En los últimos años, por medio de investigaciones científicas y estudios neuropsicológicos, se ha utilizado la realidad virtual como un recurso eficaz en terapias de rehabilitación neurológicas, así como en tratamientos de diversos trastornos. Este tipo de tecnología avanzada es un tema de interés para muchos investigadores clínicos ya que posee efectos estimulantes en ciertas áreas del cerebro, influyendo en mecanismos de neuroplasticidad. La realidad virtual interviene para la mejora en la calidad de vida de personas que padecen de algún deterioro cerebral. En este caso, hablaremos de la realidad virtual como tratamiento para las demencias.

¿Qué es la realidad virtual?

La realidad virtual (RV) es una técnica que provoca sensaciones reales en el escenario y ambiente donde se lleva a cabo. Siguiendo esta línea, permite que las personas interactúen con el mundo virtual desde diferentes perspectivas de manera ficticia. Esto se consigue a través del uso de equipos informáticos como mandos de control, guantes, sonido 3D, gafas y otros accesorios (Díaz y Lozano, 2018).

Moyle et al. (2015) mencionan que la realidad virtual proporciona nuevas formas incorporadas de evaluar el funcionamiento de nuestro cerebro. Además, describe que:

La realidad virtual es un conjunto de tecnologías sofisticadas: un ordenador o dispositivo móvil con imágenes en 3D, donde se utiliza tecnología de videojuegos que involucra sensores de movimiento para crear un entorno interactivo. Y, donde los aplicadores pueden manipular varios objetos animados que permanecen en la pantalla para ser manipulados mientras las manos del usuario sean detectables por el movimiento (p. 479).

Realidad virtual y demencias - dispositivo - NeuroClass

Los equipos visores que se utilizan en la RV permiten trabajar simultáneamente ciertos procesos psicológicos como la percepción y el movimiento.

En consecuencia, hacen posible que la persona pueda movilizarse a su alrededor para observar y percibir el ambiente que le rodea desde diferentes ángulos.

Ahora, actualmente, para utilizar un equipo de realidad virtual se han de conocer los cuidados de los accesorios. Sobre todo de la pantalla, para que no afecte al examen experimental en el paciente. 

¿Qué es la neurovirtualidad?

Un componente esencial, para obtener resultados positivos en tratamientos cerebrales y en áreas concretas, es la utilización de la neurovirtualidad, dado que contiene beneficios a corto y largo plazo para la neurorrehabilitación.

Los autores Ruiz et al. (2019) definen la neurovirtualidad como un conjunto de procesos que modulan la activación de los mecanismos de neuroplasticidad a través de la realidad virtual. Así mismo, actúa en trastornos neurológicos que afectan el equilibrio, la memoria y el aprendizaje. Sin embargo, no hay que olvidar que estos métodos no reemplazan a un terapeuta. 

Referente a esto, el uso de la realidad virtual dentro de las demencias, puede parecer atractivo para muchos pacientes, aunque el encargado de aplicar tal práctica en un tratamiento debe ser siempre un profesional de la salud.

Con la neurovirtualidad se obtienen resultados que favorecen a las personas que padecen demencia, parkinson, ictus, traumas craneoencefálicos y algunas fobias, en especial la acrofobia. Incluso, puede utilizarse en el tratamiento para combatir la ansiedad, gracias a los estímulos provocados en su utilización.

La realidad virtual como tratamiento terapéutico en la actualidad

Hoy en día, se ha conseguido desarrollar una mayor gama de accesorios. Gracias a esto, los rostros se puedan observar lo suficientemente detallados para que los participantes puedan distinguir las expresiones faciales y tengan una experiencia más real. Asimismo con el nuevo equipo y diversas actualizaciones, el uso de los guantes puede ser opcional.

Muchos investigadores han optado por utilizar innovadores aparatos con costos más elevados, ya que la calidad de la imagen que proyectan las gafas, en ocasiones, no es lo suficientemente buena. Por esto, cada vez más, los aplicadores se preocupan por cómo se perciben los estímulos visuales y buscan equipos más completos.

