. Aquí, la persona debe repetir las tres palabras previamente mencionadas. Así, se puede conocer el estado de memoria a corto plazo. Este es uno de los puntos de claves para observar si hay presencia de deterioro cognitivo leve o demencia.

Atención y cálculo

En este caso, existen varias tareas que se pueden utilizar. En español, se puede hacer con el deletreo de una palabra al revés. Otras versiones utilizan una operación aritmética sencilla, por ejemplo la resta, como recurso para medir estas funciones. El objetivo es conocer la atención(focalizada, sostenida y selectiva) y la capacidad para manipular información mentalmente.

Lenguaje

Para la evaluación de esta función se deben utilizar varios subtests del MMSE. En primer lugar, se mide la capacidad para repetir información por medio una frase compleja. También, se mide la capacidad de denominación dado que es necesario que el paciente diga el nombre de dos elementos. En tercer lugar, se mide la comprensión de órdenes, utilizando una hoja de papel y siguiendo unas instrucciones específicas.

También se mide la capacidad de lectura, ya que debe leer una oración y hacer lo que se le dice (“cierre los ojos”). Por último, se evalúa la escritura por medio de la una tarea sencilla como escribir una oración. En este caso, no solo se debe tener en cuenta la caligrafía sino también la capacidad que tiene la persona para desarrollar una frase que tenga sentido y esté compuesta correctamente.

Praxia visocontructiva

Pentágonos MMSE neuroclass

En este subtest del MMSE se quiere evaluar una de las se quiere medir la función de praxias, específicamente la visoconstructiva. En este caso, se le muestra al paciente un dibujo de pentágonos entrelazados y se le pide que los dibuje lo más parecidos posible. Con esto se quiere observar la capacidad que tiene la persona para dibujar y construir una figura compleja. En este punto, tiene gran importancia el hecho de poder entrelazar correctamente los dos pentágonos que se le muestran.

Ventajas de la prueba MMSE

Como sabemos, las pruebas pueden tener puntos fuertes y puntos débiles para el diagnóstico de algún trastorno. Algunas de las ventajas que tiene el uso del MMSE son:

  • La fácil administración debido a que las instrucciones son muy claras y no se necesita mucha preparación para la aplicación del mismo.
  • La rapidez y portabilidad de la prueba, puesto que no se requieren muchos elementos y el tiempo de aplicación es de aproximadamente 10 minutos.
  • Utilidad al tener una puntuación total y una puntuación por ítems en la prueba del MMSE. Por lo tanto, se podrán conocer los déficits dependiendo de las funciones que mide cada subtest.
  • Puede ser aplicado en diferentes tipos de población dando como resultado un rastreo general de algunas de las funciones cognitivas.
  • Al tener algunas variaciones, se puede utilizar para medir el progreso de algunos tratamientos de mejora o rehabilitación. Esto dependerá del tipo de patología que tenga el paciente.
  • El conocimiento por parte del personal médico hace que sea fácil de comprender el resultado. Todo con el fin de iniciar un proceso más complejo de valoración, rehabilitación y seguimiento por parte del equipo multidisciplinar, siendo útil los puntajes del MMSE para tener una línea base.

Desventajas de las prueba MMSE

Actualmente existen múltiples críticas debido a la naturaleza de la prueba del MMSE. Esto ha hecho que muchos profesionales comenten la necesidad de discontinuar su uso. Entre las desventajas tenemos:

  • El efecto suelo de la prueba. Esto quiere decir que las personas que tiene un estado avanzado del trastorno, por ejemplo en el caso de las demencias, van a tener una puntuación muy baja. Como resultado, puede que no se refleje el verdadero nivel cognitivo de la persona.
  • Efecto techo. En contraposición al punto anterior, la persona con altos niveles educativos puede no reflejar el verdadero estado de sus funciones cognitivas. Esto se debe a que la complejidad de los estímulos es muy simple, haciendo que pueda responder correctamente a pesar de tener algún tipo de déficit.
  • El sesgo educativo que presenta. En este caso, es necesario tener un nivel educativo mínimo debido a que la persona tiene que saber leer y escribir para completar la prueba. Además, se ha encontrado que las personas con mayor nivel de escolaridad puntúan más que las personas con menor nivel. Todo esto afecta la sensibilidad del MMSE.
  • Utilidad diagnostica limitada. En primer lugar, algunos de los ítems son muy simples y, por ende, fáciles de contestar. Por otro lado, el MMSE no contiene ítems de algunas funciones cognitivas importantes, como por ejemplo las funciones ejecutivas. Estas últimas juegan un rol muy importante en el diagnóstico de varios trastornos neurológicos. Además, tampoco se exploran algunas dificultades sensoriales que pueden afectar el desempeño de la persona.

