La relación entre los cronotipos y la depresión ha sido un área de investigación en constante crecimiento en los últimos años. Pero… ¿Cómo influyen las preferencias individuales de sueño y vigilia a lo largo del día en nuestra salud mental? Estas preferencias, llamadas comúnmente cronotipos, están estrechamente vinculados al ritmo circadiano, el ciclo biológico de aproximadamente 24 horas que regula diversas funciones fisiológicas. Entender más acerca cómo se da este complejo proceso es crucial para comprender y abordar diversos trastornos del estado de ánimo, como por ejemplo la depresión.

¿Qué son los cronotipos?

Los cronotipos, clasificados generalmente en dos categorías principales: más matutinos o más vespertinos, reflejan preferencias individuales de sueño y vigilia a lo largo del día. Así, los individuos más matutinos, a menudo denominados alondras, se caracterizan por sentirse más activos y alerta en las primeras horas del día, alcanzando su punto máximo de energía por la mañana. Por otra parte, aquellos con un cronotipo más vespertino, similares a los búhos, experimentan un aumento de energía por la tarde y noche, siendo más productivos durante tales horas.

cronotipos y depresión

Estas divergencias en los cronotipos no solo impactan en los patrones de sueño, sino también influyen significativamente en la productividad, rendimiento cognitivo y estado de ánimo. Cabe mencionar aquí que la sociedad moderna tiende a favorecer el cronotipo más matutino, ya que muchos horarios laborales y escolares están diseñados para comenzar temprano en la mañana (Üzer y Yücens, 2020).

Cronotipos y salud mental

La relación entre los cronotipos y la salud mental da cuenta de la profunda relación que existe entre nuestro reloj biológico interno y equilibrio psicológico. Así, estudios recientes indican que la preferencia por actividades matutinas o vespertinas no solo define los patrones de sueño, sino que también desempeña un papel crucial en la vulnerabilidad a trastornos psiquiátricos (Gębska et al., 2022).

La importancia de las preferencias

Con base en lo anterior, aquellas personas denominadas como alondras experimentan una mayor resiliencia contra algunos trastornos y de consumo de sustancias, actuando como factores protectores. En cambio, los buhos, con su preferencia vespertina, muestran un mayor riesgo de desarrollar síntomas severos y comorbilidades en trastornos bipolares. Este intrigante panorama también revela que la relación entre los cronotipos y la ansiedad es más específica, destacando aún más la necesidad de considerar los matices en la conexión entre los ritmos circadianos y la salud mental.

Además, a medida que exploramos dicha asociaciones, se hace evidente que los mecanismos subyacentes, desde los genes del reloj interno hasta factores sociales y psicológicos, desempeñan un papel clave. La comprensión de esta compleja red ofrece oportunidades para intervenciones personalizadas, aprovechando el conocimiento de los cronotipos para mejorar la salud mental de manera más precisa y efectiva (Jonušaitė et al., 2023).

Ahora bien… ¿Qué relación hay con la depresión?

Aquellos con cronotipos vespertinos, a menudo, muestran una mayor propensión a experimentar síntomas depresivos. Esta asociación podría estar arraigada en la desalineación entre los ritmos circadianos internos y las demandas sociales convencionales.Lo cierto es que, comprender cómo la variabilidad en los cronotipos puede influir en la vulnerabilidad a la depresión no solo arroja luz sobre los mecanismos subyacentes, sino que también destaca la importancia de considerar estos factores circadianos al diseñar estrategias de intervención para el tratamiento de la depresión.

depresión

Además, la falta de exposición a la luz solar por la mañana, esencial para regular el ritmo circadiano, puede afectar negativamente la salud mental. Con esto, los vespertinos también pueden tener más dificultades para adaptarse a horarios tempranos y, como resultado, pueden experimentar privación crónica de sueño, factor de riesgo conocido para la depresión (Zhang et al., 2023).

Cronotipos y depresión: Factores biológicos

Adicionalmente, es necesario tener en cuenta que la regulación del ritmo circadiano implica la liberación de melatonina, la hormona del sueño, y de cortisol, relacionada con el estrés. Por ende, cualquier desbalance que se produzca en estos niveles hormonales puede influir en la vulnerabilidad que se tenga a la depresión.

