Hoy en día, la neuropsicología y la neurociencia son dos campos que han supuesto grandes aportaciones en diversos ámbitos, uno de ellos es la educación. Conocer el funcionamiento del cerebro nos permite un mejor conocimiento sobre las estrategias y procesos que llevar a cabo para potenciar habilidades y fortalezas. De este modo, el estudio de las estructuras cerebrales y cómo estas se interrelacionan con el proceso de enseñanza-aprendizaje es clave para conocer los entresijos de la mente humana. Una pregunta que ha sido formulada en infinidad de situaciones es: ¿Cómo aprenden los alumnos en el aula? Quizás sea por las sorprendentes neuronas espejo, o de la empatía, en la educación. Entendamos por qué a continuación.

Neuronas espejo o de la empatía: Definición y características

Las neuronas espejo fueron descubiertas en 1991, por el neurofisiólogo Giacomo Rizzolatti y su equipo mientras estudiaban el cerebro de macacos.

Fotos de stock gratuitas de adentro, afecto, amor

Aunque más adelante se reportara que estas se encuentran en muchas áreas del cerebro, los investigadores constataron de su existencia en el mono en la llamada área premotora ventral F5 (área de Broca).

En esta zona, descubrieron las “neuronas canónicas“, que responden a la presentación de objetos tridimensionales y, las ya mencionadas, “neuronas espejo“.

O, también denominadas neuronas cubelli, que responden a la observación de actos motores realizados por otros (Rizzolatti y Fogassi, 2014). 

Así pues, constituyen una compleja red neuronal que se activa tanto en el momento que la persona realiza una acción como cuando la observa en el otro.

De este modo, la corteza premotora se activaría en ambos casos como si la acción que observa la persona en otro la estuviera realizando ella misma. 

Zonas cerebrales importantes

Se ha demostrado que estas neuronas también se encuentran en regiones como el giro frontal inferior, parte ventral y dorsal de la corteza premotora, la región superior e inferior del lóbulo parietal y el surco superior temporal.

Y, en lo referente a sus funciones, se ha destacado la importancia para la comprensión de las acciones de otros. A través de representaciones de carácter ideomotor y conductas de fuerte similitud dentro de la mímica.

Así mismo, si se observa una acción incompleta, actúan produciendo una representación motora en la que se completa dicha acción. Aunque no coincida con la acción exacta que fuera a realizar la otra persona.

Estas primeras fueron llamadas “neuronas espejo estrictamente congruentes” (NEEC) (strictly congruent mirror neurons, en inglés) y las últimas, “neuronas espejo similarmente congruentes” (NESC) (broadly congruent mirror neurons, en inglés) (Rodríguez Cebeiro et al., 2019).

¿Qué relación tienen las neuronas espejo con la mímica?

Tendemos a copiar las conductas de otros, tanto intencional como inconscientemente. Cuando observamos a otro llevar a cabo una acción, por mínima que sea, se pone en marcha un sistema de percepción-acción. Que, justamente, es el que nos permite imitar la conducta observada. Incluso en lo referente a las emociones.

Fotos de stock gratuitas de acción, Camisa blanca, camiseta blanca

En la mímica, junto con el sistema de neuronas espejo, se activan zonas cerebrales como la región media occipital, la parte inferior del lóbulo parietal, la ínsula y la corteza cingulada (Campbell et al., 2018).

El neurocientífico Vilayanur Ramachandran describió en una conferencia TED que la evolución de estas neuronas se remonta a los inicios de la civilización.

Y, podrían ser la base de las relaciones sociales, actuando como un mecanismo de adaptación.

De esta forma, el sistema de neuronas espejo, o de la empatía, nos permite poder entender a los demás y crea un nexo entre lo mental y lo emocional.

Por esto último, comprendemos a los demás a través de la interpretación e imitación de sus conductas. Y, de este modo, podemos llegar a percibir los sentimientos y las emociones del otro.

De hecho, la imitación de las expresiones faciales que implican una emoción conlleva la activación de varias estructuras cerebrales. Entre las que se encuentra la ínsula anterior y la amígdala, por ejemplo (Carr et al., 2003). Entonces, ¿qué tienen que ver las neuronas espejo, o de la empatía, y la educación?

Implicaciones de las neuronas espejo en la educación

Veamos la asociación entre las neuronas espejo, o de la empatía, y la educación. Desde esta perspectiva, la función de dichas neuronas tiene un claro papel en el ámbito educativo. Ejerciendo un papel como base neuronal del aprendizaje para algunos procedimientos educativos. Por ejemplo, en la observación e imitación. Combinando esta última con la creatividad para dar paso a un aprendizaje eficaz.

Fotos de stock gratuitas de 2019-ncov, adentro, afición

De este modo, el aprendizaje por medio de la observación es más eficiente para los alumnos.

Asimismo, cuando estos aprenden de personas expertas (por ejemplo, el educador) pueden observar la resolución de problemas directamente. De modo que el alumno adquiere diferentes tipos de habilidades (van Gog et al., 2009).

De igual forma, en lo académico, no solo es importante alcanzar un nivel de conocimientos determinado. Sino poner en práctica las habilidades adquiridas, tanto motoras como cognitivas.

Por ello, existen muchas técnicas que permiten una formación en destrezas cognitivas y motrices, aprovechando el sistema de neuronas espejo para poder conseguir un mayor asentamiento del conocimiento aprendido.

Entre estas estrategias destacan los vídeos instructivos, programas de animación y presentaciones interactivas, entre otras.

La influencia de las emociones

Si bien son muchos los procesos cognitivos que influyen en el aprendizaje, el estado emocional con el que se aprende el contenido de la información es clave.

