Imaginemos una situación. Vas a presentarte a una entrevista laboral, estás tan seguro de que no saldrá bien que no consideraste útil prepararla; sabías que tus esfuerzos no valdrían la pena. Al hacerse el proceso de selección te dicen que no te han seleccionado y piensas: “¡Vaya, justo lo que creía!”. Veamos otro ejemplo. Una mañana antes de ir al trabajo leíste en el horóscopo que ese mes tendrías buena suerte laboralmente; eso te animó y durante todo el tiempo trabajaste mejor que nunca, con lo cual obtuviste el premio al empleado del mes. ¿Qué tienen en común ambos casos? ¿La capacidad de ver el futuro? En realidad no, pero sí son ejemplos de cómo las creencias sobre lo que va a ocurrir nos predisponen a actuar de una manera congruente a ello. Un aspecto estudiado por la psicología social. Veamos un poco más sobre las profecías autocumplidas en psicología.

¿Qué son las profecías autocumplidas?

El término fue acuñado por el sociólogo Robert Merton, quien describió este efecto como: “Una falsa definición de una situación o persona que evoca un nuevo comportamiento, el cual hace que la falsa concepción se haga verdadera. Esta validez engañosa perpetúa el error. El poseedor de la falsa creencia, percibirá el curso de eventos como una prueba de que estaba en lo cierto desde el principio”. 

Creencias que se vuelven realidad: Profecías autocumplidas. Imagen obtenida de: https://amadag.com/wp-content/uploads/2017/03/efecto-pigmalion-830x553-1280x720.jpg

Desde que las profecías autorrealizadas fueran descritas, en 1948, se han elaborado numerosos estudios para comprenderlas.

Uno de los más importantes fue la investigación de Robert Rosenthal y Lenore Jacobson, a partir de la cual se describió el conocido efecto Pigmalión.

Así mismo, las profecías autocumplidas han sido ampliamente estudiadas en psicología. Pero antes de hablar de esto, es necesario recalcar algo.

Las creencias no solo afectan a nuestras propias acciones sino a las de los demás

Existen dos tipos de profecías autocumplidas: las autoimpuestas y las impuestas por otros (Adler, 2016). Ya hemos hablado de las primeras y de cómo las expectativas que tenemos sobre nosotros mismos pueden conducirnos a realizar acciones que hacen que estas se cumplan. En cuanto a las segundas, nos encontramos las profecías autocumplidas que realiza un individuo por expectativas adjudicadas por alguien más.

Algunos tipos de profecías autorrealizadas

Efecto Pigmalión

Creencias que se vuelven realidad: Profecías autocumplidas. Imagen obtenida de: https://lascebrassalen.com/wp-content/uploads/2017/11/2201456491_a5b1c5d842_b-768x506.jpg

Es una de las profecías autocumplidas más conocidas en psicología. Prueba la importancia de las expectativas que ponen los docentes en sus estudiantes para aumentar o disminuir su desempeño académico.

Por lo tanto, la influencia en el trato que le dan a sus alumnos afecta su nivel de motivación. En consecuencia, contribuyen a que esas ideas preconcebidas puedan reforzarse e incluso cumplirse.

Ahora, también puede ocurrir a la inversa, ya que en el aula se da un proceso dinámico donde la actitud y motivaciones de los estudiantes pueden afectar las acciones de sus profesores. Veamos alguna profecía autocumplida más conocida en el ámbito de la psicología.

La confirmación del comportamiento

Se puede decir que es un tipo de profecía autocumplida a nivel social. Al igual que en el caso del efecto Pigmalión, las expectativas sociales que hacemos sobre los demás pueden ser internalizadas por el individuo, y este convertirlas en parte de su autoconcepto. Dicho fenómeno es de suma importancia, ya que no involucra únicamente el desempeño en un área sino también la manera en que construimos nuestra identidad y realidad. 

