Los trastornos del espectro autista (TEA) representan un grupo de discapacidades del neurodesarrollo que se caracterizan por patrones repetitivos de comportamiento, problemas en la interacción social e intereses restringidos. En la primera infancia, la comunicación es un aspecto vital del desarrollo y, en el caso de niños con TEA, puede presentar desafíos únicos. A continuación, exploraremos cómo el autismo afecta la comunicación en los niños en sus primeros años de vida, además de algunos enfoques y estrategias que pueden emplearse para fomentar una mejor comunicación.

Un amplio espectro

El TEA se refieren a un grupo de trastornos del desarrollo neurológico que afectan la comunicación, la interacción social y el comportamiento. El término espectro se utiliza porque esta entidad abarcan una amplia gama de características y niveles de severidad que pueden manifestarse de manera diferente en cada individuo.

Así pues, dentro de dicho espectro, se encuentran tanto personas con autismo que pueden tener discapacidades graves en la comunicación y la interacción social, como otras que, a pesar de mantener habilidades sociales aparentemente típicas, presentan problemas en otros aspectos, como la flexibilidad del pensamiento o la adaptación a los cambios. Lo que expone cuán de variable es en lo que refiere a alcance y gravedad, y su cambio con la adquisición de otras habilidades de desarrollo.

La importancia del diagnóstico en primera infancia

TEA y comunicación en la primera infancia

Los criterios diagnósticos para el TEA se actualizaron con la publicación del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition, DSM-V, en inglés), creando un diagnóstico espectro que combinó varios diagnósticos previos de trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

Así, esta nueva definición tuvo como objetivo diagnosticar el TEA a una edad temprana y proporciona mayor especificidad, especialmente. Aunque ha habido ciertas preocupaciones sobre posibles cambios en las tasas de prevalencia debido a los nuevos criterios, entre otros (Mughal et al., 2022).

¿Cómo es la comunicación en TEA?

Sabemos que una comunicación adecuada es esencial en la vida cotidiana, y las dificultades en este aspecto pueden tener un impacto negativo en diversos aspectos de su desarrollo, como el rendimiento académico, comportamiento y calidad de vida. En este contexto, un porcentaje significativo de niños con TEA presentan dificultades en el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, siendo alrededor del 25% al 30% de ellos mínimamente verbales. Es decir, utilizando menos de 30 palabras funcionales o manifestando una incapacidad al comunicarse mediante el habla (Brignell et al., 2018).

Comunicación como punto de encuentro

Los retrasos en el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, sin duda, pueden tener un impacto significativo en la vida cotidiana de las familias. A pesar de ello, pueden existir ciertos patrones de comunicación comunes, como permitir abrazos y reconocer rostros familiares, o formas de lenguaje, como seguir instrucciones simples y pronunciar palabras individuales.

Asimismo, se ha encontrado que las habilidades de comunicación y lenguaje desarrolladas en los pequeños con este diagnóstico se correlacionan directamente con las emociones y actitudes de los padres. Por tanto, la intervención terapéutica enfocada en mejorar las habilidades de comunicación y lenguaje de los menores no solo puede beneficiar su desarrollo, sino también la calidad de vida y bienestar emocional de los progenitores (Ibrahimagic et al., 2021).

¿Qué factores influyen en la habilidad para hablar en niños con TEA?

La capacidad de comunicarse eficazmente puede ser un reto para muchos niños con TEA. Además, los factores clave que influyen en la habilidad para ello, incluyen la edad, atención y emociones, entre otros.

Y es que, se ha observado que la atención y la edad, por ejemplo, juegan un papel significativo en la habilidad para hablar de los pequeños con TEA. Mientras que las emociones desempeñan un papel crucial en su desarrollo del habla, debido a la importancia en el vínculo con sus personas de apego.

Por consiguiente, se subraya la importancia de abordar los aspectos emocionales y atencionales en el desarrollo del habla en niños con TEA. Aspectos que podrían tener un impacto positivo en su capacidad de interactuar (Maemonah et al., 2021).

Dos intervenciones útiles

En primer lugar, las intervenciones tempranas en niños con TEA son fundamentales para mejorar las habilidades de comunicación y socialización en esta población. En consecuencia, la investigación ha demostrado que tales intervenciones pueden tener un impacto positivo en el desarrollo de habilidades sociales, comunicativas y de comportamiento. Así pues, algunos enfoques de intervención incluyen terapias conductuales basadas en el análisis aplicado del comportamiento, terapias de comunicación aumentativa y alternativa, terapias de juego y enfoques educativos estructurados (Fuller y Kaiser, 2020).

