A lo largo de la historia de la humanidad la matanza indiscriminada de personas en un lugar determinado se ha repetido de forma constante. Y no, no nos referimos a casos donde existen efectos bélicos, disturbios armados o revoluciones sociales donde queda clara una funcionalidad política. Más bien a los asesinos múltiples y los asesinos de masas de un solo acto. Personas solas o acompañadas de un coautor que deciden planificar, prepararse y ejecutar una masacre en un lugar determinado. Todo ello “sin una funcionalidad” política pero con ciertas distinciones. Nos centraremos en algunos aspectos de los asesinos múltiples, en serie, qué diferencia esto de los terroristas y ciertos matices de la ideología. A continuación.

Algunas diferencias

Asesinos múltiples y asesinos en serie

Un asesinato u homicidio múltiple consta en matar, como mínimo, a tres personas en un solo acto o secuencia de tiempo (aunque existe controversia en cuanto al número de víctimas y, ciertos autores, prefieren centrar la investigación en las acciones realizadas). Así mismo, que el lugar sea único (es decir, un solo escenario). A no ser que exija para el homicida trasladarse a otro lugar. Ahora, la única condición es que no exista un “enfriamiento emocional” (Garrido, 2018).

El enfriamiento emocional (cooling-off period) es, por ejemplo, característico en los asesinos en serie o secuenciales. Esto es, matan a la víctima y dejan pasar un tiempo (período que puede abarcar días, meses o incluso años). Ya sea para evitar su identificación, porque han saciado su sed homicida o sienten culpabilidad hasta que vuelven a desear repetir el acto criminal.

Así pues, se podría entender una de las diferencias notables entre asesinos en serie y asesinos múltiples como la secuencia en los homicidios. En el primer caso, hay una especie de interrupción entre víctimas y, en el segundo, las víctimas son asesinadas en un único acto. Es decir, una única secuencia.

Asesinos en masa y asesinos múltiples en un solo acto

Ahora, por otra parte, expondremos un pequeño inciso de Álcazar (2019) en cuanto a las diferencias estructurales existentes entre asesinos en masa y asesinos múltiples en un solo acto.

Los primeros cometen sus actos contra una multitud indeterminada de personas, no existiendo una relación previa entre delincuente y víctimas. Ejecutando a aquellas personas que se encuentran en el lugar donde ellos quieren cometer su acción violenta.

Por otro lado, estos últimos, suelen actuar contra un número determinado de personas, existiendo un mínimo de tres fallecidos para poder ser catalogados como tal. Suelen operar contra individuos a los cuales conocen previamente.

Dos ejemplos, que ampliaremos posteriormente de homicidios, son Andreas Lubitz (“Accidente” aéreo Germanwings, en 2015) quien mató a 150 personas, él incluido, y Anders Breivik (Isla de Utoya, en 2011) que mató a 69 niños en un campamento.

¿Y asesinos múltiples y terroristas?

Asesinos múltiples: Lo que hay que diferenciar. Imagen obtenida de https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-40382946

Aunque la forma de ejecución puede ser similar (utilización de explosivos o armas de fuego en lugares concurridos) lo que realmente marca la diferencia es el sentido de pertenencia a una lucha por la ideología de un colectivo radical. O, en su defecto, la pertenencia del sujeto a una organización terrorista.

Con esto, aunque no todas las personas que cometen actos terroristas pertenecen a grupos organizados (por ejemplo, los llamados lobos solitarios) sí han consumido material de difusión de los mismos mediante redes sociales que causan una radicalización a fin de alimentar sus inquietudes ideológicas. Y, son tales inquietudes ideológicas “organizadas” las que causan en el lobo solitario la consumación del acto.

Por otro lado, también se podría mencionar que, mientras los terroristas puede ser categorizados como mártires, son a ojos de estas organizaciones como miembros de una lucha común (célula de Ripoll).

En cambio, los asesinos múltiples se ven así mismos como justicieros que, sin ser miembros de una lucha común, desean abanderar su causa. De hecho, algunos incluso buscan el respaldo de otros semejantes con sus mismas inquietudes emocionales mediante manifiestos (Anders Brievik). 

Vinculación ideológica en los asesinos múltiples

Ahora, en cuanto a asesinos múltiples se refiere, no actúan por una ideología per se mediante la cual justificar sus actos o, en su defecto, esta no se adapta a un colectivo u organización. Si no que es creada a partir de diferentes corrientes que la persona amolda según sus inquietudes emocionales. Dando paso, así, a la creación de una ideología que no pertenece a ninguna corriente u organización.

Aunque la finalidad política podría destacarse como la diferencia entre asesinos múltiples y terroristas es cierto que existe una zona de solapamiento. Y que, además, este último concepto sigue siendo un término difícil de consensuar y, sobre todo, polémico.

Sin embargo, un aspecto queda claro, y es que la inmensa mayoría de los asesinos múltiples y en masa tienen como motivación la venganza o el poder de sí mismos sobre los demás.

