Seguro que más de uno ha visto la película de Wonder Woman y sabe quién es el Capitán América o Tormenta. Pero, ¿qué define a un superhéroe? ¿Qué los impulsa a cometer actuaciones en las que pueden atentar contra su propia vida? o, en cuanto a qué esquemas mentales, ¿por qué toman decisiones que ninguna otra persona podría tomar? A lo largo de esta nota se tratará de exponer, muy resumidamente, la evolución psicológica y cultural que han tenido los personajes a lo largo de la historia. Y, con esto, un reflejo de la misma sociedad que sirve para dotar de aliento las decisiones y acciones del “súper”, en medio de un mundo caótico donde es necesario crear un orden. Ahora, quizás uno puede hermanarse con ciertas características y valores de esta figura. Indaguemos un poco más en los superhéroes: ¿Identificación desde la psicología?.

El concepto del superhéroe

Un elemento “novedoso” a nivel histórico (dentro del género del cómic americano, que es en el que nos centraremos) en contraposición al de héroe. Y es que, los valores y modos de actuación que esto tienen hoy día son diferentes, en cierta manera, a aquellos personajes imponentes del pasado. Como pudieron ser el Gran Aquiles o el mismísimo Hércules.

Antes de empezar, es importante dejar claro un aspecto. Desde un punto de vista teórico, es muy difícil realizar una valoración psicológica de una persona y más, de quien que no es real.

Superhéroes: ¿Identificación desde la psicología? Imagen obtenida de: https://perio.unlp.edu.ar/catedras/clasicos/wp-content/uploads/sites/40/2020/05/Aquiles-1.jpg
Romero, A. (31 de mayo de 2019). Ningún héroe, ni siquiera Aquiles, escapa a las complejidades del poder. Alnavío https://alnavio.es/ningun-heroe-ni-siquiera-aquiles-escapa-a-las-complejidades-del-poder/

¿Por qué? A expensas de lo que puede apreciarse en un escrito, película o saga, habrían de tenerse en cuenta diferentes contextos influyentes en el personaje. Como pueden ser, entre otros, el ambiente:

  • Personal
  • Social
  • Laboral
  • Familiar

Y, no solo esto. Junto a lo anterior, no se han de olvidar los diferentes estudios de medición que permiten confirmar, recabar y ampliar la información sobre un individuo. Ya sea desde cuestionarios, inventarios, prácticas o test, como la propia presencia en dicha evaluación.

Con respecto a esto último, recalca Rodríguez (2016) que: “… se hace necesario matizar que el objetivo perseguido aquí no es llegar a conclusión científica alguna ya que, por su propia definición, un perfil psicológico requiere que la persona que va a ser evaluada esté presente en dicha evaluación”.

Por lo tanto, en estas figuras ha de ceñirse fundamentalmente al aspecto cultural y social. Ya que, será dentro de tales variables donde se sustente la psicología de los superhéroes.

Una mirada hacia atrás

Puede pensarse, por un momento, en los héroes que antaño había en las diversas historias que reportan diferentes mitologías. Quizás, acuden a la mente personajes ya mencionados anteriormente (Aquiles o Hércules), seguidos de otros como Jasón, Odiseo, Atenea, Perseo, Teseo o Afrodita, por ejemplo.

Patrones en común: Héroes de antaño y actuales

Existen patrones muy característicos que han permitido que los “súper” sean entendidos como lo son hoy día. De esta forma, el “súper” americano que lucha contra las fuerzas del mal, siendo la bandera de la humanidad, no se vuelve sino un reflejo de las características de la heroicidad clásica.

Algunos aspectos, a continuación, que compartirían ambas versiones según Santana Cruz (2020):

Superhéroes: ¿Identificación desde la psicología?
  • Presencia de una actitud desinteresada, centrada en servir, pensar y ayudar a los demás.
  • Vivencia de una situación particular que implica cierta profundidad en su persona y conocimiento.
  • Fisiología poco ordinaria (enanos, gigantes o marcas características, entre otros) de la que sacarán provecho en su travesía.
  • Aparición de una figura que será la antítesis del héroe. Aunque esta le pondrá a  prueba siempre volverá victorioso el campeón.
  • Retos que marcarán el camino del héroe en su búsqueda de verdad, conocimiento y sentido de la vida.
  • Simbología característica del personaje (fuerza de Hércules, espada de Aquiles o vellocino de oro de Jasón, por ejemplo).
  • Ciclo vital violento caracterizado por un aprendizaje y desarrollo personal.
  • Fin digno de un Dios. Esto es, un final en el que el personaje es deificado por sus hazañas.

¿Y las diferencias?

Al igual que el legado de la mitología clásica, también se reportan una serie de cambios con respecto a dichos héroes. Y, estas diferencias, se deben a los paradigmas surgidos debido a la evolución cultural que ha tenido la población humana a lo largo de la historia.

