Uno de los síndromes de falsa identificación delirante es el síndrome de Frégoli. Más adelante especificaremos la definición pero, por ahora, pongámonos en situación. Imagina que un día sales a la calle y comienzas a notar algo extraño. Estás convencido de que las personas que te son familiares y vas encontrándote, en realidad, no son ellas. Están siendo suplantadas por un individuo que es capaz de disfrazarse perfectamente de todas y cada una de dichas personas. Veamos un poco más en qué consiste el síndrome de Frégoli y por qué quien lo padece piensa que está rodeado de personas disfrazadas.

El síndrome de Frégoli: ¿Quiénes me rodean?

Ya hablamos en una de nuestras notas del síndrome de falsa identificación delirante (SFID), este consiste en la convicción de que las personas o lugares son sustituidos o duplicados.

man wearing white face mask

Se han identificado cuatro tipos del SFID: El síndrome de Capgras, síndrome de Frégoli, síndrome de intermorfosis y el de dobles subjetivos.

Más adelante, se clasificarán como delirios de falsa identificación y se dividirán en falso reconocimiento delirante positivo y falso reconocimiento delirante negativo (Rodríguez, 2008).

¿Qué es el síndrome de Frégoli?

Descrito en 1927 por Paul Courbon y Gabriel Fail, este síndrome consiste en la convicción de la persona, de carácter delirante, de que un individuo (que concibe como un perseguidor que quiere dañarle, aunque esto no es así, en algunas ocasiones) toma la apariencia de personas que este conoce o le son familiares.

Es decir, el proceso de identificación queda colapsado, de modo que el paciente es incapaz de atribuir unicidad a una sola persona. Por tanto, el objeto no está mal identificado, pero sí lo está el reconocimiento de la imagen.

La aparición de este cuadro se ha asociado a una lesión o disfunción cerebral focal o generalizada, habiendo cierto consenso en la presencia de deterioro del hemisferio derecho y, encontrándose la mayoría de casos asociados a personas con esquizofrenia (especialmente de tipo paranoide).

Así pues, concretando un poco más, esto puede ocurrir en personas que presenten un trastorno afectivo, trastorno esquizoafectivo, demencia, infarto cerebral, epilepsia, tumor hipofisario, SIDA, diabetes mellitus y erotomanía (Edelstyn, 1996). 

¿Quién fue Leopoldo Fregoli?

Quizás con la siguiente explicación podemos entender un poco más sobre esta compleja condición. Tenemos la respuesta en el cantante, actor y transformista italiano Leopoldo Fregoli (1867-1936). Y es que, el afamado artista era reconocido por su gran habilidad de imitación y cambio de papeles en diversos personajes.

Fotos de stock gratuitas de Arte, blanco y negro, disfraz

De este modo, sus actuaciones se caracterizaban por rápidos cambios de un papel a otro, incluyendo vestuario, maquillaje y demás caracterizaciones. Sus obras contaban con un número infinito de personajes que iba representando.

Hipótesis propuestas del síndrome de Frégoli

Entre algunas de las hipótesis, encontramos la propuesta por los psicólogos Hadyn Ellis y Andy Young (1990) que, utilizando el modelo cognitivo de Bruce y Young (1986), trataron de desentrañar la incógnita del síndrome de Frégoli y el delirio de Capgras.

Según ambos autores, el contenido delirante del presente síndrome se asocia a un problema en los nodos de identidad de la persona y el sistema cognitivo relacionado.

De esta forma, el sistema cognitivo sobreexcitaría algunos nodos de identidad dando lugar a que un nodo particular se active de tal manera que se identifique a una persona familiar como si estuviera presente, incluso cuando no lo esté.

Además, dicha hiperactivación inadecuada no solo tiene por qué ocurrir con una persona, sino que puede extenderse a un gran número de personas del contexto social que rodean al paciente.

Por otro lado, la hipótesis de V. S. Ramachandran y Sandra Blakeslee (1998), propone que se produce una interrupción en el procesamiento facial. De este modo, conexiones hiperactivas en estructuras temporo-límbicas daría lugar a una alteración en el sistema de reconocimiento facial y el complejo amigdalino.

Esto conllevaría una sobreexcitación inadecuada para ver caras desconocidas, derivando en la convicción de que las personas que rodean a una persona con el síndrome de Frégoli parecieran personas disfrazadas (Langdon et al., 2014).

Casos del síndrome de Frégoli

El paciente A acudió al servicio de psiquiatría con un cuadro de esquizofrenia. Aseguraba que la crema facial, que utilizaba diariamente, era de gran atracción para las estudiantes. Además, estaba convencido de que dicha crema mejoraba su aspecto facial.

No con esto, conoció a una chica en las redes sociales, pero los intereses no eran los mismos y la joven terminó por retirarse.

white human face carved on white wall

El paciente A empezó a pensar que cada vez que una chica contactaba con él, en realidad era la anterior disfrazándose de otras mujeres.

