Te has preguntado alguna vez, ¿cómo tomamos decisiones? ¿Por qué algunas decisiones que tomamos son tan complicadas? ¿Cuál es el papel de nuestro cerebro en este proceso? ¿Qué pasa con las emociones y cómo nos afectan? Día a día, nos enfrentamos a diferentes decisiones. Desde pequeñas como la ropa que queremos usar, despertarnos, escuchar música… hasta otras mucho más importantes como firmar un contrato, casarse, cambiar de casa, viajar… Decidir lo que vamos a hacer es un proceso, aparentemente tan automático, que muchas veces no somos conscientes de cómo es su funcionamiento. Somos seres racionales, esta cualidad nos distingue de los animales u otros seres vivos, por lo que resulta interesante investigar cómo nuestro cerebro toma decisiones.

Perspectiva psicológica de la toma de decisiones

A nivel psicológico, autores como Johnson y Ratcliff (2014) hablan sobre el rol de las emociones en este proceso. Estas decisiones se caracterizan de la siguiente manera:

  • En condición de incertidumbre, sin tener certeza del resultado.
  • A través del tiempo, tenemos previstas para un corto, mediano y/o largo plazo.
  • Morales, que implican decisiones de características individuales.

Adicionalmente, hay otros estudios que manifiestan que también tomamos decisiones simples, perceptivas, basadas en la utilidad, deseabilidad y probabilidad de los resultados que esperamos.

Decisiones a considerar

Asimismo, Kohan (2008) indica que tenemos distintos tipos de decisiones que tomar. Las que se hacen bajo total certeza, las que están en completa ignorancia, y las que implican riesgo. Estas últimas son resultado de parte de la información que tenemos, sumado a la probabilidad de asumir un alto costo en consecuencia.

decidir-decisiones-neuroclass

En fin, hay varias teorías que explican de diversas maneras cómo tomamos decisiones. Sin embargo, al momento de implementar la neurociencia en estas investigaciones, destacamos las emociones como parte elemental. En consecuencia, no nos limitamos solamente al razonamiento.

Sesgos cognitivos al tomar decisiones

Esta teoría plantea cómo una parte importante de los factores que ayudan a que nos decidamos están influenciados por predisposiciones mentales de cada sujeto, llamados sesgos cognitivos. Es decir, cómo nosotros condicionamos un pensamiento. En consecuencia, actuaremos conforme a esa condición planteada (Barón y Zapata Rotundo, 2018).

Emoción, influencia al tomar decisiones

Sarmiento y Ríos (2017) indican que tomamos decisiones en base a nuestras experiencias personales o las de otros. Como resultado, las emociones nos impulsan a actuar, evitar o aproximarnos a algo. Asimismo, hay decisiones que tomamos de forma intuitiva, por lo que actuamos incluso antes de tomar consciencia de que estamos decidiendo sobre algo.

toma decisiones-neuroclass-manzana

En algunas ocasiones, las emociones pueden inducirnos a errores en los procesos de razonamiento. A pesar de ello, la ausencia de emoción tampoco es totalmente positiva. Como indican algunos autores (Roselló y Revert, 2008; Wu, Sacchet, y Knutson, 2012), las emociones ayudan a que nos decidamos, pues promueven la predicción y emisión de juicios de valor, reformulan intenciones y nos ayudan a planificar lo que vamos a hacer.

Lempert y Phelps (2015) apuntaron que nuestras decisiones pueden influenciarse por nuestros estados emocionales. Adicionalmente, plantean al estrés como un factor que afecta notablemente. Esto es de gran relevancia debido a que diariamente lidiamos con diferentes niveles presión que pueden generar un afectación negativa en nuestras emociones (aumento de arousal fisiológico). Adicionalmente, se ha encontrado que la presencia de estrés incrementa la actividad de la amígdala y que esto puede afectar el funcionamiento de la corteza prefrontal.

¿Cómo nuestro cerebro toma decisiones?

A nivel neurobiológico, las investigaciones apuntan a que este proceso relaciona las diferentes regiones del sistema nervioso central. Se enfatiza la importancia de dos sistemas que podrían explicarlo.

El primero se asocia a la intuición (sistema práctico), resaltando el metabolismo a través de la actividad de la amígdala cerebral con sus redes neuronales.