¿Es útil la prueba del MMSE para diagnosticar la demencia o el deterioro cognitivo leve?

MMSE-prueba-de-rastreo-para-medir-funciones-Neuroclass

Para comenzar, es fundamental entender que para hacer un diagnóstico de demencia o DCL se necesita de una valoración mucho más profunda. Es decir, se necesita evaluar cada una de las funciones cognitivas con pruebas específicas dentro de una valoración neuropsicológica. Además, se debe presentar una valoración por parte de neurología o psiquiatría. Aclarando esto, es cierto que como prueba de rastreo se puede utilizar el MMSE.

Actualmente, esta prueba es popular para el diagnóstico de demencias y deterioros cognitivos. Aun así, varias investigaciones se han enfocado en encontrar si realmente esta prueba puede ayudar a una primera valoración certera respecto a ambas patologías.

Mitchell (2017) realizó una investigación de la literatura respecto a esta temática. En ella reportó que el MMSE puede ser útil para detectar la demencia cuando está en estadios levemente avanzados. Aun así, la precisión se reduce cuando se intenta diagnosticar en un estadio leve.

Asimismo, expone la importancia de tener en cuenta el nivel de escolaridad de la persona. Por lo tanto, el punto de corte en la puntuación final para las personas con educación escolar básica debe ser <21, para los de educación secundaria debe ser <23 y para los universitarios o con postgrado debe ser <24.

Por otro lado, en la literatura se ha encontrado que la utilidad del MMSE para la detección del deterioro cognitivo leve es pobre debido a la naturaleza que tiene este trastorno. Además, hay que sumar a la complejidad del diagnóstico los diferentes tipos de DCL. Por consiguiente, el no evaluar las funciones ejecutivas crea una gran faltante para que esta herramienta sea realmente efectiva.

Conclusión

Para terminar, es importante aclarar que todas las pruebas que existen tienen ventajas y desventajas en el momento de la aplicación, incluyendo el MMSE. Por lo tanto, es importante que el análisis de los resultados se haga de manera exhaustiva y, preferiblemente, complementado con el uso de esta y otras pruebas más especializadas. Si es posible, aplicar más de una prueba de rastreo va a ayudar a guiar mejor el proceso de valoración complementaria.

Antes de terminar, debemos aclarar la importancia de que la prueba del MMSE sea aplicado por personal especialista en salud mental, para así complete su fin y utilidad.

Referencias bibliográficas

  • Allegri, R. F,, Ollari, J. A., Mangone, C. A., Arizaga, R. L., De Pascale, A., Pellegrini, M., Baumann, D., Burin, D., Burutarán, K., Candal, A., Delembert, W., Drake, M., Elorza, P., Feldman, M., Fernández, P., Harris, P., Kremer, J., Stein, G. y Taragano, F. E. (1999). El “Mini-Mental State Examination” en la Argentina: Instrucciones para su administración. Revista de neurología Argentina 24(1), 1-5.
  • Carnero-Pardo, C. (2014). ¿Es hora de jubilar al Mini-Mental? Neurología29(8), 473-481. https://doi.org/10.1016/j.nrl.2013.07.003
  • Mitchell, A. J. (2017). The Mini-Mental State Examination (MMSE): Update on Its Diagnostic Accuracy and Clinical Utility for Cognitive Disorders. En A. J. Larner (Ed.), Cognitive Screening Instruments: A Practical Approach (pp. 37-48). Springer International Publishing. https://doi.org/10.1007/978-3-319-44775-9_3
  • Mora-Villalobos, L., Contreras, J., Aguilar, D. V., Raventós, H., Schnaider, M. y  Silverman, J. (2017). Desempeño de la prueba “Mini-Mental State Examination” en personas adultas mayores sin deterioro cognitivo. Anales en Gerontología9(9), 19-42.
  • Velasco, S. L., Ayuso, L. L., Contador, I. y Pareja, F. B. (2015). Versiones en español del Minimental State Examination (MMSE). Cuestiones para su uso en la práctica clínica. Revista de neurología61(8), 363-371.