De hecho, afirmó que esto era debido a que utilizaba dicha crema facial, que hacia que su rostro adquiriera otras apariencias (Kochuparackal y Simon, 2012).

Veamos otro caso de una paciente con esquizofrenia, llamémosla B, que desarrolló el síndrome de Frégoli durante varios años.

B es una maestra de escuela que empezó a tener la convicción de que uno de sus compañeros, el señor C, tenía un afecto especial hacia ella.

Comenzó a especular sobre la situación familiar del señor C y a sumergirse en pensamientos cada vez más inverosímiles.

B se trasladó a otra escuela, pero no terminó ahí, empezó a pensar que su nuevo compañero, el señor D, en realidad era C disfrazado. También creía que el señor C era capaz de tomar la apariencia de quien quisiera, disfrazándose incluso de mujeres.

El delirio llegó tal punto que la paciente A veía al señor C en los padres de sus estudiantes e incluso en el sacerdote de la iglesia (Kumar et al., 2018).

Tratamiento

A pesar de que hay escasa investigación sobre este síndrome y, en general, sobre los síndromes de falsa identificación delirante, se determinan tres factores que pueden cambiar la evolución del cuadro. Según Miętkiewicz et al. (2018) son los siguientes:

  1. El daño cerebral y las conexiones neuronales están relacionadas con procesos de neuroplasticidad (por ejemplo, tras lesiones cerebrales), o con procesos neurodegenerativos (por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer).
  2. El paciente se somete a una terapia adecuada.
  3. El paciente recibe apoyo de la familia/tutor.

Asimismo, todavía no hay ningún tratamiento eficaz como tal para esta condición. Sin embargo, este (según el cuadro) incluiría neurolépticos, antiepilépticos, antidepresivos, electroterapia o benzodiacepinas.

Para aquellas personas con esquizofrenia de tipo paranoide se ha utilizado fototerapia y neurolépticos de acción prolongada, constatándose una mejoría tras la toma de trifluoroperazina. Junto al tratamiento psicofarmacológico, es importante que haya una correcta integración de factores psicológicos, biológicos y sociales. 

Conclusión

Este fenómeno psicopatológico es, como poco, curioso. En el síndrome de Frégoli los pacientes creen que las personas están disfrazadas, pero según las investigaciones más actuales aún queda mucho por descubrir.

Si bien hay cierto consenso en algunos factores, los síndromes de falsa identificación delirante todavía suponen una incógnita.

Así mismo, estudios donde se incluya un perfil neuropsicológico podrían ser esclarecedores para indagar sobre aquellos aspectos deteriorados y sacar conclusiones.

Por ahora, saber por qué en el síndrome de Frégoli se cree que las personas de alrededor están disfrazadas sigue siendo una pregunta abierta.

Referencias bibliográficas

  • Andreou, C., Petrikis, P., Bozikas, V., Giannakou, M., Kosmidis, M. y Karavatos, A. (2006). Neuropsychological profile of a patient with Fregoli syndrome. Annals of General Psychiatry, 5(S1), S272. https://doi.org/10.1186/1744-859X-5-S1-S272
  • Edelstyn, N. M. J. (1996). Visual Processing in Patients with Fregoli Syndrome. Cognitive Neuropsychiatry, 1(2), 103-124. https://doi.org/10.1080/135468096396587
  • Kochuparackal, T. y Simon, AE. (2012). Un caso “contemporáneo” del síndrome de frégoli. El compañero de atención primaria para los trastornos del SNC14(1), PCC.11l01227. https://doi.org/10.4088/PCC.11l01227
  • Kumar, P. N. S., Gopalakrishnan, A. y Williams, M. (2018). A case of Fregoli syndrome in schizophrenia. Asian Journal of Psychiatry, 36, 119-120. https://doi.org/10.1016/j.ajp.2018.07.003
  • Langdon, R., Connaughton, E. y Coltheart, M. (2014). The Fregoli Delusion: A Disorder of Person Identification and Tracking. Topics in Cognitive Science, 6(4), 615-631. https://doi.org/10.1111/tops.12108
  • Miętkiewicz, K., Litwin, K., Leis K., Gapska, D., Aleksiewicz T. y Gałązka, P. (2018). Fregoli syndrome. Psychiatria i Psychologia Kliniczna, 18(3), 325-329. https://doi.org/10.15557/PiPK.2018.0041
  • Rodríguez, T. M. (2008). Síndrome de Frégoli: A propósito de un caso. Alcmeon, Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica. 14(4). 24-36. https://www.alcmeon.com.ar/14/56/05_maza.pdf
  • Ventriglio, A., Bhugra, D., De Berardis, D., Torales, J., Castaldelli-Maia, J. M. y Fiorillo, A. (2020). Capgras and Fregoli syndromes: Delusion and misidentification. International Review of Psychiatry, 32(5-6), 391-395. https://doi.org/10.1080/09540261.2020.1756625