El segundo, está relacionado al razonamiento (sistema analítico) con la participación de conexiones neuronales pertenecientes al córtex prefrontal. Mediante la corteza prefrontal dorsolateral izquierda y la corteza prefrontal ventral, se analizan y comparan los costos y beneficios a tomar en cuenta. Adicionalmente, junto a la amígdala y al estriado ventral, se anticipan los beneficios resultantes.

Áreas cerebrales y su función en la toma de decisiones

Nuestro cerebro toma decisiones, eso lo estamos confirmando. Sarmiento y Ríos (2017) señalan las regiones con mayor incidencia en el momento de decidirnos, destacando las siguientes:

  • Corteza prefrontal ventromedial: Relacionada con la integración de los factores que se involucran al tomar una decisión. En esta área se integra la información sensorial junto a la empírica. Adicionalmente, se conecta con estructuras como la amígdala o el hipotálamo. En consecuencia, esta parte valora las consecuencias a largo plazo de una determinada decisión.
  • Corteza prefrontal dorsolateral: Relacionada con las funciones ejecutivas, principalmente los procesos de planificación, memoria de trabajo, flexibilidad mental, estrategias de trabajo y auto-evaluación y las expectativas sobre los resultados.
  • Amígdala: Esta estructura está encargada de procesar la información sensorial con los estímulos que se consideran aversivos o que generan emociones negativas. Asimismo, las asocia con experiencias previas lo que influye en las etapas preliminares e iniciales para tomar las decisiones.
  • Corteza cingulada anterior: Enmarca lo relacionado a las consecuencias de lo que decidimos hacer. Se encuentra activa sobre todo cuando se refuerza un comportamiento (especialmente si se tratan de consecuencias negativas). Sumado a esto, está involucrada en circunstancias de incertidumbre o riesgo.

Las decisiones impulsivas

Además, se ha encontrado que hay dos sistemas separados que están relacionados con las decisiones. El sistema límbico y el sistema dopaminérgico-mesencefálico que se activan cuando la decisión tiene una recompensa inmediata. De la misma manera, estas estructuras también se activan en la impulsividad, que hace que la persona cambie de decisión por aquella que tenga una recompensa más inmediata.

En esta variante se involucran otras regiones como la corteza parietal posterior y la corteza prefrontal lateral. Tomar una decisión no es nada fácil, en la corteza prefrontal se encuentra el área orbitofrontal y ventromedial que son claves para lograr este proceso. Estudios han encontrado que lesiones en estas áreas producen que las personas sean inconsistentes en el momento de tomar una decisión.

Conclusión

En resumen, necesitamos de la coordinación de nuestro sistema cerebral para tomar cualquier decisión. Este proceso en ocasiones es tan automático que no nos damos cuenta cómo se lleva a cabo. Los hallazgos neurológicos nos aportan información sobre ello.

Además, como hemos observado, las emociones juegan un rol fundamental en la medida en la que influyen en el análisis cognitivo detrás de cada decisión. Los factores externos e internos en los que nos basamos son parte de esta toma de decisiones. De esta manera, la interacción de los aspectos personales (experiencias previas, motivación) sumado a la activación de las distintas áreas cerebrales, permiten la posibilidad de este proceso. Es curioso cómo nuestro cerebro toma decisiones, ¿no?

Referencias Bibliográficas:

  • Barón, L., y Zapata Rotundo, G. J. (2018). Los sesgos cognitivos: De la psicología cognitiva a la perspectiva cognitiva de la organización y su relación con los procesos de toma de decisiones gerenciales. Ciencia y sociedad, 43(1), 31-48. https://repositoriobiblioteca.intec.edu.do/handle/123456789/2260
  • Johnson, E. y Ratcliff, R. (2013). Computational and Process Models of Decision Making in Psychology and Behavioral Economics, Academic Press. Oxford, 35-47. https://www.researchgate.net/publication/286055555_Computational_and_Process_Models_of_Decision_Making_in_Psychology_and_Behavioral_EconomicsNeuroeconomics: Decision Making and the Brain: Second Edition
  • Kohan, N. C. de. (2008). Los sesgos cognitivos en la toma de decisiones. International Journal of Psychological Research, 1(1), 68-73. https://doi.org/10.21500/20112084.968
  • Sarmiento, L. F., y Ríos, J. (2017). Bases neurales de la toma de decisiones e implicación de las emociones en el proceso. Revista Chilena de Neuropsicología 2017, 12 (2), 32-37. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=179354005006