Imagen obtenida de: https://us.123rf.com/450wm/dolgachov/dolgachov1702/dolgachov170201022/71148779-anciano-en-casco-de-realidad-virtual-o-gafas-3d.jpg?ver=6

Wilson y Soranzo (2015) dan a conocer una desventaja de los aparatos experimentales tradicionales, la baja calidad en la percepción visual.

Es por esto que la tecnología avanzada de realidad virtual permite un control total de la cantidad de luz que llega a los ojos de los observadores y de la disposición de las superficies en la escena visual.

Uno de los motivos por el cual se han llevado a cabo nuevas investigaciones es la búsqueda de diversos métodos de ajuste en las terapias de neurorrehabilitación.

Referente a esto, se proponen estudios cuyo objetivo sea evaluar el uso de la realidad virtual. Sobre todo para personas con demencia, donde se han utilizado agentes sociales inteligentes, como un avatar, que es una imagen que representa a la persona que participa en el mundo virtual. Todo ello con el fin de servir como una ayuda que guie a las personas con esta patología (Moyle et al., 2015).

Demencia

Para realizar un contraste con la realidad virtual y la demencia, es importante conocer cuáles son los síntomas de esta enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2020) define a la demencia como “un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria”.

La demencia es un síndrome que padecen mayormente los adultos con mayoría de edad y que altera, principalmente, a la memoria. Ahora, no todas las demencias presentan dificultades en la memoria, esto depende y varía según el tipo de demencia que se presente.

En este sentido, también pueden quedar afectadas otras funciones. Por ello, la realidad virtual es factible y compatible para evaluar la memoria espacial por medio de efectos personalizados según el beneficio de cada persona.

Aplicación de la realidad virtual en las demencias

Con el tratamiento para la demencia por medio de la RV se han obtenido resultados positivos. Entre ellos, mejora la calidad de vida de las personas que lo padecen, pero también se encuentran limitaciones como la presencia de mareo y náuseas.

La realidad virtual como tratamiento para las demencias. Imagen obtenida de: https://cdn.aarp.net/content/dam/aarp/home-and-family/personal-technology/2018/12/1140-vr-patient-esp.imgcache.rev.web.900.513.jpg

Asimismo, el equipo tecnológico puede dificultar la adaptación en los adultos mayores, llegando al punto en el que se sientan incómodos con sus accesorios; es por esto que se debe escoger un método adecuado en su utilización.

El método que se utiliza actualmente se centra en trabajar la parte cognitiva de los pacientes por medio de juegos con un enfoque de entrenamiento cognitivo, cuya finalidad es establecer y evaluar el deterioro cognitivo en cualquier tipo de demencia (Rodríguez et al., 2020).

Por otra parte, para aplicar la realidad virtual en las demencias, se ajusta el equipo de RV de acuerdo a las necesidades del paciente. Seguido a esto, se comienza a realizar la estimulación cognitiva.

La estimulación cognitiva en la realidad virtual

La realidad virtual también es una tecnología cognitiva capaz de trabajar con los mecanismos cerebrales. Es por ello que Riva (2020), sostiene que el cerebro desarrolla un modelo interno donde comienzan a intervenir los mecanismos cerebrales encargados de regular la estimulación corporal que se va obteniendo, poco a poco, dentro de la aplicación de la realidad virtual. 

Por ende, este método permite que las personas puedan manipular y explorar dichas experiencias que ellos mismos comienzan a crear mediante la realidad virtual. Y es que, esta tecnología muestra las consecuencias sensoriales que se van creando como resultado de las acciones que el cerebro controla en la RV. Permitiendo, de esta forma, que el paciente perciba experiencias similares que las que se tienen en el mundo real.

