La psicometría desempeña un papel fundamental en la psicología, proporcionando herramientas para medir estímulos y cuantificar diferencias individuales. Bajo este supuesto se creó el WISC, con el objetivo de medir el constructo de la inteligencia. El mismo se divide en varios índices, siendo uno de ellos el índice de memoria de trabajo. En esta nota, expondremos qué busca medir este índice y cuáles son las subpruebas que se realizan, así como diagnósticos a los que le puede ser útil.

¿Utilidad del WISC-V?

La Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños (Wechsler Intelligence Scale for Children-Fifth Edition, WISC-V, en inglés) destaca como un instrumento clínico para evaluar la inteligencia en niños y adolescentes de 6 a 16 años. En esta encontramos subpruebas y puntajes compuestos que reflejan el rendimiento en dominios específicos, como la comprensión verbal y la memoria de trabajo. Pero también provee de puntajes compuestos que evalúan la habilidad intelectual general.

¿Qué es la memoria de trabajo?

La memoria de trabajo desempeña un papel esencial en el funcionamiento cerebral. Pues, está estrechamente vinculada al razonamiento fluido y a procesos cognitivos avanzados. Según Baddeley (2010), se refiere a la capacidad de mantener información activa durante tareas complejas, como el razonamiento y el aprendizaje, en lugar de simplemente almacenarla.

De esa forma, su impacto en la infancia está relacionado con diversas condiciones, tales como el déficit de atención y trastornos de ansiedad. Además, presenta conexiones con dificultades en el aprendizaje no verbal, especialmente en la retención de información espacial, así como con trastornos específicos del aprendizaje, mismamente la dislexia, discalculia y trastornos del desarrollo del lenguaje (TEDL).

Un índice importante

Por otra parte, el índice de memoria de trabajo forma parte de los cinco índices principales del WISC: Comprensión verbal (ICV), Visoespacial (IVE), Razonamiento fluido (IRF), Memoria de trabajo (IMT) y Velocidad de procesamiento (IVP).

Información reportada por el IMT

Al entender el rendimiento de un individuo en la memoria de trabajo, los profesionales de salud mental y educadores pueden obtener percepciones específicas sobre:

  1. Habilidades cognitivas específicas: Identificación de las áreas específicas de la memoria de trabajo en las que un niño puede destacar o enfrentar desafíos. Por ejemplo, en la retención de información verbal o visual.
  2. Rendimiento académico: Relación entre las habilidades de memoria de trabajo y el rendimiento académico en áreas que requieren retención y manipulación activa de información. Tales como, la resolución de problemas matemáticos o la comprensión lectora.
  3. Detección de dificultades o necesidades: Identificación de posibles dificultades en la memoria de trabajo que podrían afectar la capacidad del menor para aprender y procesar información. Esto puede indicar necesidades específicas de intervención educativa.

Subpruebas principales

Dentro del IMT existen distintas tareas que se aplican dependiendo si se trata del IMT principal o secundario. Tales como retención de dígitos, de imágenes y secuenciación letras-números.

Retención de dígitos

índice de memoria de trabajo

En la subprueba de retención de dígitos, el evaluado se enfrenta a la tarea de recordar y reproducir secuencias numéricas en diversas modalidades. En la primera parte, debe repetir los dígitos en el mismo orden en que fueron presentados (orden directo), poniendo a prueba su capacidad de retención inmediata.

Luego, se le desafía a invertir el orden de los dígitos y repetirlos en forma inversa (orden inverso), evaluando su habilidad de manipulación cognitiva. Finalmente, en la tercera parte, se le solicita que reproduzca la secuencia ordenando los dígitos de manera ascendente, añadiendo una capa adicional de complejidad a la tarea.

Retención de imágenes

Por otra parte, en la subprueba de retención de imágenes, el evaluado se expone a una serie de estímulos visuales, como ilustraciones o imágenes, por un período específico. Y, posteriormente, ha de seleccionar las imágenes recordadas de entre varias opciones presentadas en una página de respuesta. Esta tarea evalúa la capacidad para retener y recuperar información visual, así como la habilidad de mantener una secuencia lógica de las imágenes recordadas, si es posible.

Secuenciación letras-números

Por último, en la secuenciación letras-números, se presenta a la persona una secuencia que combina letras y números. Así pues, su tarea consiste en recordar la secuencia y luego organizar los números en orden ascendente y las letras alfabéticamente.

De esa forma, esta subprueba evalúa la capacidad de retención, manipulación y organización de información alfanumérica en la memoria de trabajo. Además, proporciona una visión detallada de sus habilidades cognitivas, por lo que demanda tanto la retención de la información original como la capacidad de aplicar reglas y secuencias lógicas en la organización de la misma.

wisc, memoria de trabajo

El IMT y su vínculo con el TDAH

Anteriormente, se ha sugerido que el IMT en el WISC está asociado con los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Sin embargo, la relación precisa entre el IMT y los síntomas de TDAH en la población general no está clara.

Bajo esta premisa, los autores de un estudio se propusieron examinar cual es la asociación entre la memoria de trabajo y la regulación del comportamiento, así como también con la hiperactividad/inatención en una muestra de población general de niños de 7-8 años. Además, evaluaron si el funcionamiento intelectual general se relaciona con la regulación del comportamiento y la hiperactividad/falta de atención.

Puntuaciones más bajas en el IMT

Los autores descubrieron que, cada cuatro chicos y cada cinco chicas, presentaban valores cercanos al umbral bajo del IMT. Esto indicaba problemas de memoria de trabajo. Sin embargo, solo un subgrupo de ellos tenía dificultades para regular su conducta y/o hiperactividad/inatención comórbidos, subgrupo que concuerda con la tasa de prevalencia del TDAH, caracterizada por hiperactividad e inatención, impulsividad, problemas de regulación comportamental y déficits de memoria de trabajo.

Conclusión

El IMT en el WISC emerge como un indicador crucial en la evaluación cognitiva de los niños. En ese sentido, es una herramienta para interpretar ciertos diagnósticos como el TDAH, la dislexia y discalculia, por ejemplo. Por tanto, la identificación temprana de problemas de memoria de trabajo puede abrir puertas a intervenciones proactivas en ámbitos como un aula de clases. Para una comprensión más profunda del WISC y su aplicación, te recomendamos nuestro curso sobre WISC-V.

Referencias bibliográficas

  • Baddeley, A. (2010). Working memory. Current biology: CB20(4), R136-R140. https://doi.org/10.1016/j.cub.2009.12.014
  • Brenlla, M. E. (2013). Interpretación del Wisc-IV. Puntuaciones compuestas y modelos CHC. Ciencias psicológicas, 183-197. https://doi.org/10.22235/cp.v7i1.51
  • Kahan, E y Salvo, L. (2022)Evaluación de la inteligencia en niños. Actualización en WISC-V. Ediciones Universitarias.
  • Marinopoulou, M., Unenge Hallerbäck, M., Bornehag, C. G. y Billstedt, E. (2023). Is WISC-IV Working Memory Index associated with ADHD symptoms in 7-8-year-olds? Applied neuropsychology. Child, 1-10. Advance online publication. https://doi.org/10.1080/21622965.2023.2176232
  • Wechsler, D. (2015)WISC V: Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños-V. Manual técnico y de interpretación. Pearson.