En medio de su show en vivo, la cantante Katy Perry experimentó un episodio que preocupó a sus fans cuando no pudo abrir uno de sus ojos. En el momento en el que la artista termina de cantar una de sus canciones y el público la ovaciona, intenta abrir ambos ojos pero el derecho no le responde. Mientras, el izquierdo permanece abierto sin inconveniente. El fenómeno se hizo viral. ¿Estamos ante una alteración neurológica? Aquí te lo explicamos.

¿Puede tener Katy Perry un blefaroespasmo?

Lo que aparentemente sufrió Katy Perry se llama blefaroespasmo, y una de las causas se debe a una alteración neurológica.

El blefaroespasmo, también conocido espasmo del párpado, contracción del ojo, contracción del párpado, o mioquimia, consiste en el cierre involuntario de los párpados.

Katy Perry: ¿Una alteración neurológica o parte de su show? 
Pacheco, G. (2022). Katy Perry en show. [Fotografía]. Recuperado de www.excelsior.com

Es una contracción espasmódica repetitiva por la contracción del músculo circular que rodea el ojo (músculo orbicular). Es intenso, crónico, y bilateral.

Este tipo de contracciones involuntarias de los músculos se deben al mal funcionamiento de las neuronas del sistema nervioso central e implica al quinto y séptimo nervio craneal.

En muchos casos, el blefaroespasmo se asocia a un problema ocular, cuando en realidad se trata de un problema neurológico. Si bien no se conoce el origen de lo que le habría provocado el episodio de blefaroespasmo a Katy…

¿Por qué puede ocurrir un blefaroespasmo?

  • Una alteración neurológica o síndrome de Meige, que causa contracciones irregulares en un lado de la parte inferior de la cara generalmente en mandíbula, lengua y alrededor de los ojos.
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos utilizados para dolores de cabeza por migraña.
  • Falta de lubricación de la superficie ocular lo que provoca el incremento de actividad del párpado al intentar distribuir la lágrima.
  • Irritación de la córnea o de la conjuntiva.
  • Fatiga y/o estrés.
  • Consumo de cafeína.
  • Alcoholismo.

Tres tipos

Barnes, H. (2015). Katy Perry en show. [Fotografía]. Recuperado de www.theonlinerocket.com
  • El espasmo palpebral menor o tic, se presenta como un temblor en el párpado o una vibración. Relacionado con el estrés, falta de sueño o un alto consumo de cafeína. Habitualmente no requiere tratamiento y se suele resolver espontáneamente.
  • El blefaroespasmo benigno esencial es una alteración que normalmente afecta a los dos ojos y provoca el cierre involuntario, intenso y crónico de estos. Su intensidad y frecuencia suele aumentar con el paso del tiempo si no se trata y puede llegar a ser invalidante.
  • El espasmo hemifacial, en el que se afectan los músculos de un lado de la cara provocando movimientos involuntarios irregulares y progresivos que también pueden afectar al músculo orbicular, a los músculos de alrededor de la boca y al músculo frontal, entre otros. Puede estar causado por la compresión del nervio facial a causa de alguna arteria o a consecuencia de algún traumatismo.

El blefaroespasmo forma parte de las distonías, posturas y movimientos anormales. Afecta, por lo general, a personas mayores de 50 años y se presenta con más frecuencia en mujeres. Si comienza en la infancia, es frecuente que se extienda a distintos grupos musculares con el riesgo de que se produzcan posturas anormales.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas pueden ser un aumento ocasional del parpadeo de uno o ambos ojos, o simplemente una dificultad para mantener los ojos abiertos. La mayoría de los pacientes con blefaroespasmo presentan además sensibilidad a la luz (fotofobia) y sequedad de los ojos. 

Si la enfermedad progresa, los espasmos de los párpados empiezan a aumentar en frecuencia hasta que se hacen constantes. Esta enfermedad normalmente es progresiva, en el sentido que los períodos con espasmos pueden aumentar en frecuencia y los periodos de relajación hacerse más cortos. 

Guillén, R. (2020). Álbum Smile de Katy Perry. [Fotografía]. Recuperado de www.jenesaispop.com

Una vez que empiezan los espasmos, pueden aparecer de forma intermitente durante algunos días y luego desaparecer. Otras veces empieza de forma gradual y va aumentando. Luego, desaparecen.

La mayoría de las personas experimenta este tipo de blefaroespasmo ocasionalmente y lo encuentra muy molesto. También, como puede ser el caso de lo que le ocurrió a Katy, puede causar el cierre completo de los párpados ocasionando problemas visuales.

Diagnóstico neurológico del blefaroespasmo

El blefaroespasmo suele llevar a la consulta del oftalmólogo pero también requiere de una revisión neurológica con las pruebas que ambos especialistas determinen. Se solicitarán radiografías, resonancia magnética (RM) y tomografía computerizada (TC) para detectar posibles lesiones o alteraciones neurológicas.

Que un blefaroespasmo sea la causa o no de lo que acontecido en el concierto de Katy Perry no es lo más importante. Lo es conseguir un mayor entendimiento de estas alteraciones cerebrales para una mejora en su detección. Y, por consiguiente, un mayor cuidado.