Las emociones ejercen un papel primordial a la hora de aprender, suponiendo un apoyo para la consolidación de la información o un obstáculo, en ciertas situaciones. No le faltaba razón a Platón cuando expuso que “todo aprendizaje tiene una base emocional”, señalando la importancia de las emociones en el mundo de la enseñanza.

Hoy en día, gracias a las investigaciones se ha descubierto que esta amplia gama de emociones tiene una compleja red cerebral detrás. Y, en esta, existen ciertas zonas compartidas con el proceso de aprendizaje. Algunas de las áreas del cerebro implicadas son el córtex prefrontal, hipocampo, amígdala o hipotálamo.

Estrategias educativas

Es importante que los educadores tengan como objetivo, en los procesos de enseñanza-aprendizaje donde influyen las neuronas espejo en tal educación, el desarrollo emocional de sus alumnos, no solo el intelectual (Elizondo Moreno et al., 2018).

Algunas de las propuestas de carácter pedagógico

Fotos de stock gratuitas de aula, clase, enseñando
  • Conocer a los estudiantes: Es crucial crear un contexto de estímulo hacia el aprendizaje. De este modo, conocer sus intereses, habilidades y dificultades facilitará una mayor relación entre alumno-profesor.
  • Estimular la participación activa de los alumnos: Es importante que se genere una expectación sobre los conocimientos que se transmiten en la clase. Así, se estimula el debate y la implicación del alumnado.
  • Enriquecer las clases con todo tipo de recursos: Como se mencionó previamente, es adecuado presentar contenidos que complementen la información del programa de la asignatura. El uso de las altas tecnologías, actividades interactivas o medios multimedia ayudará a asentar lo tratado.
  • Variar la metodología de enseñanza: Añadir a la clase teórica convencional otro tipo de actividades que supongan un soporte para esta. Así pues, incluir casos prácticos, debates, resolución de problemas o ejercicios de role-playing, son recursos didácticos de gran utilidad que promueven el aprendizaje.
  • Realizar experimentos o ejemplos prácticos que sigan a la teoría impartida: Se consigue una mayor interiorización de los conocimientos desde la vertiente práctica. De esta manera, se logra una activación de las neuronas espejo, o de la empatía, y la conexión adecuada para el aprendizaje. Así mismo, la formación de grupos de trabajo, donde haya una mayor interacción social, también pone en marcha este sistema. Pues las neuronas espejo constituyen uno de los motivos por los que somos seres sociales.
  • Entusiasmarse y sonreír: El contagio emocional es clave para que el alumnado se apasione. Las neuronas espejo actúan de manera automática permitiendo una mayor comprensión de las intenciones y emociones de los demás. Es por esto por lo que los estudiantes detectan si al profesor le entusiasma lo que imparte o no, y actúan en consecuencia. Asimismo, no hay que olvidar que el contagio emocional también puede producirse negativamente.

Conclusión

El descubrimiento de las neuronas espejo o de la empatía, a pesar de la controversia en algunos aspectos, es sin duda un gran avance.

Su implicación en el mundo educativo y los procesos de aprendizaje supone un mayor conocimiento para facilitar este proceso. Así como la oportunidad de desarrollar estrategias o planes de actuación que promuevan dicho sistema a nivel cerebral.

No cabe duda, aplicar la neurociencia al ámbito educativo es lo que conlleva la neuroeducación, pues no podemos ignorar el hecho de que el aprendizaje deja huellas en nuestro cerebro y, esto a su vez, en el comportamiento.

Sumado a ello, esta disciplina resalta el papel de las emociones para dar paso a un aprendizaje significativo. Una vía de mejora para el futuro en los métodos de enseñanza y la calidad de esta para los alumnos.

Referencias bibliográficas

  • Campbell, M. E., Mehrkanoon, S. y Cunnington, R. (2018). Intentionally not imitating: Insula cortex engaged for topdown control of action mirroring. Neuropsychologia, 111, 241-251. https://doi.org/10.1016/j.neuropsychologia.2018.01.037
  • Carr, L., Iacoboni, M., Dubeau, M.-C., Mazziotta, J. C. y Lenzi, G. L. (2003). Neural mechanisms of empathy in humans: A relay from neural systems for imitation to limbic areas. Proceedings of the National Academy of Sciences100(9), 5497-5502. https://doi.org/10.1073/pnas.0935845100
  • Elizondo Moreno, A., Rodríguez Rodríguez, J. V. y Rodríguez Rodríguez, I. (2018). La importancia de la emoción en el aprendizaje. Didácticas Específicas19, 37-42. https://doi.org/10.15366/didacticas2018.19.003
  • Molenberghs, P., Cunnington, R. y Mattingley, J. B. (2012). Brain regions with mirror properties: A meta-analysis of 125 human fMRI studies. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 36(1), 341-349. Doi: 10.1016/j.neubiorev.2011.07.004
  • Rizzolatti, G. y Fogassi, L. (2014). The mirror mechanism: Recent findings and perspectives. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences369(1644), 20130420. https://doi.org/10.1098/rstb.2013.0420
  • Rodríguez Cebeiro, M. y Rodríguez, S. (2019). Las neuronas espejo: una génesis biológica de la complementariedad relacional. Papeles del Psicólogo – Psychologist Papers40(3), 226-232. https://doi.org/10.23923/pap.psicol2019.2900
  • van Gog, T., Paas, F., Marcus, N., Ayres, P. y Sweller, J. (2009). The Mirror Neuron System and Observational Learning: Implications for the Effectiveness of Dynamic Visualizations. Educational Psychology Review21(1), 21-30. https://doi.org/10.1007/s10648-008-9094-3