A lo largo del tiempo se han desarrollado distintas teorías para orientar el aprendizaje de los niños. Estos paradigmas educativos han ido evolucionando con el paso del tiempo. A continuación, haremos un repaso de las más importantes y el rol que el educador tiene en este proceso.

Primero, intentemos definir qué es el aprendizaje…

El aprendizaje es un conjunto de procesos mentales donde los componentes fisiológicos, biológicos y sociales permiten al ser humano intercambiar sus ideas y comprender conocimientos.

Inicia con la captación de estímulos del ambiente que son recibidos a través de nuestros sentidos. Por lo tanto, se activan diferentes áreas que intervienen en codificar y decodificar la información para que pueda consolidarse en nuestro cerebro, recuperándola cuando la necesitamos. Ahora, veamos un poco más sobre aquellos paradigmas educativos cuyo objetivo ha sido el de orientar el aprendizaje.

Teorías del aprendizaje: Asociacionistas

Edward L. Thorndike (1874-1949) y Robert S. Woodworth (1869-1962)

Los paradigmas educativos sobre los que propusieron sus teorías se centran en que hay componentes fisiológicos y mentales que permiten orientar el aprendizaje. Esto, mediante el condicionamiento (se enlazan ciertas respuestas específicas con estímulos dados) y los ensayos aleatorios (prueba y error). Es decir, los estudiantes son unidades tanto físicas como mentales. Por lo tanto, aprenden por medio de estas leyes:

  • Disposición: Para una unidad de conducción hacerlo es satisfactorio y no hacerlo resulta molesto.
  • Ejercicio o repetición: Cuantas más veces se repita una respuesta inducida por un estímulo, más largo y duradero será su periodo de retención.
  • Efecto (placer –dolor): La respuesta es dada cuando ha sido condicionada mediante el placer, cuando no sucede, será asociada con el dolor.

El profesor repite la información relevante procurando que el estudiante la retenga por más tiempo. Fortalece las respuestas adecuadas con estímulos placenteros, debilitando las respuestas erróneas mediante estímulos que causen malestar.

Teorías del aprendizaje: Conductistas

Iván Pavlov (1849-1936)

Trabajó el condicionamiento clásico a través de la experimentación con animales para entender los procesos básicos del aprendizaje. Concluyendo que, cualquier reacción del organismo ante el mundo exterior es un reflejo. Por lo tanto, la causa inicial de todo acto es la estimulación sensorial exterior. Así, estos paradigmas educativos se basan en que el profesor debe condicionar al estudiante para lograr que el estímulo llegue a producir una respuesta correcta automáticamente. Se revela por medio de una capacidad creciente del estímulo anterior neutro. Resultando así, un adiestramiento previo para provocar una respuesta que evoque originalmente otros estímulos y, consecuentemente, orientar el aprendizaje.

John B. Watson (1878-1958)

Feedback - Clase - NeuroClass

Watson trabajó el conocimiento operante definiendo al aprendizaje como un proceso de reflejos condicionados mediante la sustitución de un estímulo por otro.

Limitó sus estudios a la vida animal, que permitía una observación objetiva y medible. Se refirió al estudiante como un organismo vivo con mecanismos de automantenimiento. Suponía que la esencia de una máquina humana es un sistema de receptores, conductores, órganos interruptores y realizadores sujetos a palancas.

Se puede obtener cualquier respuesta emitida por el estudiante asociada a cualquier situación a la que sea sensible.

B.F Skinner (1904-1990)

Por otro lado, Skinner afirmaba que la psicología es el medio para hacer que la educación se encuentre inmediatamente sobre una base eficiente. Se basaba de igual forma en Thorndike, por lo que existían diferentes tipos de refuerzos (positivos, negativos) para lograr una conducta específica.

Si esto no sucede, Skinner propone el castigo como parte del refuerzo negativo ante un error. El estudiante aprende que toda conducta tendrá una recompensa o refuerzo, sea este “bueno o malo”. Un ejemplo de ello son las calificaciones “buenas” o “malas” que reciba.

