¿Cómo podría el simple acto de escribir, aliviar el estrés y mejorar el bienestar emocional? Más allá de ser una actividad para registrar eventos del día a día, escribir lo que a uno le pasa proporciona un espacio seguro para expresar las emociones y pensamientos más profundos, así como para reflexionar sobre distintas experiencias significativas. En este contexto, la escritura terapéutica emerge como una herramienta poderosa para potenciar el autocuidado, la comprensión de uno mismo y la mejoría de la salud física y emocional. A continuación, exploraremos cómo esta práctica promueve la claridad mental y autorreflexión para un mayor bienestar emocional.

Un caso de ejemplo

Cuando era niña hubo un tiempo que llevé un diario. Me gustaba escribir en él, aunque después lo dejé por temor a que alguien lo leyera. Ahora me doy cuenta de que desde muy temprana edad la privacidad es importante. Jamás me imaginé que escribir pudiera servir como terapia (…) me di cuenta de que cuando me siento bien reduzco significativamente la escritura en el diario. Como si la escritura fuera una necesidad cuando no me siento tan bien… ¿Será que los escritores utilizan la escritura como terapia? La verdad es que a mí me hace sentir bien. Expresar las emociones, aunque sea por este medio, sí que brinda libertad para permitirle a tu corazón liberarse un poco de la carga emocional que lleva dentro (Ramos, 2023).

Escritura terapéutica: ¿Cómo surge?

escritura terapéutica

El surgimiento de la escritura terapéutica se remonta a la década de los 80, y está marcado por la evolución en los enfoques de la psicoterapia y el desarrollo de nuevas estrategias para abordar episodios traumáticos. Así, este recurso ha revolucionado la manera en que enfrentamos las emociones y experiencias, dando lugar a la autoexpresión y reflexión.

Durante años, la relación entre la escritura y la salud emocional ha sido explorada en el contexto de la terapia. Comenzando con psicoterapeutas como Breuer y Freud, la mayoría de los enfoques terapéuticos han implicado que las personas reconozcan, nombren y compartan las experiencias que les causan estrés.

De esta manera, la escritura de cartas o diarios en el marco de los procesos de terapia se convirtió en un método efectivo para asimilar y gestionar emociones desagradables relacionadas con experiencias estresantes o traumáticas.

Escribir para logar el bienestar emocional

El acto de escribir ofrece un espacio seguro para explorar y procesar emociones difíciles, lo que explica que pueda conducir a una sensación de alivio significativo en aquellas personas que recurren a ella. De este modo, se entiende la escritura terapéutica como la práctica de anotar aquellos pensamientos y sentimientos displacenteros para poder procesarlos, aliviando así el dolor emocional.

La escritura y su impacto en la salud

Escribir sobre lo que pensamos y sentimos ha demostrado mejorar la salud y el bienestar, incluso en personas que no están bajo tratamiento terapéutico. En este sentido, practicar la escritura puede ser una herramienta sumamente útil para cuidar la salud mental, tanto para quienes se encuentran en un proceso terapéutico, como para los que no pueden acceder a la terapia psicológica (Chambers, 2019).

Ahora, la influencia de la escritura en la salud va más allá del ámbito emocional. Algunas investigaciones revelan que escribir sobre eventos significativos puede tener un impacto positivo en el sistema inmunológico. Aspecto que sugiere la existencia de una conexión entre la escritura y la salud física (Smyth y Helm, 2003).

bienestar emocional

La evidencia lo respalda

Existen estudios sobre escritura y salud que han presentado hallazgos interesantes. Por ejemplo, una investigación sobre los beneficios de la escritura de vivencias traumáticas, encontró que los participantes que escribieron sobre sus traumas personales mostraron mejoras en ciertos valores sanguíneos y en las tasas de ausentismo laboral (Smyth y Helm, 2003).

Adicionalmente, otro estudio encontró que escribir sobre cambios significativos está asociado con mejoras en la salud física y psicológica a lo largo del tiempo. Esta investigación sugiere que enfrentar experiencias traumáticas mediante la escritura puede llevar a una mejora en el bienestar general (Francis y Pennebaker, 1992).

