En los últimos tiempos, hemos asistido a una producción de conocimiento en torno a la temática de la inteligencia emocional. De hecho, cada vez más nos damos cuenta de la importancia de aprender a gestionar nuestras emociones. Es por eso que, autores como James Gross, se han dedicado a estudiar cómo podemos manejar de forma beneficiosa aquello que sentimos. En esta nota, aprenderemos sobre el modelo de regulación emocional de James Gross, y el impacto que tiene en la actualidad en distintas investigaciones.

¿Quién es James Gross?

James J. Gross, doctor en Psicología, desempeña el cargo de profesor de psicología en la Universidad de Stanford y ejerce como director del laboratorio de psicofisiología de Stanford. A propósito de su trayectoria, es un profesional destacado en los campos de la emoción y la regulación emocional. De tal forma que, el Dr. Gross ha recibido reconocimientos tempranos de la Asociación Psicológica Americana, la Asociación Psicológica Occidental y la Sociedad de Investigación Psicofisiológica.

regulación emocional, modelo de james gross, emociones

Pero… ¿Qué es la emoción?

Una de las dificultades fundamentales en el campo de la ciencia afectiva es la definición de qué constituye una emoción. Según la teoría de la valoración (appraisal theory, en inglés), las emociones surgen cuando una persona presta atención y evalúa (valora) una situación como importante para un objetivo específico que está persiguiendo en ese momento. A su vez, tales objetivos pueden ser duraderos o transitorios, conscientes o inconscientes, compartidos o idiosincráticos.

Por tanto, podría decirse que la emoción se origina en el significado que la situación tiene en función de estos objetivos. Asimismo, dicho significado puede cambiar con el tiempo, lo que lleva también a cambios en la emoción.

La naturaleza de las emociones

La segunda característica central de las emociones es su naturaleza multifacética, involucrando cambios en la experiencia subjetiva, el comportamiento y la fisiología central y periférica. En ese sentido, las emociones no solo nos hacen sentir, sino que también nos inclinan a actuar.

Concordantemente, implica cambios en la expresión facial, la postura corporal y acciones instrumentales específicas para la situación. Y, además, estos cambios están asociados con respuestas autonómicas y neuroendocrinas que anticipan y respaldan las conductas emocionales.

James Gross y la regulación emocional

James Gross propone que regular nuestras emociones es fundamental, ya que pueden ser tanto beneficiosas como perjudiciales. Así, para el profesor, las emociones tienen las siguientes cualidades:

  • Dirigen la atención hacia aspectos clave del entorno.
  • Optimizan la percepción sensorial.
  • Orientan la toma de decisiones.
  • Preparan respuestas conductuales.
  • Facilitan interacciones sociales.
  • Mejoran la memoria episódica.

No obstante, cuando las emociones son inadecuadas en tipo, intensidad o duración para una situación dada, pueden causar daño. Por lo tanto, la regulación emocional se presenta como una necesidad en determinadas circunstancias.

El modelo modal de Gross y Thompson

El modelo modal de regulación emocional, propuesto por Gross y Thompson, se basa en las características descritas de las emociones. En esa línea, sugiere que las emociones se desarrollan en cuatro etapas secuenciales: situación, atención, valoración y respuesta.

Primero, comienza con una situación que tiene relevancia psicológica para la persona. A propósito, esta situación puede ser tanto externa (enfrentarse a un desafío), como interna (preocuparse por el rendimiento académico). Ahora, independientemente de la naturaleza de la situación, esta capta la atención del sujeto.

Luego, se desencadena un proceso de valoración en el que la persona interpreta el significado de la situación emocional. Y, finalmente, esta valoración da lugar a la respuesta emocional. Por ejemplo, si alguien se encuentra en una situación estresante, puede evaluarla como amenazante. Y, en consecuencia, se desencadenaría una respuesta emocional de ansiedad (Skenderija, 2018). En caso de que particularmente quieras aprender más sobre este cuadro y sus bases neurospciológicas, te recomendamos nuestro curso en ansiedad.