Dentro de dicha venganza, o carencia de “poder”, que desean restaurar mediante la violencia, muchos asesinos en masa y asesinos múltiples en un solo acto moldean su ideología personal y crean una supuesta causa en la que justifican sus actos. Como es el caso mencionado al principio de Anders Brievik y Andreas Lubitz.

Algunos ejemplos

Anders Brievik

Un ejemplo de cierta ideología desorganizada es el caso de Anders Brievik. Quien se mostró a sí mismo como un “caballero templario”. Su objetivo era librar a Europa de las nuevas generaciones de jóvenes que representan la democracia liberal y que el Islam no comiera terreno europeo.

Asesinos múltiples: Lo que hay que diferenciar. Imagen obtenida de https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/12/anders-breivik-termino-con-la-vida-de-77-personas
El telégrafo. (3 de marzo de 2017). Anders Breivik terminó con la vida de 77 personas. https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/12/anders-breivik-termino-con-la-vida-de-77-personas

Como resultado, mató a 69 menores de un campamento juvenil organizado por el partido Laborista Noruego. Según las palabras del propio Brievik durante el proceso judicial, “era un acto atroz pero necesario”.

Aunque vemos una gran carga ideológica y política, las víctimas no se correspondían con la finalidad de un objetivo funcional.

Brievik no eligió cargos políticos laboristas, mezquitas o zonas con afluencia de personas que irrumpieran o apoyaran tal ideal político. Sino una isla apartada donde había 69 niños, los cuales ni si quiera eran miembros juveniles o familiares de miembros del partido.

Víctimas fáciles y un punto alejado de poca comunicación por vía terrestre. Además, colocó un artefacto explosivo en el centro de Oslo para focalizar allí los servicios de emergencia y, por tanto, tener más libertad para actuar bajo una imagen de “pseudocomando”.

Andreas Lubitz

El récord, en cuanto a número de víctimas mortales por un asesino múltiple de un solo acto, lo tiene el copiloto de una empresa de aviación. En 2015, Andreas Lubitz estrelló la aeronave de aviación civil 4U9525 (Barcelona-Frankfurt). Cerca de la población francesa Seyne-Les-Alpes a una velocidad de 550 millas por hora.

Asesinos múltiples: Lo que hay que diferenciar. Imagen obtenida de https://www.elcomercio.es/politica/201504/01/comandante-airbus-controlas-ahora-20150401002158.html

El motivo de Lubitz, como el de otros tantos asesinos múltiples, fue la venganza. En concreto, contra su empresa (Germanwings) por las dificultades que tuvo para mantener su puesto a causa de una depresión y otros problemas psíquicos.

Pero, ¿por qué vengarse de su empresa matando a 149 civiles sin relación aparente?

La respuesta sería el simbolismo de sus víctimas, no tenía relación afectivo-emocional con ellas más allá de que fueran clientes de la empresa a la que quería perjudicar.

Básicamente, el razonamiento de Lubitz fue dañar a la compañía mediante la muerte de sus clientes.

Esto es, utilizó las víctimas como instrumento de su venganza. ¿Como consiguió su objetivo? Impidió el acceso al comandante de la aeronave a la cabina de pilotaje y maniobró, así, la trayectoria hacia las montañas.

Conclusión

A lo largo de la nota, se han tratado de esclarecer algunos matices que diferencian unos términos de otros. Aunque, si bien es cierto, la cantidad ingente de tipologías y otros factores, en cuanto a asesinos se refiere, hace difícil consensuar ciertos caracteres.

Y, por consiguiente, existe cierta confusión en las definiciones, incluso dentro de la propia doctrina criminológica. Por ello, es importante tener en cuenta, a la hora de análisis, que los asesinos presentan particularidades que los hacen únicos dentro de la categoría de homicidios múltiples.

Desplegar referencias bibliográficas >

  • Alcázar, A. P. (2019). Asesinos en masa y asesinos múltiples en un solo acto. Revista Electrónica de Criminología, 2, 1-18.
  • Douglas, J. E., Burguess, A. W., Burguess, A. G. y Ressler, R. K. (2006). Crime Classification Manual. Jossey-Bass Published.
  • Fox, J. A. y Levin, J. (1985). Mass murder: America’s growing menace. Plenum Press.
  • Fox, J. A. y Levin, J. (1998). Multiple homicide: Pattern of serial and mass murder. Crime and Justice, 23, 407-455.
  • Garrido, V. (2018). Asesinos múltiples y otros depredadores sociales. Ariel.
  • González, M. (20 de julio de 2018). Breivik durante la matanza en Utøya: “¡Tenéis que morir todos!”. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/internacional/20180720/45967112264/anders-breivik-utoya-atentado-oslo.html
  • Mendick, R. (29 de marzo de 2015). Andreas Lubitz: Inside the mind of a mass killer. The telegraph. https://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/germany/11501981/Andreas-Lubitz-inside-the-mind-of-a-mass-killer.html
  • Sarteschi, C. M. (2016). Mass and serial murder in America. Springer International Publishing.