El héroe clásico, por ejemplo, se caracterizaba por la búsqueda de la verdad y del fin mismo de su periplo. Siendo, por ende, un modelo de conducta cuyo modo de vida tenía que ser imitado por quienes vivía dentro de esa tradición mitológica. ¿El fin? Conseguir ser mejores personas y, en definitiva, lograr el ideal humano del que hablaban los antiguos.

Decía Jacinto Choza, en su obra Ulises, un arquetipo de la existencia humana (1996), que el héroe es una categoría moral y educativa, aquella dimensión de la paideia. Por contrapartida, el superhéroe actual se caracteriza por una complejidad mental que le permite enfrentarse a diversas problemáticas y conflictos morales.

El superhéroe actual

Ahora, al igual que estos personajes de la historia han sido reciclados en numerosas ocasiones, todo cambia según la ubicación histórica y temporal. Actualmente, la sociedad rebosa (cada vez más) de enfermedades mentales que dificultan el día a día de quien las padece. Y junto a ello, los representantes del bien (y sus villanos) han tenido que evolucionar a un nuevo paradigma en base a este siglo.

Un siglo que ya no se caracteriza por lograr un ideal humano estandarizado, sino por una constante lucha contra los propios monstruos del superhéroe o los del ajeno. Todo ello, dentro de una realidad palpable que se vuelve el motor creativo de esta figura.

Como señala Travis Smith en Superhero Ethics (2018), en estas historias se habla del anhelo humano de considerar qué es lo mejor y cómo deben ser las cualidades del ser humano para enfrentar los dilemas de la vida cotidiana.

Al fin y al cabo, no cabe duda que estas figuras se alzan como reflejos de experiencias generacionales como la política, la cultura y el estado económico, entre otros. Así mismo, en lo que respecta a la naturaleza psicológica de los superhéroes, ya sea Batman, el Increíble Hulk o las Tortugas Ninja, es posible que exista cierta identificación en cuanto a las experiencias de duelo y pérdida, autorregulación o la cohesión que se observa entre algunos grupos de superhéroes. Y si no…

¿Conoces la novedosa terapia basada en los superhéroes?

Adelantados a su tiempo, Bender y Lourie (1941) empezaron a incorporar historietas en terapia con niños. Su investigación se centraba en el uso de superhéroes tanto en el juego y la imaginación. Se observó que los niños utilizaban un juego basado en Superman como medio de protección contra el comportamiento antisocial, desarrollo del yo moral y resolución de problemas.

Imagen obtenida de: https://lh4.googleusercontent.com/0PoFejRhncq9qOMwo4yT13WF7GsG5qkKunjro_9wJdjlsc0wfux_Zc2CZGxoOGY-nbYgkipGjqVlSHchV_z184Nx6WY_iC9qoDFcbRxvpHIJaO7EpbHTZf5T1GgN9psGhheu1iJ3=s0
Eres Mamá (19 de abril de 2017). ¿Por qué los superhéroes son importantes para los niños? https://eresmama.com/los-superheroes-importantes-los-ninos/

Siguiendo esta línea, Wong (2021) realizó una intervención con el objetivo de ayudar a que los niños de familias de bajos ingresos mejoraran sus habilidades sociales y desarrollaran autoconceptos más positivos.

El tema del “superhéroe” sirvió para transmitir el mensaje de que todos eran únicos y tenían su “superpoder”. 

Los datos obtenidos por el instrumento de medición reportaron puntuaciones altas en los objetivos del estudio.

Y, así mismo, los padres acordaron unánimemente que ambos aspectos mejoraron en los niños.

Ahora, a pesar de que falta apoyo empírico suficiente para este tipo de terapias, es curioso observar los efectos y el potencial que pueden llegar a tener.

Conclusión

Hay multitud de teorías en torno a la evolución de los personajes y la psicología de la misma, por no hablar de la dificultad de realizar un análisis psicológico a alguien que no existe.

No obstante, esto puede dar pie a que mucha más gente enriquezca todo este campo agregando más información y acercándonos cada vez más al verdadero entendimiento de estos referentes.

Referencias bibliográficas

  • Shaw, P. T. (2017). What does psychology know and understand about the psychological effects of reading superhero comic book?: An exploration study. (Doctoral dissertation, Oklahoma state University). OSU Dissertation. https://shareok.org/handle/11244/299547
  • Luque, F. R. (2016). El perfil psicológico de los grandes villanos del cómic de superhéroes. Boletín Millares Carlo, (32), 86-104.
  • Santana Cruz, D. J. (2020). De Odiseo a Superman: del ideal griego de virtud al superhéroe estadounidense (Trabajo fin de grado, Universidad de Sevilla). Depósito de Investigación Universidad de Sevilla. https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/101998/CAV_SANTANACRUZ_TFG.pdf?sequence=1&isAllowed=y.
  • Smith, T. (2018). Superhero Ethics. Templeton Press.
  • Wong, J. M. S. (2021). “I am a little superhero!”: A pilot play-based group to enhance self-esteem of children from low-income families in Hong Kong. Social Work with Groups, 44(2), 181-192. https://doi.org/10.1080/01609513.2020.1826387