El modelo procesual de regulación emocional

En otra instancia, James Gross sostiene que se debe considerar lo que diferencia a las diversas formas de regulación emocional entre sí. Para ello, propone el modelo procesual de regulación emocional, el cual deriva del modelo modal anteriormente descrito. En efecto, en el procesual, Gross amplía el modelo modal al considerar que cada paso en el proceso generador de emociones puede ser objeto de regulación. Estos pasos incluyen:

  • La selección de la situación.
  • La modificación de la situación.
  • La dirección de la atención.
  • El cambio cognitivo.
  • La modulación de la respuesta emocional.

En otras palabras, una situación específica puede ser elegida, alterada, enfocada, evaluada y resultar en una serie particular de respuestas emocionales. Sin embargo, es importante destacar que la generación de emociones es un proceso continuo que se extiende más allá de un solo episodio emocional.

La influencia de James Gross en investigaciones actuales

Regulación emocional y soledad

Por ejemplo, investigadores examinaron si las estrategias que las personas usan para gestionar sus emociones pueden explicar la sensación de soledad, encontrando que las diferencias en cómo los sujetos manejan sus emociones pueden explicar más del 50% de la sensación de soledad. Además, identificaron cuatro perfiles emocionales: alta soledad, soledad promedio alta, soledad promedio baja, baja soledad.

Respecto a las personas con alta soledad, se vio que tendían a rumiar más sobre sus problemas, sobrepensar de manera catastrófica y culparse a sí mismas. Pero también, a menudo, evitaban expresar sus emociones o se alejaban de otros. En consiguiente, estos hallazgos sugieren que la regulación emocional influye en cómo vivimos y experimentamos la soledad (Preece et al., 2021).

¿Y en niños que han sido maltratados?

maltrato infantil, reactividad emocional

En un metaanálisis, los autores examinaron la relación entre la experiencia de maltrato en la infancia, con el posterior desarrollo de la reactividad emocional y la regulación emocional.

En cuanto a la reactividad emocional, uno de los hallazgos indica que, en comparación con los niños que no han sufrido maltratados, los pequeños que sí han sufrido maltrato infantil muestran comportamientos agresivos, altos niveles de emociones negativas y bajos niveles de emociones positivas.

Mientras que, en lo que respecta a la regulación emocional, estos manifiestan habilidades disfuncionales para hacer frente a las emociones y resolver problemas. Como resultado, los lleva a estar emocionalmente desregulados (Lavi et al., 2019).

Conclusión

El proceso de regulación emocional muestra que nuestras emociones son maleables y podemos aprender a gestionarlas de manera efectiva. Respectivamente, esto no solo beneficia nuestro bienestar mental, sino también nuestras relaciones y calidad de vida. En ese sentido, al comprender las estrategias emocionales, podemos actuar y tomar decisiones de forma más eficaz. En última instancia, la regulación emocional es un proceso continuo que atraviesa múltiples perspectivas de nuestra vida y, como tal, no debe pasarse por alto.

Referencias bibliográficas

  • Gross, J. J. y Thompson, R. A. (2007). Emotion regulation: Conceptual foundations. En Gross, J. J. (Ed.), Handbook of emotion regulation (pp. 3-24). Guilford Press.
  • Gross, J. (2015). Emotion Regulation: Conceptual and Empirical Foundations. En Gross, J. J. (Ed.), Handbook of Emotion Regulation (2a ed.) (pp. 3-22). Guilford Publications.
  • Gross, J. (s. f). Stanford Psychophysiology Laboratory. Recuperado el 28 de septiembre de 2023, de https://spl.stanford.edu/people/james-gross
  • Lavi, I., Katz, L. F., Ozer, E. J. y Gross, J. J. (2019). Emotion Reactivity and Regulation in Maltreated Children: A Meta-Analysis. Child development90(5), 1503-1524. https://doi.org/10.1111/cdev.13272
  • Preece, D. A., Goldenberg, A., Becerra, R., Boyes, M., Hasking, P. y Gross, J. J. (2021). Loneliness and emotion regulation. Personality and Individual Differences180(110974), 110974. https://doi.org/10.1016/j.paid.2021.110974
  • Skenderija, T. (2018). Emotion regulation and its influence on decision making : Emotion regulation and decision making [Tesis de grado, Universidad de Skövde]. Recuperado de https://urn.kb.se/resolve?urn=urn:nbn:se:his:diva-15757