El uso de la escritura para reducir el estrés

La escritura sobre pensamientos, sentimientos o experiencias desagradables puede tener un impacto significativo en la gestión del estrés. Esto se debe a que dicho proceso de expresión escrita permite comprender y procesar los eventos personales, reduciendo la carga emocional y el estrés asociado con esas experiencias. En este sentido, al confrontar activamente el malestar a través de la escritura, se pueden liberar emociones reprimidas, encontrar significado en las vivencias y obtener una mayor comprensión de uno mismo.

Así pues, la práctica de escribir lo que aqueja, puede servir como una poderosa herramienta de desahogo emocional en situaciones de estrés. Al volcar lo que angustia en un sitio específico, como puede ser una hoja de papel, se libera la carga emocional acumulada. En consecuencia, el proceso de expresión escrita permite externalizar las emociones de manera segura y privada, lo que puede reducir la ansiedad, la tensión y rumiación mental. Además, la escritura facilita la exploración y el procesamiento de emociones complejas, permitiendo dar sentido a experiencias difíciles.

Más allá del desahogo: La reflexión

escribir

A su vez, según explican varios expertos en el tema, escribir no solo es una forma de expresión emocional, sino también una herramienta para resolver problemas. Se apunta a que la escritura sobre situaciones estresantes puede ayudar a identificar y comprender los problemas, así como a evaluar posibles soluciones. Esta reflexión activa en cuanto a situaciones conflictivas conduce a una nueva perspectiva y herramientas para lidiar con ellas, conduciendo a la reducción del estrés inicial (López y Chávez, 2023).

Siguiendo esta línea, la escritura sobre experiencias personales difíciles puede servir como una forma de autocuidado y autoexploración. Al dedicar tiempo a reflexionar y documentar las vivencias, se puede fortalecer la autoconciencia, identificar patrones de pensamiento negativos y desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas. Con lo que el enfoque proactivo en la escritura como herramienta de gestión del estrés no solo puede mejorar el bienestar emocional a corto plazo, sino también fomentar un mayor autoconocimiento y crecimiento personal a largo plazo.

Conclusión

La práctica de la escritura no solo ofrece un medio para expresar emociones y reflexionar sobre experiencias significativas, sino que también puede tener efectos terapéuticos profundos en la salud física y emocional. Desde la terapia hasta la neurociencia, las investigaciones respaldan el poder sanador de la escritura.

Teniendo esto en cuenta, integrar tal práctica en programas de bienestar podría ser una estrategia valiosa para mejorar la salud de las personas. Por tanto, animar a llevar un diario y a escribir sobre los pensamientos, sentimientos y experiencias puede ser de mucha utilidad para mantener una vida más equilibrada, de bienestar emocional y satisfactoria.

Referencias bibliográficas

  • Chambers, A. (2019). Opening up by writing it down, third edition: How expressive writing improves health and eases emotional pain. Journal of Aggression, Maltreatment & Trauma, 29(3), 383-384. https://doi.org/10.1080/10926771.2019.1604601
  • Francis, M. E. y Pennebaker, J. W. (1992). Putting Stress into Words: The Impact of Writing on Physiological, Absentee, and Self-Reported Emotional Well-Being Measures. American Journal of Health Promotion, 6(4), 280-287. https://doi.org/10.4278/0890-1171-6.4.280
  • Jara, C., González, C. y Ramírez, A. (2024). Escritura terapéutica y Vivencias personales. Cuadernos Médico Sociales64(1), 21-24. https://doi.org/10.56116/cms.v64.n1.2024.1917
  • López, M. y Chávez, M. (2023). Manual para el manejo efectivo del estrés y la ansiedad. Programa institucional de tutorías.
  • Ramos, C. (2023). La escritura como terapia de liberación emocional para reducir síntomas de la depresión. Dilemas contemporáneos: Educación, Política y Valores, (3). https://doi.org/10.46377/dilemas.v10i3.3588
  • Smyth, J. y Helm, R. (2003). Focused expressive writing as self‐help for stress and trauma. Journal of clinical psychology, 59(2), 227-235. https://doi.org/10.1002/jclp.10144