El Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5) estima que la prevalencia de este trastorno en los Estados Unidos (EE. UU.) es alrededor del 1,6% y puede aumentar al 5,9%. La tasa de prevalencia en los centros de atención primaria de salud, es del 6% para los que remiten a clínicas de salud mental, para pacientes ambulatorios alrededor del 13% y en los pacientes ingresados ​​en hospitales psiquiátricos, aproximadamente, del 23%. No con esto, el trastorno límite de la personalidad aún supone un desafío en cuanto a su diagnóstico, conceptualizaciones y tratamiento. Lo que conlleva, la necesidad de programas de intervención precoz y modelos integrales de atención. Veamos qué es el trastorno límite de la personalidad. A continuación.

Hablemos más de ello

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?

El trastorno límite de la personalidad (en inglés borderline personality disorder, BPD; TLP) se caracteriza por un patrón continuo de diferentes estados de ánimo, autoimagen y comportamiento.

Estos síntomas a menudo resultan en acciones impulsivas y problemas en las relaciones. Y es que, las personas con TLP pueden experimentar episodios intensos de ira, depresión y ansiedad cuya duración abarca desde pocas horas hasta días.

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?. Imagen obtenida de: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/enfermedades/trastorno-limite-de-la-personalidad

En el TLP se presenta un temor profundo al abandono o a la inestabilidad y, por ello, puede mostrar mucha dificultad para tolerar estar solo.

Sin embargo, la ira desmesurada, la impulsividad y los frecuentes cambios de ánimo tienden a alejar a los demás, pese a que quieran tener relaciones afectuosas y duraderas.

Este cuadro, por lo general, comienza en la edad adulta temprana. Y, aunque parece ser peor en dicha etapa, puede ir mejorando con la edad.

Ahora, también se han detectado casos en personas mayores, posiblemente por falta de herramientas de detección más precisas. ¿Por qué más puede pasar? Poco conocimiento del TLP, infradiagnóstico (o sobrediagnóstico) y, por ende, tratamiento inapropiado o retrasado (Rao et al., 2020).

Síntomas

Las personas con TLP pueden experimentar cambios de humor y mostrar incertidumbre sobre cómo se ven a sí mismos y su papel en el mundo. Como resultado, sus intereses y valores pueden cambiar rápidamente.

Con esto, también tienden a ver las cosas en extremos. Sus opiniones sobre otras personas pueden cambiar rápidamente y tales sentimientos cambiantes pueden conducir a relaciones intensas e inestables. Entre los signos y síntomas se encuentran los siguientes:

Imagen obtenida de: https://t1.uc.ltmcdn.com/images/6/3/8/img_como_son_las_personalidades_a_b_y_c_29836_600.jpg
  • Miedo intenso al abandono, incluso se puede llegar a medidas extremas para evitar una separación o rechazo real o imaginario.
  • Patrón de relaciones intensas inestables, donde se puede idealizar a una persona y luego creer que esta no muestra interés o es cruel.
  • Cambios rápidos de identidad e imagen propias que incluyen también cambio de metas y valores. Viéndose a sí mismos como “malas” personas o como si no existieran.
  • Períodos de paranoia relacionada con el estrés y pérdida de contacto con la realidad, que pueden durar desde algunos minutos hasta horas.
  • Comportamiento impulsivo y riesgoso, como apuestas, conducción imprudente, sexo inseguro, ola de gastos, atracones, abuso de drogas, o sabotaje del éxito al dejar de repente un buen trabajo o terminar una relación positiva.
  • Amenazas, conductas suicidas o autolesiones. A menudo, en respuesta al miedo de separación o rechazo.
  • Grandes cambios de humor que pueden abarcar desde algunas horas hasta días, incluyéndose felicidad intensa, irritabilidad, vergüenza o ansiedad, entre otros.
  • Sentimientos continuos de vacío.
  • Enojo intenso e inadecuado, como pérdida del temperamento frecuente, sarcasmo o peleas físicas.

A tener en cuenta

No todas las personas con TLP experimentan todos los síntomas. Algunas manifiestan solo unos pocos, mientras otras pueden presentar una miríada de estos. Por ello, hay un calificador del patrón límite que lo especifica como ‘leve’, ‘moderado’ o ‘severo’ según la prominencia e impacto de los rasgos y síntomas en la funcionalidad de la persona. También hay que tener en cuenta, que los síntomas pueden desencadenarse por eventos, aparentemente, ordinarios.

Causas del trastorno límite de la personalidad

La causa del TLP aún no está clara, pero las investigaciones sugieren que la genética, la estructura y función del cerebro así como los factores ambientales, culturales y sociales juegan un papel importante o pueden aumentar el riesgo de desarrollarlo. De esta forma, se puede asociar con lo siguiente:

  • Genética. Algunos estudios llevados a cabo con gemelos y familias indican que los trastornos de la personalidad pueden ser hereditarios o se pueden asociar estrechamente con otros trastornos de la salud mental que ocurren entre los miembros de la familia.
  • Anomalías cerebrales. En diversas investigaciones se ha demostrado la presencia de cambios en determinadas áreas del cerebro relacionadas con la regulación de las emociones, impulsividad y agresión. Además, algunos químicos cerebrales que ayudan a regular el humor (como la serotonina) quizás no funcionen de manera adecuada.