Paradigmas educativos: Enfoque Gestalt

Estas teorías consideran al aprendizaje como intencional, explorador y creativo. Por consiguiente, se identifica a este proceso con el pensamiento o la conceptualización.  Los principales exponentes fueron Max Wertheimer (1880-1943), Koffka (1886-1946) y Khöler (1887-1967). Estos autores concebían a los estudiantes como sujetos que obtienen información a través de los sentidos y configuran la información que perciben. Adicionalmente, el estudiante realiza un proceso de reorganización de ideas o una modificación de las antiguas. El “insight” es el método de resolución que se produce cuando el estudiante, al perseguir sus fines, advierte nuevos modos de utilizar los elementos del ambiente (Fallas Vargas, 2008).

El profesor por su parte, es el proveedor de las diferentes formas de percibir el ambiente. Consecuentemente, tiene que enseñar al estudiante a adquirir el conocimiento por medio de las leyes construidas por esta teoría:

  • Cierre: Nuestra mente añade los elementos faltantes para completar una figura.
  • Semejanza: Agrupación de elementos similares en una entidad. La semejanza depende de la forma, el color, el tamaño y el brillo de los elementos.
  • Proximidad: El agrupamiento parcial o secuencial de elementos por nuestra mente.
  • Simetría: Las imágenes simétricas son percibidas como iguales, como un solo elemento en la distancia.
  • Continuidad: La mente continúa un patrón aun después de que el mismo desaparezca.
  • Comunidad: Muchos elementos moviéndose en la misma dirección son percibidos como un único elemento.

Teorías del aprendizaje: Cognoscitiva

David Perkins (1942)

Desarrolló su trabajo bajo la premisa de que “se debe hacer visible lo invisible en el pensamiento.

Propuso la idea de trabajar una fuerte cultura de pensamiento en el aula considerando a la persona como un ser reflexivo y crítico en el momento de aprender

El estudiante aprende mediante la estimulación del docente, los recursos y actividades  para fomentar su pensamiento, construyendo una fuerte cultura de pensamiento en el aula. Debe asegurarse de que el estudiante puede argumentar, comprender, cuestionar, reflexionar, obtener valores morales, constatar el aprendizaje y dejar que fluya su curiosidad.

David Ausubel (1918-2008)

Consideraba al niño como “aprendiz” y trabajó el aprendizaje significativo indicando que requiere no solo que el material sea potencialmente significativo sino también, que el aprendiz manifieste una disposición.

El aprendizaje significativo es el mecanismo humano para adquirir y almacenar las ideas representadas en cualquier campo de conocimiento. Por lo tanto, relaciona el nuevo material de modo sustantivo y no-arbitrario a su estructura de conocimiento.

El sujeto tiene el conocimiento previo que sirve de matriz “ideacional” y organizativa para la incorporación, comprensión y fijación de nuevos conocimientos. Logrando así que “se anclen” como conocimientos relevantes (subsumidores) preexistentes en la estructura cognitiva. Estos conocimientos se caracterizan por su “sustantividad”, que es el resultado de la incorporación a la estructura cognitiva,  la sustancia del nuevo conocimiento.

El profesor es un agente motivador que ayuda a orientar el aprendizaje y estimula al alumno a través de un seguimiento de lo aprendido para, posteriormente, concatenarlo al siguiente conocimiento. Finalmente, evalúa el proceso de cognición del sujeto (Castejón, González y Miñano, 2013).

Teorías del aprendizaje: Constructivistas

Jean Piaget (1896-1980)

Según Piaget, el aprendizaje se da en el niño cuando se encuentra en la etapa (de acuerdo a su edad cronológica) definida para aprender. Además, depende de cómo su marco de referencia facilita el proceso. La atención está centrada en él y es un proceso interno que se da en el sujeto mismo.