El estudio llevado a cabo por Mark Snyder y William Swann, en 1978, probó que las expectativas que tenemos sobre alguien pueden desencadenar comportamientos, como respuesta, que se mantienen incluso cuando ya no nos encontramos presentes.

Ciclos de retroalimentación

Estos no ocurren entre individuos como tal sino entre organizaciones o entes. Es el caso de “un sistema en el que dos o más aspectos de este se influyen entre sí” (Loper, 2014). Es decir, los bucles de retroalimentación tienden a desarrollar un impulso, las acciones realizadas por los elementos del sistema se siguen reforzando entre sí y este se perpetúa a sí mismo.

Imagen obtenida de: https://www.redaccion.com.ar/wp-content/uploads/2020/04/20201504_cobro_jubilacion_3.jpg

Para entender cómo funcionan los ciclos de retroalimentación, pongamos un caso: Empieza a correr el rumor de que un banco va a quebrar.

Como respuesta a este evento, la gente acude masivamente a retirar su dinero, lo cual hace que el banco realmente comience a tener problemas y, por lo tanto, más personas retiren su dinero. El ciclo se repite hasta que el banco finalmente quiebra, completando la profecía autocumplida.

En este ejemplo, se puede observar que las acciones que realiza un sistema o grupo pueden conducir a una respuesta que las refuerzan, generando, así, un ciclo de retroalimentación basado en una creencia falsa. 

Otro ejemplo aplicado a la política son los dilemas de seguridad. De acuerdo con John H. Herz, y su libro El internacionalismo idealista y el dilema de la seguridad (Idealist Internationalism and the Security Dilemma), esta es “una noción estructural en la que los intentos de autoprotección de los estados para cuidar de sus necesidades de seguridad tienden a dar lugar, independientemente de su intención, a la creciente inseguridad para los demás, ya que cada uno interpreta sus propias medidas como defensivas y las medidas de los demás como una amenaza potencial” (Herz, 1950, p.157)

Ejemplos de profecías autocumplidas 

Shrek, ¿estereotipos como creadores de profecías autocumplidas?

A pesar de ser una película destinada a un público infantil, es un material ideal para observar el efecto de las expectativas sociales sobre la autoimagen de un individuo. Al principio del film, Shrek muestra una actitud aterradora, además de expresar satisfacción por el miedo que logra generar como ogro.

Creencias que se vuelven realidad: Profecías autocumplidas. Imagen obtenida de: https://megandevito.files.wordpress.com/2016/03/12.jpg?w=825

Sin embargo, más adelante, descubrimos que detrás de este comportamiento se encuentra un personaje que fue tratado con miedo y violencia por otros movidos por prejuicios y creencias erróneas; hasta que, finalmente, este internalizó la imagen que se tenía de él y empezó a actuar de dicho modo. Confirmando así las creencias de los demás.

Además, se puede apreciar en el film que dicha actitud se mantiene incluso con personajes que no lo ven de tal forma, como el caso de Burro. 

Hemos visto que las expectativas de una persona sobre otra pueden influir en su comportamiento y, consecuentemente, en su autoimagen. Esto va a depender de factores sociales, culturales y personales, entre otros.

Un ejemplo de ello puede ser el aspecto temporal de la relación o el vínculo establecido. Por ejemplo, es mas probable que se genere un cambio si las expectativas provienen de un familiar que de una persona desconocida. 

Ahora bien, ¿qué sucede cuando muchas personas piensan lo mismo sobre un individuo? En estos casos se puede observar un efecto acumulativo y la creencia se vuelve más “poderosa”, por así decirlo. De esta forma, los estereotipos se pueden convertir en creadores de profecías autocumplidas a gran escala.

Profecías autocumplidas y habilidades matemáticas: ¿Cuestión de género?

