La escalada como deporte se ha ido popularizando desde los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, al tiempo que ha venido acrecentándose por su naturaleza competitiva, así como por las retribuciones económicas obtenidas como producto de su práctica en algunos países. Esto ha llevado a que muchos deportistas busquen la profesionalización en este deporte enfocándose en mejorar sus entrenamientos y rendimiento. Pero, ¿cómo ha impactado esta creciente popularidad en la forma en que se entrena y compite en la escalada deportiva? Veamos por qué la escalada es un deporte que desafía las alturas.

¿Qué es la escalada o alpinismo?

La escalada deportiva es una actividad que puede practicarse en distintas franjas etarias, comenzando en la etapa infantil y extendiéndose a etapas adultas. Por su complejidad, requiere de un cuerpo técnico capacitado en los procesos de entrenamiento de las diferentes categorías de formación. De hecho, en todos los casos, la orientación y supervisión de profesionales es fundamental. Por tanto, es un deporte que se adapta a los objetivos, capacidades y condiciones de cada practicante.

Además, es un ejercicio físico que posee un gasto calórico elevado de unos 9.0 METs, que puede equipararse a correr unos 10km por hora. Y es que, involucra el trabajo de distintos grupos musculares, lo cual, contribuye a un desarrollo corporal equilibrado. En este sentido, requiere de un alto nivel de rendimiento físico para cumplir con los resultados competitivos planeados, que no serán posibles sino se planifica adecuadamente la carga física (De La Torre Cañadas Gómez, 2021).

Un deporte de subida

La práctica de este deporte se encuentra dentro de los deportes denominados como outdoor o deportes al aire libre. Sus practicantes se motivan a realizarlo por el contacto con la naturaleza, el cual, genera satisfacción y despreocupación al mismo tiempo.

Este contacto, fomenta el cuidado y la conservación del medio natural, evitando acciones que puedan perturbarlo. Por lo que se recomienda su realización desde etapas tempranas para generar mayor conciencia ecológica en los deportistas.

La escalada deportiva es un deporte paralímpico, lo que quiere decir que las personas con discapacidad pueden realizarlo de manera competitiva. En este punto, cabe hacer mención de la relación positiva que existe, en términos de salud, entre el deporte y discapacidad. Por ejemplo, podría mencionarse el caso de las personas con discapacidad visual que ejecutan este deporte obteniendo distintos beneficios psicofísicos con su práctica, entre los que pueden mencionarse mayor autoconfianza, persistencia y autonomía ligados a mejoras en la condición física y, con ello, en su calidad de vida.

Tres modalidades competitivas en el alpinismo

  • Velocidad: Consiste en escalar un muro de 15 metros de altura en una ruta que no presenta variaciones. Se evalúa en este caso el tiempo de escalada, por lo que, la idea sería escalar el muro en el menor tiempo posible.
  • Bulder: Se escala un muro de 4 metros de altura, teniendo cinco minutos para llegar a un punto de la ruta denominado top. Cuenta no solo el cumplimiento del tiempo sino la precisión de los movimientos en el desplazamiento para poder realizar la escalada.
  • Dificultad: La idea es escalar ascendiendo lo máximo que sea posible, agregando la dificultad de que los escaladores contarán con un arnés y una cuerda debiendo engancharse o clipear en puntos específicos, en cintas con mosquetones. Cuentan con un único intento y seis minutos para llegar hasta la cúspide de la ruta. En todas las modalidades competitivas expuestas, este deporte que desafía las alturas busca que sus competidores asciendan cada vez más.  

Entornos naturales y artificiales para el alpinismo

Veamos ahora cuáles son los contextos de práctica de esta disciplina:

  • Entornos naturales: Son lugares incluidos en el medio natural. La práctica se realiza bajo ciertas condiciones de seguridad, como el uso de cuerdas dinámicas, mosquetones, cintas exprés, casco y arnés. La ayuda de compañeros es esencial para proporcionar mayor seguridad al escalador a medida que va ascendiendo.
  • Entornos artificiales: Conocidos también como rocódromos. El equipo o material utilizado implica un suelo o superficie acolchonada que protege de las caídas. Esto es, suficiente en la modalidad de bulder, puesto que en velocidad y dificultad a demás son necesarias las cuerdas. Existe material o equipo utilizado en todas las modalidades, como pueden ser los zapatos de escalada denominados pies de gato y el polvo de magnesio, que facilita el agarre de las manos (Mendoza Muñoz, 2022).

¿Qué hay de los escaladores?