Con esto, es importante mencionar que mientras más similar sea el modelo de la realidad virtual al modelo del cerebro, las personas tendrán más sensaciones parecidas a las del mundo real, por lo que la experiencia será más atractiva y eficaz. 

Así pues, con este programa se recomienda iniciar en un nivel que permita al paciente hacer movimientos factibles para que se sienta cómodo. Y, además, pueda realizar de manera eficaz los ejercicios guiados por el terapeuta.

Ventajas y desventajas del uso de la realidad virtual como tratamiento

Ventajas

La principal ventaja que conlleva el uso de la realidad virtual es que se puede observar de manera inmediata el control y los movimientos de los pacientes con demencia. De esta manera, los profesionales sanitarios puedan valorar el tratamiento. Otras ventajas incluyen:

  • El terapeuta puede evaluar el equilibrio de la persona.
  • Se puede evaluar el agarre y las habilidades motoras finas porque los pacientes deben  mantener los botones pulsados.
  • Una figura en la pantalla refleja los movimientos del jugador.
  • Mayor retroalimentación visual del terapeuta sobre la calidad del movimiento del paciente.
  • La evaluación también puede ser ecológica. Esto se debe al uso de los elementos y tareas que ellos pueden realizar en su cotidianidad. Por ejemplo, los programas que se llevan a cabo en un supermercado.

Desventajas

El hecho de no poder ajustar la configuración del equipo puede producir resultados poco claros. En consecuencia, se recomienda repetir la prueba. Y, en ocasiones, puede resultar agotador para el paciente. Asimismo, el uso de esta tecnología avanzada también tiene otras desventajas:

  • Los terapeutas no pueden ajustar la configuración del juego (velocidad/dificultad del equipo).
  • Muchos juegos requieren que el paciente sostenga el mando y presione/suelte los botones pequeños.
  • Los modelos antiguos no detectan los movimientos de la mano, la muñeca y/o el antebrazo.

Conclusión

Finalmente, hoy en día, las investigaciones de la realidad virtual y neurovirtualidad cada vez son más precisas. A tal punto, que forman parte del tratamiento para las demencias. Es más, esto trae consigo diversos beneficios como, por ejemplo, un uso seguro.

Sin embrago, es importante recalcar que aún es necesario continuar con estudios sobre tal tecnología avanzada. Saber cómo utilizar el equipo y las herramientas informáticas de la realidad virtual, tomando en cuenta que solo una persona especialista en el tema puede aplicar dicho tratamiento.

Referencias bibliográficas

  • Díaz Pérez, E. y Flórez Lozano, J.A. (2018). Realidad virtual y demencia. Revista de Neurología66(10), 344-352. https://bit.ly/2Yi8xTw
  • Moyle, W., Jones, C., Dwan, T. y Petrovich, T. (2018). Effectiveness of a virtual reality forest on people with dementia: A mixed methods pilot study. The Gerontologist58(3), 478-487 https://bit.ly/3opgwsD
  • Organización Mundial de la Salud (2020). Demencia. Recuperado de: https://bit.ly/2YnPDKV
  • Rodríguez, A.V.G., Uquillas, A.A.T. y Almache, J.P.P. (2020). La realidad virtual y su aplicación en el tratamiento de la demencia: Una revisión de la literatura científica. La Ciencia al Servicio de la Salud11(2), 13-24. https://bit.ly/35UyoFp
  • Riva, G. (2020). Virtual reality in clinical psychology. Reference Module in Neuroscience and Biobehavioral Psychology. https://bit.ly/3r29RWP
  • Ruiz, M.L., Nieves, M.T.P. y Arce, S.A (2019). Neurovirtualidad, neuroplasticidad y neurorrehabilitación. Kranion, 14(3), 5-11. https://bit.ly/3a46CYb 
  • Wilson, C. J., y Soranzo, A. (2015). The use of virtual reality in psychology: A case study in visual perception. Computational and mathematical methods in medicine2015. https://bit.ly/2M7bNPc