Tomemos el caso de la creencia popular de que los hombres tienen un mejor desempeño en matemáticas con respecto a las mujeres. Actualmente, esta diferencia se explica desde dos posturas, la neuropsicología, que propone bases biológicas, tal como la teoría de la lateralización de Geschwind y Balabunda; y la postura socioeducativa, que atribuye su origen a patrones de socialización y experiencias educativas.

Ahora, independientemente de la predisposición biológica para realizar determinadas actividades con mayor facilidad o no, estas pueden ser más o menos desarrolladas según la estimulación ambiental o el contexto.

Así pues, el origen de tal creencia puede tener también que ver con los estereotipos de género subyacentes. Por ejemplo, visto desde la profecía autocumplida, si los padres o profesores tienen pocas expectativas en el desempeño académico de matemáticas de las niñas, desde la infancia puede que se les inculque más interés en otras áreas, como la lectura

Por otro lado, si a los niños se les refuerzan las formaciones mas científicas y se sostienen expectativas positivas al respecto; esta dinámica quizás se mantenga a lo largo de su proceso educativo hasta que, eventualmente, quienes internalizaron las expectativas que se tenían sobre ellos optaron por profesiones fomentadas por tales estereotipos iniciales.

Conclusión

Independientemente de si las creencias se sostienen sobre hechos reales o no, estas pueden tener consecuencias reales. Y es que, como seres biopsicosociales, somos susceptibles a la influencia de las personas en nuestro entorno. Por ello, ser conscientes de los sesgos a los que estamos sujetos puede ayudarnos a identificarlos y mejorar la relación que mantenemos con nosotros mismos y los demás. Esta breve nota sobre las profecías autocumplidas, que destacan en campos como la psicología, esclarecen algunos conceptos que pueden confundirse.

Si los individuos definen las situaciones como reales, son reales en sus consecuencias.

William I. Teorema de Thomas.

Referencias bibliográficas

  • Adler, R. B., Rosenfeld, L. B., Proctor II, R. F. y Winder, C. (2016). The process of Interpersonal Communication. Don Mills. Oxford University Press.
  • del Río, M. F., Strasser, K. y Susperreguy, M. I. (2016). ¿Son las habilidades matemáticas un asunto de género?: Los estereotipos de género acerca de las matemáticas en niños y niñas de Kínder, sus familias y educadoras. Calidad en la educación, 45, 20-53. https://doi.org/10.4067/S0718-45652016000200002
  • Eden, D. (1992). Leadership and expectations: Pygmalion effects and other self-fulfilling prophecies in organizations. The Leadership Quarterly, 3(4), 271-305. https://doi.org/10.1016/1048-9843(92)90018-B
  • Loper, C. (22 de septiembre de 2014). Feedback Loops: Virtuous Cycles and Downward Spirals. Northwest Educational Services. https://www.nwtutoring.com/2014/09/22/feedback-loops/
  • Madon, S., Jussim, L., Guyll, M., Nofziger, H., Salib, E. R., Willard, J. y Scherr, K. C. (2018). The accumulation of stereotype-based self-fulfilling prophecies. Journal of Personality and Social Psychology, 115(5), 825-844.
  • Ruiz Martin, H. (2020). ¿Cómo aprendemos? Una aproximación científica al aprendizaje y la enseñanza (1a edición). Editorial Graó
  • Schaedig, D (2020)Profecía autocumplida y el efecto pigmalión. https://www.simplypsychology.org/self-fulfilling-prophecy.html
  • Vargas Castro, D. A. (2016). Profecía autocumplida o los dos tiempos de la verdad. Desde el Jardín de Freud, 16, 63-75. https://doi.org/10.15446/djf.n16.58154
  • Vega, M. L., Vidal, D. y García, M. del P. (2013). Avances acerca de los efectos del aprendizaje cooperativo sobre el logro académico y las habilidades sociales en relación con el estilo cognitivo. Revista Colombiana de Educación, 1(64), 155-174. https://doi.org/10.17227/01203916.64rce155.174