Los criterios de selección para los talentos en la escalada deportiva se relacionan con la condición física en resistencia, fuerza y velocidad. La propuesta más adecuada para evaluarlas implica la realización de una escalada que permitirá analizarlas antes, durante y después de ejecutarla, conociendo de este modo las condiciones física del escalador para visualizar si está apto para practicar el deporte o no (Delgado-Navas y Bravo-Navarro, 2021).

Cualidades físicas

Existen distintas cualidades físicas que pueden observarse en los escaladores de élite, aunque no garantizan mejores resultados competitivos en la disciplina, necesariamente. Estas cualidades son el peso, la estatura y grado moderado de hipertrofia con considerable envergadura. Es esperable que un menor peso sumado a una estatura pequeña dé como resultado un mejor desempeño deportivo.

Variables psicológicas

En cuanto a la incidencia de variables psicológicas en el rendimiento de los escaladores existen pocos estudios, pero de estos se desprende que la motivación y búsqueda de sensaciones, con autopercepción positiva de sí mismos, es similar en todos los niveles. Por otra parte, el estrés incide de manera diferente en los escaladores que inician o se encuentran en un nivel intermedio, al compararlos con los de alto nivel. En términos de rendimiento, podría afirmarse que no existen diferencias significativas en los primeros niveles.

En cuanto a la ansiedad, los niveles óptimos de ansiedad cognitiva son positivos para el rendimiento, en la medida en que no deriven de una sensación de descontrol de la situación, como sucede en iniciados por encontrarse en alturas a las que no están acostumbrados. Por último, la práctica de visualización posibilita una previsualización de las rutas. Su utilidad recae en los escaladores más experimentados por producir una alteración de la técnica de ejecución de los movimientos durante la vía.

La escalada: un deporte que desafía las alturas

Capacidades condicionantes

La resistencia a la fuerza se define como una capacidad que condiciona el rendimiento. Al respecto, podría mencionarse que los escaladores de alto nivel poseen mayor resistencia de la  musculatura en el tronco superior que va reduciéndose con variados intervalos de actividad. La resistencia-fuerza es necesaria para mantener el agarre por tiempos prolongados, pues permite mantener la fuerza de manera constante durante el lapso que dure el gesto deportivo.

Pero también pueden aparecer riesgos…

La práctica de esta disciplina, como deporte que desafía las alturas, puede llevar a sus practicantes a padecer lesiones deportivas, tener accidentes y sufrir caídas sino ejecutan las técnicas de manera efectiva. Estas pueden generar daños irreversibles que no les permitan continuar con la misma, o incluso llevarlos hasta la muerte.

Asimismo, hay que considerar que los medios naturales son poco controlados, por lo que las condiciones meteorológicas pueden generar escenarios adversos para los entrenamientos e incluso competencias, poniendo en riesgo la vida de los practicantes (López Laval y Sitko, 2019).

Conclusión

Si bien la escalada deportiva se ha venido popularizando en los últimos años, no es un deporte que pueda practicarse por cualquier persona ni en cualquier lugar, dados los requerimientos específicos para ello. Por esta razón, contar con orientación de profesionales resulta primordial. Y es que, al ser catalogado como un deporte que desafía las alturas, sin dudas tiene múltiples riesgos para sus escaladores, de ahí que contar con el equipo de protección es necesario para reducir daños. Por último, las variables psicológicas toman un papel importante en el desarrollo de esta actividad, en este sentido, Si te interesa la psicología aplicada al deporte, te invitamos a conocer nuestro curso en psicología deportiva.

Referencias bibliográficas

  • De La Torre Cañadas Gómez, L. F. (2021). Validación teórica de ejercicios de resistencia-fuerza para la prueba combinada de escalada deportiva, categoría juvenil-senior. PODIUM – Revista de Ciencia y Tecnología en la Cultura Física, 16(1), 138-146.
  • Delgado-Navas, J. D. y Bravo-Navarro, W. H. (2021). Propuesta de criterios de selección de talentos en la escalada deportiva. Revista Arbitrada Interdisciplinaria KOINONIA, 6(2), 156-173. http://dx.doi.org/10.35381/r.k.v6i2.1233
  • López Laval, I. y Sitko, S. (2019). Escalada deportiva: un deporte con explicación poli factorial del rendimiento. Revista Internacional de Deportes Colectivos, 37, 23-34.
  • Mendoza-Muñoz, R. (2022). Beneficios de la práctica de la escalada deportiva. Revista de Investigación Cuerpo, Cultura y Movimiento, 12(2), 1-10. https://doi.org/10.15332/2422474X.7883