El sistema educativo establece agrupaciones anuales para formar clases. Esto implica que se incorporen a la misma clase niños con una importante diferencia de edad. En este caso, los que podrían resultar desfavorecidos son los alumnos nacidos en los últimos meses del año. ¿A qué se atribuye esto? A las diferencias significativas en la maduración y experiencia. Es por ello que hoy hablaremos sobre el efecto de la edad relativa en los niños, ¿ser el más joven de la clase es una desventaja?

¿A qué nos referimos con edad relativa?

Profesor Negro Alegre Con Niños En El Aula

Para comprender las implicaciones que tiene ser el más joven de clase, primero explicaremos un concepto importante, el efecto de la edad relativa (RAE, Relative Age Effect, por sus siglas en inglés).

Se define como las consecuencias o el efecto de la diferencia de edad entre personas que pertenecen al mismo grupo escolar (Gutiérrez, 2013).

Es decir, hace referencia a las consecuencias de ser el alumno más joven de clase.

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor, situándonos en el ciclo escolar que inicia en el segundo semestre del año. En septiembre, miles y miles de niños comenzarán el primer grado de Educación Primaria.

Algunos de ellos, los más mayores, en unos meses cumplirán 7 años, mientras que otros, los más jóvenes, cumplirán 6 años.

Por tanto, en la misma clase se encuentran alumnos con prácticamente un año de diferencia.

Pero, ¿es esta diferencia de edad relativa evidente?

Sí, en algunos casos se pueden percibir estas diferencias de edad. Varios autores sugieren que existe una mayor demanda de niños nacidos a finales de año que acuden a consulta psicológica por problemas de aprendizaje

En esta línea, una revisión bibliográfica en torno al tema muestra que la mayoría de los artículos analizados (72%) confirman las consecuencias de estas diferencias de edad y, por tanto, del RAE.

Es decir, según estas investigaciones el alumnado más joven de clase obtiene peores resultados en las pruebas, el profesorado tiene una percepción más pobre sobre su rendimiento y presentan menos oportunidades para realizar estudios de grado superior (Garmendia, Marti y Sistiaga, 2020).

Algunas explicaciones sobre los efectos de la edad relativa

Hipótesis madurativa

En la actualidad, una de las discusiones presentes en la literatura es si el efecto de la edad relativa se debe a la inmadurez o a una incapacidad real. Una de las hipótesis más extendidas es la hipótesis madurativa, que defiende que la edad relativa produce diferencias en el rendimiento debido a su menor maduración cognitiva (Gutiérrez, 2013).

El desarrollo cerebral es progresivo y, por tanto, funciones neuropsicológicas como la atención, la percepción o la memoria, y los procesos relacionados con el control y la autorregulación cognitiva se van adquiriendo poco a poco.

Fotos de stock gratuitas de acabar con la intimidación, acosado, anti bullying

Los niños más jóvenes se encuentran en dicho proceso de desarrollo, por lo que al compararse con los mayores se encuentran diferencias importantes, sobre todo en los primeros años de educación primaria (Navarro, García-Rubio y Olivares, 2015).

El papel de las expectativas

Por otro lado, las expectativas del profesorado también juegan un papel importante en este proceso.

Según Rosenthal y Jacobson (1968), las expectativas de los profesores influyen en el rendimiento del alumnado, algo que denominaron efecto Pygmalion.

Este efecto explica cómo los profesores suelen tener expectativas más bajas respecto al alumnado más joven.

Consecuentemente, debido a su peor actuación tanto en el ámbito académico como social, dichas expectativas podrían reforzar el bajo rendimiento académico de los niños.

Todo esto a su vez, influiría en el autoconcepto académico del alumno. De hecho, según Marsh (2016), ser el más joven de clase se relaciona con una percepción negativa de uno mismo en el ámbito académico.

El fenómeno de la indefensión aprendida

Finalmente, es de mencionar que, en algunos casos, las explicaciones de los profesores pueden estar dirigidas al nivel medio de clase, lo que hace que sea más difícil para el alumnado más joven, que tendría que esforzarse más que los demás.

A pesar de ello, en el caso de que incluso así no obtuvieran los resultados deseados, se podría producir un fenómeno denominado indefensión aprendida.