Intervenciones con padres

Las intervenciones implementadas por los padres han surgido como un enfoque comúnmente utilizado para mejorar las habilidades de comunicación. Uno de los programas de intervención ampliamente reconocido es Hablando se entiende la gente (It Takes Two to Talk, ITTT, en inglés).

El fin es empoderar a los padres como facilitadores del lenguaje de sus hijos al optimizar las oportunidades de comunicación en su entorno diario. Convirtiéndose, además, en una especie de co-terapeutas al integrar las estrategias aprendidas en sus interacciones diarias con el niño.

A todo lo anterior, se le suman los cambios significativos en las percepciones de los progenitores sobre las dificultades de comunicación de los pequeños (Senent-Capuz et al., 2021).

Juego cooperativo-creativo

A través de programas de juegos basados en la cooperación y la creatividad, se ha observado una mejora notable en diversas áreas del desarrollo, incluyendo el desarrollo social, emocional y cognitivo. De hecho, el juego cooperativo-creativo puede fomentar comportamientos sociales positivos, mejorar la autoimagen, comunicación y estabilidad emocional.

Por otro lado, los juegos cooperativos pueden abarcar una amplia gama de actividades, desde juegos de mesa y deportes en equipo hasta juegos de roles. Estos suelen implicar resolver problemas en conjunto, comunicarse de manera efectiva, tomar decisiones en grupo y aprender a aceptar y respetar las ideas y contribuciones de los demás.

Además de mejorar las habilidades sociales y emocionales, los juegos cooperativos también pueden estimular la creatividad y la imaginación. Ya que, a menudo, implican el trabajo conjunto para resolver desafíos y crear soluciones innovadoras (Garaigordobil et al., 2022).

Conclusión

La comunicación es un aspecto crucial del desarrollo en la primera infancia y, desafortunadamente, los niños con TEA pueden enfrentar desafíos únicos en este ámbito. Sin embargo, con intervenciones tempranas y enfoques apropiados, es posible proporcionar un apoyo adecuado en esta etapa, consiguiendo un impacto significativo en su calidad de vida y desarrollo general.

Referencias bibliográficas

  • Brignell, A., Chenausky, K. V., Song, H., Zhu, J., Suo, C. y Morgan, A. T. (2018). Communication interventions for autism spectrum disorder in minimally verbal children. The Cochrane database of systematic reviews11(11), CD012324. https://doi.org/10.1002/14651858.CD012324.pub2
  • Fuller, E. y Kaiser, P. (2020). The Effects of Early Intervention on Social Communication Outcomes for Children with Autism Spectrum Disorder: A Meta-analysis. Journal of autism and developmental disorders50(5), 1683-1700. https://doi.org/10.1007/s10803-019-03927-z
  • Garaigordobil, M., Berrueco, L. y Celume, M. P. (2022). Developing Children’s Creativity and Social-Emotional Competencies through Play: Summary of Twenty Years of Findings of the Evidence-Based Interventions “Game Program”. Journal of Intelligence10(4), 77. https://doi.org/10.3390/jintelligence10040077
  • Ibrahimagic, A., Patkovic, N., Radic, B. y Hadzic, S. (2021). Communication and Language Skills of Autistic Spectrum Disorders in Children and Their Parents’ Emotions. Materia socio-medica33(4), 250-256. https://doi.org/10.5455/msm.2021.33.250-256
  • Maemonah, S., Hamidah, H., Notobroto, H. B., Sulystiono, D. y Widarti, L. (2021). Factors affecting the ability to speak in children with autism spectrum disorders. Journal of public health research10(2), 2236. https://doi.org/10.4081/jphr.2021.2236
  • Mughal, S., Faizy, R. M. y Saadabadi, A. (2022). Autism Spectrum Disorder. StatPearls.
  • Senent-Capuz, N., Baixauli-Fortea, I. y Moret-Tatay, C. (2021). Parent-Implemented Hanen Program It Takes Two to Talk®: An Exploratory Study in Spain. International journal of environmental research and public health18(15), 8214. https://doi.org/10.3390/ijerph1815821