Muchas de las enfermedades dentro del vasto mundo son estudiadas diariamente con el fin de dilucidar cómo se manifiestan en la población y pueden ser tratadas dentro del sector de la salud. Además de lograr comprender cómo se relacionan con otras áreas de intervención. Véase la psicología, neuropsicología y psiquiatría. En esta ocasión, hablaremos de la enfermedad conocida como púrpura de Henoch-Schönlein, asociada a la leucemia, que afecta mayormente a los niños pero que también repercute en el sistema nervioso central provocando cambios significativos en el mismo.

¿Qué es la púrpura de Henoch-Schönlein?

La púrpura de Henoch-Schönlein se define como una enfermedad asociada a la vasculitis de pequeños vasos capilares, vénulas y arteriolas.

Además, predomina un efecto de leucositoclasia. Esto es, una baja del sistema inmunológico que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca y destruye tejido corporal sano por error.

Por ello, las características de esta enfermedad comúnmente son los moretones o hematomas. Así como la aparición de petequias, puntos rojos purpúreos.

Por otro lado, puede afectar a cualquier persona. Aunque se ha visto mayormente en pacientes pediátricos. Siendo la incidencia anual aproximadade 13 a 22 casos por cada 100.000 niños que padecen la enfermedad (Gómez et al., 2020).

¿Cuáles suelen ser las causas del desarrollo de la púrpura de Henoch-Schönlein?

Neuropsicología en la Púrpura de Henoch-Schönlein

En una parte de las personas que llegan a padecer la púrpura de Henoch-Schönlein es debido a desencadenantes como la hepatitis, varicela o sarampión.

Así como también a ciertos medicamentos.

Por otro lado, se ha observado que determinados alimentos o picaduras de insectos pueden ser otra de las causas.

Actualmente, diversos hospitales informan de una asociación en población pediátrica por casos positivos de COVID-19 durante el desarrollo de la enfermedad (Nakarandakari et al., 2021).

Desarrollo de patologías fisiológicas asociadas al cerebro infantil

Una vez explorada la enfermedad desde el contexto clínico, es importante considerar que esta se considera parte de la leucemia. Además, es una inflamación de los capilares sanguíneos, por lo que son importantes estructuras celulares como los astrocitos.

Estos conectan con tales estructuras y, absorbiendo los nutrientes y distribuyéndolos a un complejo circuito neuronal, funcionan en conjunto. Determinando, así, el estado anímico, cognitivo y conductual del niño que padece púrpura de Henoch-Schönlein.

De este modo, es importante focalizar los órganos que se ven afectados y lo que pueden causar dichas afectaciones conductuales.

Principales afectaciones fisiológicas en la púrpura de Henoch-Schönlein

Riñones

Son los principales encargados del filtrado y limpieza de la sangre, como el exceso de líquido en el cuerpo. Sin embargo, cuando se encuentran afectados también se resienten las glándulas suprarrenales. Necesarias para la producción de hormonas que viajan por el cuerpo como el cortisol, adrenalina, noradrenalina y aldosterona.

Estas últimas se irrigan por el sistema circulatorio y son transportadas al cerebro.

Por ello, constituyen un factor clave para entender que el niño con este padecimiento puede presentar cambios emocionales y conductuales.

Intestino

La finalidad es procesar cada uno de los alimentos que se llegan a consumir durante el día. Así mismo, ayuda a procesar, extraer y absorber nutrientes de los alimentos de manera adecuada.

No obstante, es una estructura afectada por la púrpura de Henoch-Schönlein, impactando directamente en la producción de la hormona colecistoquinina, encargada de la contracción de la vesícula biliar como la secreción pancreática.

Cerebro

Por otro lado, las principales afectaciones neurológicas que se han visto a lo largo de la enfermedad se concentran en los múltiples eventos isquémicos causados por la inflamación de venas capilares del cerebro. Siendo peligrosos por la severidad de la enfermedad.

Así, se ha observado el desarrollo de vasculitis cerebral por púrpura de Henoch-Schönlein.

A) Corte axial del encéfalo con lesiones subcorticales parietales y parasagitales, existiendo una mayor afectación del lado izquierdo. B) Lesión isquémica redonda en el área subtálamica derecha. Imagen obtenida de Gonçalves et al. (2004)

Y es que, uno de los principales padecimientos es la vasculitis infantil. Factor que se debe a la complejidad de la enfermedad y órganos afectados durante el transcurso de esta.

Así mismo, es importante considerar que al existir una afectación en los riñones de los niños, suele haber también una alteración directa relacionada con la supresión arterial. Pudiéndose generar un evento isquémico en el cerebro del infante (Alvares-Sabin et al., 2000).

Principales afectaciones neuropsicológicas en la púrpura de Henoch-Schönlein

Como hemos comentado, a lo largo de la enfermedad se ha observado que las afectaciones se relacionan directamente con un padecimiento asociado a la leucemia pero que predomina en los vasos capilares.

Sin embargo, se sabe muy poco de las afectaciones neuropsicológicas. Aspectos importantes a considerar dentro de disciplinas como la psicología y medicina.