En estos casos, cuando un alumno no consigue los resultados deseados pese al esfuerzo que hace, atribuye sus resultados a algún factor interno (por ejemplo, sentirse incompetente). En consecuencia, deja de esforzarse y estudiar, tomando una posición pasiva, debido a que piensa que sus esfuerzos serán inútiles.

Hay varios autores que defienden que este efecto tiende a disminuir a medida que pasan los años dado que el cerebro se va desarrollando y las funciones cognitivas se van consolidando.

Por tanto, las diferencias entre el alumnado decrecen con el tiempo, por lo que se habla de un efecto posiblemente pasajero y relacionado con el nivel de madurez. Sin embargo, su influencia podría acarrear consecuencias negativas por un tiempo y a largo plazo si no se reconoce y dirige adecuadamente.

Estrategias para disminuir el impacto del efecto de la edad relativa

Afortunadamente, las consecuencias negativas que puede tener el RAE a largo plazo se pueden evitar. Existen algunos países en los que no se han encontrado estas diferencias entre el alumnado joven y mayor, y puede que se deba a la flexibilidad en los métodos de agrupación.

Por ejemplo, en Dinamarca es posible retrasar un año el comienzo en educación primaria si lo ven conveniente según el caso. Esta alternativa sería especialmente útil para el alumnado que ha mostrado un rendimiento bajo en la etapa preescolar.

Fotos de stock gratuitas de acuarela, adentro, aprendiendo

Por otro lado, algunos autores refieren que existe un desproporcionado número de alumnado más joven en clase que es derivado al servicio de psicología clínica por dificultades de aprendizaje, siendo los trastornos de aprendizaje y el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) los más comunes. 

Sin embargo, solamente el 20.78% de los derivados es finalmente diagnosticado o recibe una educación especial (Gledhill, Ford y Goodman, 2002).

Por ello, es importante la sensibilización del personal docente ante esta población, ya que juega un papel mediacional importante entre la escuela y el servicio clínico psicológico.

Pues los profesionales clínicos (psicólogos cínicos, psiquiatras, etc.), dependen en gran medida del relato del profesorado sobre el comportamiento, competencias y desempeño del niño.

De la misma forma, se recomienda que estos profesionales sean muy prudentes con el diagnóstico, asegurándose que evalúan las capacidades en relación con la edad cronológica del paciente y su desarrollo en general.

Así se evitaría el sobrediagnóstico de trastornos del neurodesarrollo, como el TDAH y los trastornos de aprendizaje, evitando también la sobreutilización de fármacos.

Conclusión

A modo de conclusión, se ha de destacar la importancia de diferenciar entre los trastornos del neurodesarrollo y el RAE, ya que requieren de distintas formas de intervención.

El RAE y las consecuentes diferencias en el rendimiento académico, se consideran un efecto pasajero que se deben al nivel de madurez y no a una alteración.

Por ello, es importante no tratarlo como un trastorno y considerar las estrategias mencionadas, con el objetivo de disminuir su impacto y evitar que perdure en el tiempo.

Referencias bibliográficas

  • Garmendia, J., Marti, I. y Sistiaga, A. (2020). Adin erlatiboaren efektua eskola-garaian. Uztaro: giza eta gizarte-zientzien aldizkaria, 113, 93-109.
  • Gledhill, J., Ford, T. y Goodman, R. (2002). Does season of birth matter? Research in Education, 68, 41-47. https://doi.org/10.7227/RIE.68.4
  • Gutiérrez, D. (2013). Revisión y propuestas de intervención sobre el Efecto de la Edad Relativa en los ámbitos educativo y deportivo. Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación, 23, 51-63. Doi: 10.47197/retos.v0i23.34568
  • Marsh, H. W. (2016). Cross-cultural generalizability of year in school effects: Negative effects of acceleration and positive effects of retention on academic self-concept. Journal of Educational Psychology, 108(2), 256-273. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5831912
  • Navarro, J.-J., García-Rubio, J. y Olivares, P. R. (2015). The Relative Age Effect and Its Influence on Academic Performance. Plos One, 10(10), e0141895. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0141895