Se debe considerar su etapa, organizada de la siguiente manera:

1. Sensoriomotriz (0-2 años): Por medio de las experiencias y en base a sus sentidos conoce al mundo. El marco de referencia en este caso son los padres.2. Preoperacional (2-7 años): Mayor exposición, desarrollo cognoscitivo y egocentrismo. Su marco de referencia son sus profesores.3. Operaciones concretas (7-11 años): Mayores habilidades mentales y de pensamiento inductivo y deductivo. Los padres son su marco de referencia.4. Operaciones abstractas (12 años o más): Capacidad de pensamiento abstracto desarrollada, siendo sus pares el marco de referencia. 

En consecuencia, el profesor es el facilitador en el aprendizaje que genera estas oportunidades. Este sabrá qué tipo de método es el más apropiado para utilizar. Con base a lo anteriormente mencionado, tomará en cuenta actividades que faciliten el aprendizaje. Por ejemplo, en la etapa de operaciones concretas usará objetos tangibles que el estudiante pueda observar y analizar (Díaz y Hernández, 2015). 

Lev Vygotsky (1896-1934)

Plantea que el desarrollo cognitivo se produce a partir del contexto social, histórico y cultural en el que ocurre. Esto, a través de la teoría sobre internalización (reconstrucción interna) de instrumentos y signos. La apropiación de estas construcciones se da, principalmente, por la vía de la interacción social, por lo que deja de enfocar al individuo como unidad de análisis. Habla de que el sujeto está predispuesto para aprender mediante la capacidad propia de aprendizaje, la cultura y el “otro”.

El aprendizaje previo que la sociedad le brinda, ayuda a que pueda crear herramientas para el estudio y obtener conocimientos que resultarán ser el aprendizaje significativo, el que no se olvida.

El profesor juega un papel importante en el desarrollo de los conceptos del niño, suministrándole experiencias adecuadamente seleccionadas, siendo el lenguaje un factor importante. Por tanto, debe facilitar al niño una experiencia controlada que suponga el empleo de conceptos nuevos en contextos familiares. De este modo, el niño va elaborando nociones precisas de los conceptos (del Carmen Orozco, 2009).

Teorías del aprendizaje: Humanistas

Desde este enfoque, los paradigmas educativos se centran en el respeto que debe existir entre las personas. Plantea la superación de la persona o el “desarrollo humano”, trabajando el autoconcepto, formación de valores, autosuperación, etc. La educación tiene un enfoque “no directivo” por lo que se centra en el estudiante.

Carl Rogers (1902-1987)

Como principal exponente, plantea al estudiante como una persona que por naturaleza buscará en el aprendizaje algo bueno para sí mismo. Por consiguiente, la curiosidad innata, el impulso básico a actualizar y su desarrollo, lo impulsan a aprender y crecer. El profesor es el facilitador en el aprendizaje del niño y procura dejar en libertad sus deseos de aprender lo que él decida. El estudiante es percibido como único, con necesidades propias y digno de respeto.  

¿Cómo logra hacer esto? Para orientar el aprendizaje, es importante contar con experiencias creativas, libres y estimulantes centradas en las necesidades del estudiante. Así, da confianza para que el estudiante maneje constructivamente sus problemas, sin mandar u ordenar sobre él.

Conclusión

A lo largo del tiempo, hemos pasado de ser sujetos que responden a estímulos, a ser personas capaces de procesar, reflexionar, criticar y analizar la información que recibimos.

La importancia de comprender las teorías y su evolución a lo largo de la historia, nos permite entender los paradigmas con los que nos hemos educado y adaptarlos a las nuevas generaciones. La educación hoy en día tiene que ser abierta, participativa y dinámica para poder empoderar a los estudiantes a tomar parte en la sociedad. Considerar todos los factores que inciden y así orientar el aprendizaje, permite entender el rol del profesor en este proceso ayuda a apoyar el sistema educativo con una mirada más global. 

Referencias Bibliográficas