Personalidad

Desde el desarrollo de la enfermedad ocurre un efecto directo de sustancias que afecta a los canales dependientes de calcio. En consecuencia, existiría una descompensación que generaría que un cúmulo de redes neuronales no realizaran de manera adecuada su función regulatoria (Merck, 2005).

Así, las vías noradrenergicas y adrenérgicas que se dirigen a vías corticofrontales se desregularían, generando en el niño episodios melancólicos y arranques de ira debido al efecto de la aldosterona (Martínez, 2021).

Evaluación de memoria en paciente con Púrpura de Henoch-Schönlein. Imagen obtenida de Martínez (2022)

Memoria

Algunas de las zonas afectadas son las áreas entorrinales e hipotalámicas, regiones que se comunican con redes del hipocampo, como la amígdala.

Esto se produce al existir una aumento de cortisol y colecistocinina, involucradas en la consolidación de la memoria, atención y ejercicios procedimentales en las áreas mencionadas.

Depresión

En las vías serotoninergicas existe una disminución en la actividad de la corteza prefrontal, ganglios basales y sistema límbico. Además de zonas del hipotálamo (Koopman et al., 2021).

Alteraciones emocionales

Dadas las anomalías bioquímicas, las principales vías de afectación que comúnmente están situadas en las zonas cortico-talámicas y comunican áreas específicas de la conducta, emoción y cognición, manifiestan una irregularidad por neurotransmisores.

Aspecto que impacta en las percepciones externas del contexto que rodea al niño con púrpura. Lo que hace que sea más sensible a determinados estímulos emocionales (Vega et al., 2020).

Conclusión

Actualmente, se ha reportado un aumento en los casos de púrpura de Henoch-Schönlein. Sobre todo, en niños que han desarrollado características de hepatitis fulminante.

Hoy en día, existe dentro de los servicios de salud una amplia investigación relacionándolo con una posible asociación con el virus del Sars-CoV-2 (COVID-19) y sus variantes.

Sin embargo, hasta la fecha existen nulas investigaciones desde el ámbito pediátrico de las consecuencias neuropsicológicas y psicológicas de la púrpura de Henoch-Schönlein. Por lo que habrá que tener un mayor contacto humano y empático con quienes puedan desarrollar este padecimiento.

Referencias bibliográficas

  • Alvarez-sabin, J., Montaner, J. y Molina, C. (2000). Manifestaciones neurológicas en la púrpura de Schönlein-Henoch: ¿Vasculitis cerebral o leucoencefalopatía posterior reversible? Medicina clínica, 115(17), 677. Doi: 10.1016/S0025-7753(00)71657-5
  • Gómez, D. S., Pérez, D. M., Pellegrini, D. M., Isern, D. E., Quintana, D. C., Artacho, D. P., Bertolini, D. M. y Pomerantz, D. B. (2022). Púrpura de Schönlein-Henoch en pediatría: Diez años de experiencia en un consultorio de moderado riesgo en un hospital general. Archivos Argentinos de Pediatría, 118(1), 31-37. Doi: 10.5546/aap.2020.eng.31
  • Gonçalves, C., Ferreira, G., Mota, C. y Vilarinho, A. (2004). Vasculitis cerebral en púrpura de Schönlein-Henoch. In Anales de Pediatría, 60(2), 188-189. Doi: 10.1016/S1695-4033(04)78246-6
  • Koopman, N., Katsavelis, D., Hove, A., Brul, S., Jonge, W. J. y Seppen, J. (2021). The Multifaceted Role of Serotonin in Intestinal Homeostasis. International journal of molecular sciences, 22(17), 9487. Doi: 10.3390/ijms22179487
  • Martínez, D. (2021). Bases neurobiológicas del trastorno bipolar: El canal de calcio dependiente de voltaje [Discurso principal]. Ciudad Universitaria, México.
  • Merck, M. (2005). De información médica general. Editorial Océano Barcelona.
  • Nakandakari, M. D., Marín-Macedo, H. y Seminario-Vilca, R. (2021). Vasculitis por IGA (púrpura de henoch schönlein) en un paciente pediátrico con COVID-19 y estrongiloidiasis. Reporte de caso. Revista de la Facultad de Medicina Humana, 21(1), 199-205. http://dx.doi.org/10.25176/rfmh.v21i1.3265 
  • Rayford, P. L., Miller, T. A. y Thompson, J. C. (1976). Secretin, cholecystokinin and newer gastrointestinal hormones (first of two parts). The New England journal of medicine, 294(20), 1093-1101. https://doi.org/10.1056/NEJM197605132942006
  • Vargas Rubio, J. G., Casas Duarte, L., Reyes Gavilán, P. y Iragorri Cucalón, A. M. (2020). Síntomas afectivos en pacientes con lesiones talámicas y su correlación con el patrón de conectividad talamocortical: revisión sistemática de la literatura. Acta Neurológica Colombiana, 36(3), 201-209. https://doi.org/10.22379/24224022305