Tal es así, que algunas investigaciones sugieren que los cronotipos vespertinos pueden tener alteraciones en la expresión de genes relacionados con la salud mental y la regulación del estado de ánimo. Como resultado, surge la idea de que las diferencias en los cronotipos no solo son comportamentales, sino que también tienen raíces biológicas profundas (Zhang et al., 2022)

¿Qué se puede hacer?

Como mencionamos anteriormente, la comprensión de la relación entre los cronotipos y la depresión tiene importantes implicaciones para el tratamiento y la prevención de los trastornos del estado de ánimo. En este sentido, resulta de vital importancia personalizar los enfoques terapéuticos según los cronotipos individuales. Un ejemplo de esto pueden ser las terapias de luz. Las mismas consisten en la exposición a la luz brillante por la mañana, siendo especialmente beneficiosas para aquellos con cronotipos vespertinos.

Horarios que tengan en cuenta los cronotipos

ritmo circadiano

Así, podemos afirmar que modificar los horarios laborales y escolares para alinearse con las preferencias individuales de sueño no solo tiene el potencial de mitigar el estrés. También puede significativamente mejorar el bienestar mental de las personas.

Reconocer y respetar la diversidad en los patrones de sueño implica una adaptación consciente de la cultura laboral y educativa. Por ello, en lugar de seguir un enfoque de talla única, donde los horarios están predeterminados sin considerar las variaciones individuales en los ritmos circadianos, un cambio hacia una mayor flexibilidad temporal puede traducirse en empleados y estudiantes más satisfechos y saludables (Kim et al., 2020).

Conclusión

La conexión entre los cronotipos y la depresión destaca la importancia de abordar la salud mental desde una perspectiva holística, considerando no solo los factores psicológicos y sociales, sino también los aspectos biológicos. En consecuencia, personalizar los enfoques terapéuticos y crear entornos que respeten los ritmos circadianos individuales son pasos cruciales hacia una sociedad más comprensiva y saludable.

Sea como fuere, la investigación continua en este campo es esencial para desentrañar los complejos mecanismos que vinculan los cronotipos con la depresión y para desarrollar estrategias efectivas de prevención y tratamiento. Por último, si te interesa profundizar en técnicas de evaluación, diagnóstico y abordaje del sueño, te recomendamos nuestro curso en trastornos del sueño.

Referencias bibliográficas

  • Gębska, M., Dalewski, B., Pałka, Ł., Kołodziej, Ł. y Sobolewska, E. (2022). Chronotype Profile, Stress, Depression Level, and Temporomandibular Symptoms in Students with Type D Personality. Journal of clinical medicine11(7), 1886. https://doi.org/10.3390/jcm11071886
  • Jonušaitė, I., Sakalauskaitė-Juodeikienė, E., Kizlaitienė, R., Giedraitienė, N., Sereikė, I., Liutkienė, J., Kaubrys, G. y Jatužis, D. (2023). Chronotypes and their relationship with depression, anxiety, and fatigue among patients with multiple sclerosis in Vilnius, Lithuania. Frontiers in neurology14, 1298258. https://doi.org/10.3389/fneur.2023.1298258
  • Kim, K. M., Han, S. M., Heo, K., Kim, W. J. y Chu, M. K. (2020). Sex differences in the association between chronotype and risk of depression. Scientific reports10(1), 18512. https://doi.org/10.1038/s41598-020-75724-z
  • Lee, S., Jung, H. N., Ryu, J., Jung, W. C., Kim, Y. M. y Kim, H. (2022). Relationship between chronotype and depressive symptoms among newly hired hospital nurses in the Republic of Korea. Annals of occupational and environmental medicine34, e32. https://doi.org/10.35371/aoem.2022.34.e32
  • Üzer, A. y Yücens, B. (2020). Chronotype and depressive symptoms in healthy subjects: the mediating role of hopelessness and subjective sleep quality. Chronobiology international37(8), 1173–1180. https://doi.org/10.1080/07420528.2020.1775629
  • Zhang, R., Jiao, G., Guan, Y., Huang, Q. y Pan, J. (2023). Correlation Between Chronotypes and Depressive Symptoms Mediated by Sleep Quality Among Chinese College Students During the COVID-19 Pandemic. Nature and science of sleep15, 499–509. https://doi.org/10.2147/NSS.S403932
  • Zou, H., Zhou, H., Yan, R., Yao, Z. y Lu, Q. (2022). Chronotype, circadian rhythm, and psychiatric disorders: Recent evidence and potential mechanisms. Frontiers in neuroscience16, 811771. https://doi.org/10.3389/fnins.2022.811771