Con lo anterior, ciertos factores relacionados con el desarrollo de la personalidad pueden también aumentar el riesgo de sufrir un TLP. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Historia familiar. Las personas que tienen un familiar cercano, como un padre o hermano que tenga el cuadro, presentan mayor riesgo de desarrollar TLP.
  • Factores cerebrales. Los estudios muestran que las personas con TLP pueden tener cambios estructurales y funcionales en el cerebro. Como se ha indicado, sobre todo en áreas que controlan los impulsos y la regulación emocional. Ahora, no está claro si dichos cambios son factores de riesgo para el trastorno o si son causados ​​por este.
  • Factores ambientales, culturales y sociales. La personas con TLP suelen informar de haber experimentado eventos traumáticos. Otras pueden haber estado expuestas a relaciones inestables, invalidantes y conflictos hostiles.

Complicaciones

El TLP puede influir en muchos aspectos de la vida de quien convive con el cuadro. De esta forma, puede afectar negativamente las relaciones íntimas, el trabajo, estudio, actividades sociales y la imagen que la propia persona tiene de sí misma. Y, en consecuencia, dar como resultado lo siguiente:

¿Qué es el trastorno límite de la personalidad?. Imagen obtenida de: https://pixabay.com/es/photos/colonia-pandemia-de-calle-vac%C3%ADa-5216132/
  • Cambios o pérdidas del puesto de trabajo frecuentes
  • No finalizar la formación educativa
  • Múltiples problemas legales
  • Relaciones conflictivas (como, por ejemplo, problemas en el matrimonio o divorcio)
  • Autolesionarse (cortes, quemaduras o requerir hospitalizaciones frecuentes. De hecho, del 70 a 75% de estos pacientes tienen antecedentes de al menos una autolesión).
  • Involucrarse en relaciones abusivas
  • Embarazos no planificados, infecciones de transmisión sexual, accidentes automovilísticos y peleas debido a una conducta impulsiva y riesgosa
  • Intento de suicidio o suicidio consumado

Además, se pueden sumar otros trastornos mentales. Por ejemplo:

Tratamiento del trastorno límite de la personalidad

El TLP se trata, principalmente, con tratamiento psicológico, bien definido, basado en la evidencia y centrado en la recuperación, no solo en la remisión de síntomas. Ahora, en torno a esto ha de hacerse con precaución (Jørgensen et al., 2021).

Así mismo, se puede agregar medicación, como antipsicóticos de segunda generación (aripiprazol, olanzapina y quetiapina), estabilizadores del estado de ánimo (topiramato, valproato de sodio, lamotrigina) y ácidos grasos omega-3, entre otros. Especialmente, esto ha de considerarse en el tratamiento general de las condiciones comórbidas (Yadav, 2020). El médico también puede recomendar hospitalización si la seguridad de la persona está en riesgo.

Dependiendo de cada caso, el tratamiento ha de centrarse en la regulación emocional, control de impulsos, comportamiento y habilidades interpersonales. Tratando de limitar la posible disfunción social y ocupacional que puede presentar la persona. Y no solo ha de focalizarse en esta, pues los desafíos psicosociales que, lamentablemente, pueden verse reforzados por el estigma asociado a la enfermedad mental, son un problema que también afecta a la familia. Por ello, es necesaria una psicoeducación no solo individual sino grupal (Meshkinyazd, Bordbar y Heydari, 2021).

Conclusión

Quizás, a lo largo de esta nota hayamos podido responder un poco a la cuestión: ¿Qué es el trastorno límite de la personalidad? Si bien abarcaremos más aspectos de dicho tema en otras notas, esta supone una breve introducción al cuadro. Dada la controversia que supone para los profesionales de salud mental, su diagnóstico se ha de hacer con precaución, teniendo muy en cuenta los posibles factores precursores.

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.)
  • Cailhol, L., Gicquel, L. y Raynaud, J-P. (2018). Trastorno De Personalidad Límite En Adolescentes. En JM Rey (Ed.), Manual de Salud Mental Infantil y Adolescente de la IACAPAP. Asociación Internacional de Psiquiatría del Niño y el Adolescente y Profesiones Afines
  • Litin, Scott C. (2018). Mayo Clinic Family Health Book 5th Edition: Completely Revised and Updated (5th Edition). Mayo Clinic Press
  • Jørgensen, M. S., Storebø, O. J., Stoffers-Winterling, J. M., Faltinsen, E., Todorovac, A. y Simonsen, E. (2021). Psychological therapies for adolescents with borderline personality disorder (BPD) or BPD features-A systematic review of randomized clinical trials with meta-analysis and Trial Sequential Analysis. PloS One, 16(1), e0245331. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0245331
  • Meshkinyazd, A., Bordbar, M. F. y Heydari, A. (2021). Experiences of Family Caregivers of Patients with Borderline Personality Disorder of Social Stigma. Iranian Journal of Nursing and Midwifery Research, 26(1), 18-24. https://doi.org/10.4103/ijnmr.IJNMR_267_19.
  • Rao, S., Heidari, P. y Broadbear, J. H. (2020). Developments in diagnosis and treatment of people with borderline personality disorder. Current Opinion in Psychiatry, 33(5), 441-446. https://doi.org/10.1097/YCO.0000000000000625
  • Yadav, D. (2020). Prescribing in borderline personality disorder – the clinical guidelines. Progress in Neurology and Psychiatry24(2), 25-30. https://doi.org/10.1002/pnp.667